1

Búsquedas en el escritorio: lo que necesita

¿A qué viene tanta algarabía? Al igual que en la Web, la búsqueda en el escritorio encuentra información muy útil que hasta ahora estaba escondida dentro de archivos impenetrables.

Hace muchos años, cuando DOS estaba en su apogeo, Lotus presentó un programa de búsqueda para el escritorio llamado Magellan que hacía varias cosas asombrosas. Primero, creaba un índice de toda la unidad de disco duro y mantenía ese índice actualizado. Entonces, permitía buscar cualquier cosa en cualquiera de los archivos almacenados en la unidad de disco, independientemente del formato que tuvieran.

Y mostraba una vista preliminar del contenido de lo que encontraba en un práctico panel ubicado junto a la lista de archivos pertinentes.

Los usuarios de Magellan tendían a ser incondicionales del programa porque de repente éste hacía que el contenido de la unidad de disco fuera más importante que los nombres de los archivos. Y entonces, para rabia de muchos en la Tierra de DOS, Lotus lo hizo desaparecer.

A través de los años, han aparecido algunos programas baratos de búsqueda para el escritorio de Windows (el que utilicé durante más tiempo era el Enfish Find), pero ahora, gracias a la inmensa popularidad de las búsquedas en la Internet, los usuarios se están dando cuenta finalmente de lo útil que puede ser su propia unidad de disco duro. Hoy, se pueden encontrar por todas partes utensilios de búsqueda para el escritorio, casi siempre gratis, como las aplicaciones de Copernic, Google, MSN y Yahoo que usted puede bajar desde la Internet. La función también viene integrada en el Mac OS X Tiger y en el próximo Windows Vista.

¿A qué viene tanta algarabía? Al igual que en la Web, la búsqueda en el escritorio encuentra información muy útil que hasta ahora estaba escondida dentro de archivos impenetrables. Pero la clave de una herramienta es la manera en que esta información es presentada y cómo se puede filtrar, por eso es que yo uso actualmente Yahoo Desktop Search (desktop.yahoo.com), el hermanito gratuito de la X1 Desktop Edition (US$75), un producto de X1.

Cuando quiero encontrar información que alguien me ha enviado sobre “podcasting”, sólo tengo que escribir la palabra en la ventana de búsqueda de Yahoo Desktop Search y veo instantáneamente una pantalla con todos los archivos de mi unidad de disco que contienen el término “podcasting”. A diferencia de algunos de sus rivales gratuitos, YDS presenta esos resultados como una lista de archivos con un panel para vista preliminar. Puedo restringir más la búsqueda con operadores lógicos (AND, NOT, OR), limitar la búsqueda según el tipo de dato (correo electrónico, archivo adjunto, documento, imagen, mensaje instantáneo), reducir los resultados según el nombre de archivo o remitente de correo y ordenarlos por la fecha o por otro criterio. Cuando encuentro el dato que quiero, puedo abrirlo con un solo clic. Y así, buscar en el escritorio se ha convertido en la primera tarea que emprendo cada vez que quiero encontrar algo.

Los proponentes de las búsquedas a veces han llevado este poder demasiado lejos: ¿Para qué molestarse en mantener una libreta de direcciones de mis corresponsales si con un par de golpes de tecla se pueden extraer sus números de teléfono de su correo electrónico? ¿Para qué categorizar el correo en carpetas cuando uno puede buscar la bandeja de entrada completa en cuestión de segundos?

La idea no es tan descabellada. Una razón para mantener la libreta de direcciones es que usted pueda transferirla a o desde un teléfono. Y una razón para categorizar el correo en carpetas es que usted tenga, por ejemplo, todo lo relacionado con una conferencia particular en un solo sitio.

Pero es fácil enamorarse de esta funcionalidad. Como llevo años guardando todo mi correo electrónico (bueno, sin el correo basura), tengo una base de datos asombrosa que me permite ver lo que yo estaba haciendo en la década de los ochenta. Ahora es accesible gracias a un motor de búsqueda que puede examinar, indexar y mostrar archivos con formatos de los que apenas me acuerdo.

No me canso de repetir lo útil que es un programa de búsqueda en el escritorio. No espere por Windows Vista. Comience con el programa de Yahoo y, si no le gusta, cámbiese a uno de los otros. La búsqueda es la categoría de software más valiosa desde los viejos tiempos de Magellan.

–Stephen Manes

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *