1

O-yA DeepSearch profundiza en las redes pequeñas

Las búsquedas todavía tienen un punto ciego. Si usted necesita encontrar algo en la Internet, Google lo tiene. Si quiere algo en su propia unidad de disco duro, hay un número de herramientas (de Yahoo y otros) que lo podrán localizar. Pero si lo que usted quiere es encontrar algo en la unidad de disco duro de su compañero de trabajo o en un servidor compartido en la intranet de su compañía, no va a tener suerte.

DeepSearch 100 de O-yA fue diseñado para solucionar ese problema. Esta delgada torre de US$2.999 se conecta a una red pequeña, localiza otras máquinas, y crea un índice de sus contenidos. Así, la próxima vez que usted necesite ubicar el folleto de mercadeo que Sally estaba redactando el pasado otoño, sólo tiene que escribir un par de palabras claves y abrirlo.

¿Es DeepSearch 100 realmente tan simple como parece? No tanto, pero el producto es un comienzo prometedor para una categoría que pronto será importante para muchos negocios.

La simple cubierta del DeepSearch 100 tiene poco más que un puerto ethernet, un botón de encendido y el extraño logotipo de la compañía. Usted administra la caja desde otra PC de la red por medio de una interfaz basada en el navegador (las primeras versiones del dispositivo solamente trabajaban en redes basadas en un grupo de trabajo, pero al cierre de esta edición la compañía estaba probando una próxima versión que trabaja en redes que suelen ser más grandes y se basan en dominios).

Encontré mi unidad DeepSearch 100 de producción bastante fácil de instalar en una red pequeña de PC portátiles con plataforma Windows. Como sucede con cualquier otro producto que depende de la conectividad de Windows, usted tendrá que responder algunas preguntas un poco misteriosas sobre DNS y servidores proxy; y O-yA podría haber explicado mejor esas selecciones confusas. Su documentación es bastante escasa.

Una vez configurado, DeepSearch 100 hizo una buena labor al encontrar los sistemas de Windows, Linux y Mac de mi red e identificar las carpetas que fueron configuradas para ser compartidas. Cuando seleccioné las carpetas que quería incluir en el índice, el dispositivo tardó menos de media hora en indexar más de 8.000 documentos. DeepSearch 100 reconoce el correo electrónico de Outlook; documentos de Word, WordPerfect y texto simple; páginas de la Web; presentaciones de PowerPoint; hojas de cálculo de Excel; y PDF. La unidad podrá mantener un índice de hasta 100.000 archivos. Sin embargo, si usted busca imágenes, no se moleste con este producto.

Sin opciones para refinar resultados

Buscar un archivo implica escribir los términos de la búsqueda en una caja ubicada en una página de navegador de aspecto sobrio y mayormente blanca (¿le suena familiar?). Mis resultados regresaron un poco más lentamente que cuando los busco en Google, pero la demora no fue demasiado molesta. Desafortunadamente, hay pocas opciones para restringir la búsqueda en DeepSearch 100. Las búsquedas simplemente buscan todos los documentos que contienen todas las palabras claves que usted escribe. No se pueden buscar instancias de una frase exacta y no se pueden excluir los resultados que tengan cierta palabra clave.

Una vez que usted tenga la oportunidad de compartir su información con sus compañeros de trabajo, sus próximas preguntas, por supuesto, serán “¿cuántas de mis cosas realmente quiero que ellos vean?” y “¿a quién se las dejo ver?” DeepSearch 100 permite fijar permisos por carpeta, pero encontré que el proceso no es muy intuitivo y tuve que llamar al departamento de asistencia técnica para deducirlo.

Creo que muchos negocios que prueben el DeepSearch 100 pronto lo encontrarán imprescindible. Echarlo a andar la primera vez no es tan fácil como debería ser, pero esto probablemente no sorprenderá a nadie, tratándose de una categoría de producto tan nueva como ésta.

–Edward N. Albro

DeepSearch 100 busca los contenidos de las PC de una red y crea índices de sus carpetas públicas para ayudar a los usuarios a encontrar sus archivos.

¿Bajas velocidades de bits? No Hi-Fi.

Si pagó una alta suma por altavoces hi-fi para su reproductor de MP3, ¿por qué sus canciones todavía suenan con tan baja fidelidad? Porque la salida de audio todavía depende de la calidad del archivo de música que se use. La calidad de un archivo es determinada por su velocidad de bits, es decir, la cantidad de kilobits por segundo utilizada para almacenar el audio en un formato digital. Un archivo de música comprimido a partir de un CD tiene un valor nativo de 1.400 kbps, pero la mayoría de los programas de audio como iTunes digitaliza MP3 usando un valor predeterminado de 128 kbps para mantener pequeño el tamaño de los archivos. Si usted tiene buen oído, considere digitalizar a una velocidad de bits más alta como 160 kbps, 192 kbps, o incluso de audio sin pérdida. Estos archivos serán más grandes, pero sonarán mucho mejor. Y antes de gastarse una pequeña fortuna construyendo una biblioteca legal con las canciones que baja, asegúrese de que la calidad del audio de su tienda en línea sea suficientemente alta para aprovechar su nuevo sistema de altavoces de música digital.

Greg Adler

DeepSearch 100

O-yA

Calificación de PCW

Los negocios pequeños podrán encontrar este producto imprescindible una vez que pasen de la fase de instalación.

Precio de lista: US$2.999

find.pcworld.com/52804

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *