1

Un mando a distancia para controlarlo todo

¿Puede un solo aparato controlar todos los dispositivos en la casa? Las posibilidades son remotas.

Unos sueñan con ganarse la lotería o escaparse a Fiji con Keira Knightley. Yo sueño con tener un solo mando a distancia para controlar todos los televisores, reproductores de DVD y el sistema estéreo de mi casa. Lo pondría en una funda colgada de mi cadera y dormiría con él debajo de mi almohada. Y lo mejor de todo, tomaría el montón de controles que ocupan mi mesa de centro y los tiraría al basurero más grande que pudiera encontrar.

Hay dos tipos de remotos universales: el que viene incluido con los sistemas de cine en casa personalizados que alguien programa por usted y los modelos programables que usted puede comprar en cualquier tienda por unos doscientos dólares. Como (todavía) no me he ganado la lotería, examiné algunos remotos de precio moderado de Philips, Logitech y Universal Remote.

Aparte de controlar todos los dispositivos, estos modelos le permiten crear macros de manera que usted pueda oprimir un botón para encender su televisor, poner en marcha su reproductor de DVD y cambiar su receptor de A/V a un modo de sonido envolvente. ¿Verdad que suena interesante? Desafortunadamente, mis sueños comenzaron a esfumarse tan pronto puse a prueba esos mandos a distancia.

Un Philips pulido

Claramente el más vistoso de los tres, el Philips SRU9600 (US$150, www.philipsusa.com) tiene una pantalla LCD táctil de 1,5 por 3 pulgadas que cambia según el dispositivo que usted controla. Para programarlo, uno escoge el tipo de dispositivo, usa un dial para seleccionar uno en la larga lista de fabricantes y oprime el botón Aceptar mientras el remoto encuentra los códigos. Programarlo para que ejecute automáticamente los mandos necesarios para reproducir un DVD o un CD, por ejemplo, es tan fácil como grabar una macro de teclado en una PC.

En la mayoría de los casos, el SRU9600 trabajó bien, pero tuve que entrenarlo manualmente para que trabajara con mi reproductor Magnavox DVD/DVR poniéndolo frente a frente con mi viejo control remoto y oprimiendo de manera alterna los botones en cada uno. También me tomó un buen rato encontrar los botones de dirección arriba, abajo y laterales que tan esenciales son para navegar por TiVo. Aun así, el SRU9600 fue mi favorito.

Armonía imperfecta

Para programar el Logitech Harmony 550 (US$150, www.logitech.com), uno lo conecta a un puerto USB de su PC. El software basado en la Web de Logitech le pide el tipo de dispositivo, fabricante y modelo, y a continuación transfiere los códigos apropiados al remoto.

El 550 controló la mayoría de mis dispositivos sin complicación, pero no supo qué hacer con mi Sony CD Jukebox. Lo peor es que el LCD del 550 solamente tiene una pulgada cuadrada, por lo cual usted tendrá que desplazarse por varias pantallas (22 de ellas para llegar a mi receptor Pioneer de A/V) y descifrar mandos misteriosos como 'MoveSur+' (aunque siempre podrá usar el software en la PC para cambiar los nombres de los mandos).

El software tiene sus propios problemas. Por ejemplo, cuando uno programa actividades como la de 'Ver un DVD', es fácil perderse en un bucle interminable. Y si no tiene cuidado, el CD de Harmony instalará programas comerciales que se abren de pronto para venderle otros productos de Logitech. A su favor, tenemos que decir que Logitech ofrece asistencia gratuita por teléfono, con personas que hablan inglés como lengua nativa y con un mínimo de espera. La mala noticia es que probablemente va a necesitar esa asistencia.

Vida universal

Cualquier aparato que venga con un DVD de instrucciones de casi una hora no me inspirará mucha confianza. Y aunque el disco que acompaña al Universal R7 (www.universalremote.com) hace una excelente labor al explicar los detalles de ese mando a distancia, para echarlo a andar le hará falta un lápiz, un bloc de notas y más paciencia de la que tengo. El R7 tiene características interesantes que los otros no tienen –como la posibilidad de controlar el sonido de todos los dispositivos sin conectarse entre ellos y de apagarlo todo con un solo botón– y el precio de US$50 es justo. Pero prepárese a usar el método del tanteo y a ver varias veces el DVD de instrucciones.

De los tres, el dispositivo de Philips es el que ofrece más control con menos complicación. Pero yo mantendría los otros mandos a distancia en una gaveta, por si acaso. ¿Keira? Estoy listo para viajar cuando me lo pidas.

-Dan Tynan

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *