1

Wi-Fi alcanza la velocidad de Ethernet

Las redes basadas en los chips Gen3 de Airgo igualan las velocidades de los equipos alambrados a corta distancia.

Las redes inalámbricas pueden ser convenientes de instalar, pero la tecnología ethernet alambrada siempre ha sido más rápida. Ahora una nueva generación de productos Wi-Fi viene a desafiar la superioridad establecida de ethernet para las aplicaciones de alto ancho de banda. Probamos algunos de estos primeros productos Wi-Fi –el RangeMax 240 Router (US$155) y Notebook Card (US$129) de Netgear– y encontramos que a corta distancia, incluso con el cifrado activado, las velocidades de datos sólo fueron un poco más lentas que las de una red ethernet normal de 10/100 megabits por segundo.

La línea RangeMax 240 está diseñada con la nueva tecnología True MIMO Gen3 de Airgo Networks (también utilizada en la nueva línea SRX240 de Linksys). Al igual que el conjunto de chips True MIMO original de Airgo (que se encuentra en las líneas de productos Pre–N de Belkin, SRX de Linksys y otras), True MIMO Gen3 emplea dos antenas transmisoras y tres receptoras para aumentar la velocidad y la distancia, mientras mantiene la compatibilidad con los productos 802.11g Wi-Fi normales de 54 mbps.

Tecnología de punta

Pero la clave verdadera del rendimiento de Gen3 es la nueva tecnología de Airgo llamada Expansión adaptable de canal (Adaptive Channel Expansion o ACE), que duplica el ancho de banda usando dos de los tres canales no traslapados en la frecuencia de 2,4 MHz de la 802.11g. ACE se adapta instantáneamente a la interferencia para encontrar la ruta más rápida para los datos. Netgear nombró su enrutador de acuerdo con su velocidad máxima teórica de 240 mbps, pero Netgear y Airgo optaron por la velocidad más real de Gen3 de hasta 120 mbps o más sin el cifrado, y hasta cuatro veces el alcance de la tecnología Wi-Fi 802.11g estándar.

Las pruebas informales que realizamos con unidades de preproducción generalmente confirmaron estas afirmaciones. Sin el cifrado, la velocidad fue equivalente a la de 10/100 ethernet, y con el cifrado WPA2, se le acercó bastante (esperábamos velocidades más lentas con el cifrado de software WPA-PSK).

El desempeño estuvo entre uno y dos tercios mejor que el de las redes basadas en los chips True MIMO originales y, aun más impresionante, la red de RangeMax 240 mantuvo tanto la velocidad como la fuerza de señal a una distancia mucho mayor. Incluso notamos aumentos de velocidad de un tercio usando los adaptadores 802.11g antiguos con el enrutador RangeMax 240.

Este tipo de velocidad es ideal para hogares y oficinas que quieren utilizar simultáneamente aplicaciones que consumen mucho ancho de banda como la telefonía VoIP, los juegos en la red y la transferencia continua de audio y vídeo. Con los equipos de RangeMax 240, transferimos impecablemente vídeo en formato de DVD desde una unidad de disco duro de escritorio a una portátil inalámbrica situada a unos 30 metros de distancia, mientras navegábamos por la Web. Pero cuando intentamos las mismas tareas usando los equipos diseñados con los primeros chips de Airgo, el vídeo se estropeó.

La tecnología sería aun más útil si estuviera disponible para dispositivos que no fueran solamente las PC portátiles: aún no existen adaptadores para PC de escritorio, cajas de conexión u otros equipos de electrónica para el consumidor. Y el enrutador RangeMax 240 cuesta más del doble que algunos de los modelos Wi-Fi más nuevos, que ofrecen buen desempeño y alcance si usted solamente los usa para conectarse a la Internet (las velocidades de banda ancha no suelen pasar de 1 a 1,5 mbps) o para trasladar un archivo ocasional entre computadoras.

No obstante, si quiere el mejor desempeño inalámbrico –digamos para hacer copias de seguridad a través de una red o para mantener una buena cobertura en un recinto grande– estos impresionantes productos valen la inversión.

–Becky Waring

¿Regresa el indicador C:?

Microsoft tiene grandes planes para el viejo y confiable indicador C:. Para su próximo sistema operativo Windows Vista, la compañía está desarrollando una nueva interfaz o “shell” que utiliza la línea de mandos, es decir, los controles basados en texto que usted suele ver cuando pulsa Símbolo del sistema (bajo Todos los programas•Accesorios) en Windows XP.

El nuevo shell, cuyo nombre en código es Monad, permitirá un sinfín de nuevos programas conocidos como guiones (scripts), algo en que los sistemas operativos rivales basados en Unix han sobresalido históricamente. Aunque estos nuevos mandos y guiones o secuencias de mandos interesan principalmente a los administradores y a los usuarios que desean más potencia, los usuarios menos técnicos podrán beneficiarse, como ahora hacen los usuarios de Unix, de los guiones de Monad que circularán por Internet. Por ejemplo, un guión de Monad pudiera reorganizar rápidamente los archivos y directorios de acuerdo con su nombre o su fecha de creación, una tarea que requiere bastante esfuerzo manual en el Explorador de Windows.

Una versión beta de Monad para Windows XP ya se encuentra disponible para bajarla gratis en find.pcworld.com/50604. Se requiere que usted se inscriba y también tendrá que tener instalado .Net Framework 2.0 (disponible en la misma página).

Erik Larkin

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *