1

Primeras pruebas: unidad rápida flash con capacidad de 32GB

Las nuevas unidades de estado sólido están apareciendo en los equipos portátiles.

¿Está listo para tener en su PC portátil un dispositivo de almacenamiento sin piezas móviles que giran, se rompen, agotan su batería, añaden peso, o hacen ruido? Eso es precisamente lo que ofrece la nueva Samsung SSD (Unidad de estado sólido, por sus siglas en inglés) de 32GB. Construida utilizando la memoria flash de topología NAND, la SSD es la primera unidad para el consumidor con suficiente capacidad para competir con las unidades de disco duro normales diseñadas para las PC portátiles; 32GB no será suficiente para los adictos a los multimedios, pero es más que suficiente para el usuario empresarial típico.

Evaluamos un modelo de preproducción para medirlo contra las unidades de disco Seagate de 5.400 rpm que utilizan la moderna tecnología de grabación perpendicular o la grabación longitudinal tradicional. La SSD encontró los archivos dos veces más rápido y aceleró el inicio. Su ventaja acumulativa de velocidad sobre las otras dos unidades de disco fue del 25 por ciento, aunque resultó más lenta en dos pruebas que incluyen el acceso a la unidad muchas veces en vez de realizar lecturas y escrituras secuenciales más largas.

Las unidades de 32GB y 16GB, que ya empiezan a estar disponibles, se venderán inicialmente a los fabricantes de equipos. Dado el costo de la memoria flash (aproximadamente US$63 por cada módulo de 4GB a la hora del cierre), pasará algún tiempo antes de que una SSD se acerque al costo por gigabyte de una unidad de disco normal, que generalmente cuesta menos de US$2 por GB. Samsung ya incluye la unidad de disco en su subportátil Q30, que sólo está disponible en Japón; la compañía está negociando con los vendedores de EE.UU. para llevar a ese mercado PC portátiles y otros dispositivos con la SSD.

Aunque el precio de la SSD es alto, su funcionamiento silencioso, peso liviano, increíble resistencia a los golpes y el bajo consumo energético la hacen muy atractiva. Nuestra unidad pesaba solamente 1,6 onzas, comparada con las 3,5 onzas de una unidad de disco típica de 2,5 pulgadas; las SSD de 1,8 pulgadas pesan aun menos. Su capacidad para soportar choques llega al increíble nivel de 1500G –puede resistir casi todo tipo de golpes, a menos que la disparen desde un cañón– mucho más alto que la clasificación de 200G a 300G de una unidad de disco normal. Y consume una minúscula cantidad de energía, 0,5 vatios, cuando está activa y 0,1 vatios cuando no, mucho menos que las unidades de disco comunes.

Pero no espere un ahorro considerable en la duración de la batería. En nuestra prueba a nivel de sistema, vimos un aumento del 9 por ciento en la duración de la batería de la unidad de prueba cuando la configuramos con la SSD en comparación con la Seagate Momentus 5400.3 (4 horas, 25 minutos contra 4 horas, 3 minutos).

Tecnología híbrida

Para disfrutar de algunos de los beneficios de una SSD sin pagar mucho dinero, considere una unidad de disco híbrida (por ejemplo, uno de los modelos de la serie PSD Momentus 5400 de Seagate, que tiene discos de 2,5 pulgadas e integra memoria flash de 256MB). Estas unidades de disco no ofrecen todos los beneficios de una SSD, pero ahorran energía al permitir al motor detener la rotación del disco con más frecuencia y reducen el tiempo de inicio y reanudación al mantener los datos del sistema operativo en la memoria temporal. También deben permitir un acceso más rápido a los multimedios que requieren un “encendido instantáneo” y aumentar el desempeño total. Seagate ha dado a entender que las unidades híbridas costarán 10 por ciento más que las unidades de disco regulares.

Se cree que sus productores tendrán listas las unidades híbridas cerca de la fecha en que se pondrá a la venta el sistema operativo Microsoft Vista, que incluirá ReadyBoost, una característica que puede usar la memoria flash para acelerar la respuesta del sistema (vea en la sección En sintonía otro producto de Samsung que utiliza memoria flash, pero con capacidad híbrida).

Aun así, a los profesionales que viajan y que puedan vivir con la menor capacidad de una SSD pura –y puedan permitirse ese lujo– les encantará la SSD de 32GB.

-Jon L. Jacobi

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *