1

¿Web 2.0? ¡Primero hagamos que Web 1.0 funcione bien!

¿Sabe usted qué es lo que quiero ver en esta “nueva” Web que me demuestre la brillantez del concepto?

La ”Web 2.0” es una idea prometedora, y hay muchos sitios que reflejan sus innovaciones en nuestro artículo de portada, “Una Web nueva y mejorada”. Pero ¿sabe usted qué es lo que quiero ver en esta “nueva” Web que me demuestre la brillantez del concepto? Sólo correcciones para lo que la Web 1.0 sigue haciendo mal.

Estoy cansado de esos sitios ineficientes que me obligan a hacer su trabajo en un estilo particular y arbitrario. Ahora que los programadores pueden desplegar su magia poderosa y veloz para crear sitios más interactivos, veamos si usan las técnicas nuevas –o incluso las más viejas– para resolver problemas que han existido desde el nacimiento de la Web. Para comportarse como es debido, en el 2006 los sitios deberían hacer lo siguiente:

Trabajar para facilitarnos el trabajo. Lo peor de la Web son esos formularios que no pueden manejar lo que uno escribe si no se hace exactamente como ellos quieren. El primer ejemplo es el horrible sitio Web de FedEx, que de algún modo se considera a sí mismo un líder de la tecnología. Pegue un número de cuenta oficial, con dos guiones, en el campo apropiado y recibirá un mensaje de error… después de haber llenado toda la página. Por algún motivo, los programadores de FedEx parecen desconocer inocentemente que esos guiones aparecen por todas partes en la tierra de FedEx excepto en su dominio, y siguen insistiendo en que se escriban los números de cuenta como nueve dígitos consecutivos.

Ya puede usted imaginarse cómo los tontos responsables por errores como el anterior probablemente van a usar la tecnología de la Web 2.0: tan pronto usted escriba un carácter prohibido, el sitio mostrará un mensaje donde anuncia que lo que ha escrito es inaceptable (pero sin decir exactamente por qué). La manera correcta de resolver esto, por supuesto, sería usar programación inteligente para quitar los guiones tras bastidores. En otros sitios, la misma lógica debería aceptar 2-1-06 y 02/01/2006 como entradas de fecha legítimas. Forzar a los usuarios a escribir el formato en vez de escribir código para manejarlo es simplemente una cuestión de pereza.

Dejarnos navegar. Perdóneme, pero cuando regreso a un formulario por medio del botón de Adelante o Atrás, quiero ver exactamente lo que dejé escrito allí. No quiero ver una página en blanco ni regresar a un estado predeterminado. Y no me digan que no use el botón Atrás. Todo lo que tienen que hacer es buscar la manera de hacerlo funcionar.

Ayudarnos. Microsoft Office utiliza la ayuda retardada cuando muestra menús parciales, pero revela el resto si usted se demora demasiado en escoger un elemento. Esta es una implementación terrible, porque siempre es mejor mostrar todas las opciones desde el principio. En un sentido más amplio, el concepto de la ayuda que aparece cuando usted la necesita existe desde los viejos tiempos de WordStar y todavía vale la pena mantenerlo.

Incluso en la ‘nueva’ Red, hay viejos problemas por todas partes.

Digamos que usted se pasa mucho tiempo mirando fijamente una página de la Web; un pequeño globo podría desplegarse para ofrecerle asistencia. Pero la técnica sólo tiene sentido si se utiliza para mejorar los sitios buenos en vez de encubrir las deficiencias de los malos. Lo mismo ocurre con las sugerencias que aparecen cuando usted pasa sobre un elemento con el cursor, y por favor, basta ya de esos menús extensibles de varios niveles que tienden a dispararse como una persiana de rodillo con demasiada tensión.

Hacer más por nosotros. Google nos ofrece un recordatorio cortés cuando cree que hemos escrito mal un término de búsqueda. Pero algunos sitios de viajes se quedan totalmente confundidos cuando cometemos un pequeño error al escribir el código de un aeropuerto. Muchas de las soluciones que más necesitamos –como la posibilidad de ver los costos de flete antes de llegar al final de una transacción– son cuestiones de diseño inteligente, no de una tecnología que todavía no tenemos. Aun así, con la tecnología más avanzada a su disposición, los diseñadores de la Web tienen menos excusas que nunca para crear sitios que causen molestia en vez de satisfacción.

–Stephen Manes

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *