1

¿Está ayudando su ISP a que las autoridades federales espíen lo que usted hace?

La privacidad de sus datos puede depender de cómo usted se conecta a la Internet.

Como antigua cliente del servicio DSL de un ISP ahora conocido como AT&T, he seguido con inquietud la cobertura que ha recibido la recién enmendada política de privacidad de AT&T. Según ésta parece indicar, no debo esperar mucho en lo que respecta a proteger mi información personal, y me estoy planteando seriamente si les expreso mi desagrado cancelando el servicio.

La política de privacidad enmendada de AT&T afirma que la compañía es propietaria de los registros de clientes –hasta las direcciones de correo electrónico de las personas con quienes mantengo correspondencia– y parece concederle a AT&T un considerable margen de flexibilidad en lo que puede hacer con esta información. El cambio en la política de privacidad es inquietante porque ha salido a relucir poco después de alegaciones de que la compañía había entregado los registros telefónicos a la Agencia Nacional de Seguridad.

El portavoz de la compañía, Walt Sharp, dice que AT&T no está haciendo nada distinto a otros ISP. “Nuestra política está en conformidad con las políticas de otras compañías importantes y con otros en la industria”, manifiesta.

Pero encontré que no todas las políticas de privacidad de los ISP son iguales. Como se explica más adelante, las mayores probabilidades de mantener privadas su información personal y sus actividades en línea pudieran ser dirigiéndose a un operador de cable para el acceso de Internet.

Los cambios de AT&T

El polémico cambio en la política de privacidad de AT&T, que entró en vigor a finales de junio, solamente se aplica a su sociedad con Yahoo para el acceso a Internet con banda ancha y a sus servicios de vídeo. “Estos tipos de servicio no caen bajo la ley tradicional de privacidad en las telecomunicaciones que está vigente”, dice Ari Schwartz, director del Centro para la Democracia y la Tecnología. “Las leyes [de privacidad] en las telecomunicaciones solamente cubren la voz, no los datos”. Pero los datos quedan protegidos si usted emplea un proveedor de Internet por cable, pues hay leyes que prohíben a esas compañías revelar su información.

La modificación más sorprendente en la política se puede encontrar bajo el título “Obligaciones legales/fraude”: “Aunque la información de su cuenta pudiera ser personal para usted, estos registros constituyen registros comerciales que son propiedad de AT&T. Como tal, AT&T puede revelar estos registros para proteger sus legítimos intereses comerciales, para proteger a otros, o para responder a un proceso legal”.

En otra parte del documento (si quiere leerlo en su integridad, visite http://www.pcwla.com/buscar/06107101), la información de su cuenta se define no sólo como los datos de contacto (su nombre, dirección, número de teléfono y dirección de correo electrónico, es decir, la información que la compañía necesita para enviarle facturas), sino los registros de los servicios que usted usa, sus transacciones (como las compras en línea) y los cargos de servicio, el equipo y el software que usted utiliza e incluso “su número de seguro social o la información de su tarjeta de crédito, contraseñas y nombres de usuario”. A mí me cuesta trabajo entender cómo mi número de seguro social puede ser ahora un registro comercial para AT&T.

Otra parte de la sección de “Obligaciones legales/fraude” que despierta sospechas es una frase que dice que AT&T puede usar “su información” para “investigar, prevenir o actuar en relación con actividades ilegales… o de cualquier otra manera que requiera o permita la ley”. Si todo eso no es un cheque en blanco para entregar mi información (especialmente la parte de “permita la ley”), no sé lo que es.

Las seguridades del cable

Contraste esto con la política de privacidad de los servicios de Internet de alta velocidad de Comcast (el principal competidor de AT&T Yahoo en la zona donde vivo). Lea la política de Comcast en http://www.pcwla.com/buscar/06107102 y encontrará esta frase: “Comcast considera que la información personalmente identificable contenida en nuestros registros comerciales es confidencial”. Claro, todavía se considera parte de un registro comercial, pero el tono completo de la declaración es muy diferente al pronunciamiento de AT&T. Y es seguido por una frase donde Comcast dice que puede revelar la información personal de un cliente solamente en ciertos casos: para realizar actividades relacionadas con los servicios al cliente, si es “requerido por la ley o por un proceso legal”, o para usarse en listas de correo (si el suscriptor no opta por excluirse de ellas).

La página de Time Warner Cable dedicada a la política de privacidad específicamente se refiere a las varias leyes que cumplen esas normas: la Ley para la Política de las Comunicaciones por Cable de 1984, la Ley para la Política de Comunicaciones Electrónicas de 1986 y la Ley de Limitación de Responsabilidad en Casos de Violación de Derechos de Autor por Internet de 1998. En la mayoría de los casos, la política de privacidad de Timer Warner Cable es parecida a la de Comcast.

“Tenemos todo tipo de leyes de privacidad que no tienen sentido alguno”, comenta Schwartz sobre la situación. “Están basadas en la manera en que se comunica la información en vez del tipo de información”.

Un ejemplo de cómo los requisitos de privacidad varían según el mecanismo de entrega tiene que ver con el vídeo. La confidencialidad de los registros de alquiler de vídeo de Blockbuster y sus competidores está protegida estrictamente por la Ley de Protección a la Privacidad del Vídeo de 1988 (establecida después de que un periódico revelara los registros de alquiler de vídeos de Robert Bork, candidato a la Corte Suprema). Schwartz dice que es probable que esa ley se aplique también al alquiler de DVD de compañías como Netflix. Pero las transacciones de vídeo por pedido de AT&T, que la compañía ahora clasifica como registros comerciales, pudieran no estar cubiertas por la ley.

Futuras leyes de privacidad

Los representantes Ed Markey (Demócrata de Massachusetts) y Joe Barton (Republicano de Texas) están trabajando en proyectos de ley para corregir estas contradicciones y la senadora Hillary Clinton (Demócrata de Nueva York) ha hecho un llamado para la creación de una declaración de derechos a la privacidad. Schwartz dice que la Comisión Federal de Comunicaciones y la Comisión Federal de Comercio están estudiando el asunto. Pero por ahora, si prefiere mantener privadas sus actividades en la Internet y sus costumbres en seleccionar vídeos, opte por el cable.

-Yardena Arar

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *