1

Proteja su reputación en sus relaciones sociales

Los adolescentes siempre han estado en la vanguardia de la cultura popular, y esto explica por qué tantos adultos sólo ahora se estén acercando a los sitios que componen esa red social que tantos jóvenes han frecuentado en los últimos años. El servicio MySpace de páginas Web personales dice tener más de 90 millones de cuentas, principalmente registradas por adolescentes. De manera similar, los estudiantes universitarios forman la gran mayoría de los 7,5 millones de usuarios de Facebook (www.facebook.com), aunque el servicio se está expandiendo para incluir otros planteles educacionales, compañías y regiones geográficas.

Sin embargo, las redes sociales no son terreno exclusivo de los jóvenes. Los servicios como LinkedIn (www.linkedin.com) y Ryze (www.ryze.com) tienen un claro enfoque empresarial. Pero ya sea para el trabajo, para la diversión, o para una combinación de ambos, es de suma importancia mantener un control estricto sobre sus diversas personalidades en línea.

Convertir en eventos públicos actividades que tradicionalmente se consideran privadas a menudo hace arrepentirse a quienes lo practican en línea. Del mismo modo que las compañías crean una imagen corporativa que represente sus virtudes y sus objetivos, los individuos proyectan una imagen en la Internet a través de los sitios de contactos, los blogs, el correo electrónico, las fotos y vídeos compartidos, y otras actividades en línea. Su imagen puede tener un impacto inmediato en la opinión que sus amigos, familiares, extraños y posibles empleadores tienen de usted. Usted querrá expresar su individualidad, pero también obtener empleo. Si sigue los pasos adecuados, podrá lograr las dos cosas.

Su comportamiento en línea

Primero, considere su imagen en línea: ¿se adentra usted en su blog, o en sus páginas de MySpace o Facebook, en cuestiones que más tarde no quisiera tener que explicar? (por ejemplo, los temas relacionados con el sexo, las drogas y el alcohol pudieran dañar la reputación de sus autores). ¿Contiene su dirección de correo electrónico personal términos poco profesionales o sugestivos? Gracias al caché de Google y la Wayback Machine de Internet Archive (http://www.pcwla.com/buscar/06107401), algunos de los rastros que la gente deja en línea hoy (aunque sea por broma) se mantendrán frescos durante décadas.

Los perfiles que se mantienen en sitios como MySpace, Facebook e incluso Friendster probablemente no aparecerán en las consultas efectuadas en un motor de búsqueda, pero sí cuando los miembros de esos servicios traten de encontrarle a usted. Por eso, no se sorprenda cuando sus patrones presentes y futuros, amantes y otros investigadores con suficiente determinación encuentren sus contribuciones en la Internet. Para evitar que esas locuras le salgan caras, elimine las aportaciones y fotos potencialmente embarazosas.

Mantenga el anonimato

Hasta la imagen en línea más estelar merece permanecer privada y, por suerte, MySpace y la mayoría de los sitios de relaciones sociales le dan bastante control sobre quién puede ver o no sus colaboraciones. Para ocultar su página de aquellos que no sean amigos de MySpace, pulse Configuración de cuenta en su página principal y escoja Cambiar configuración junto a 'Configuración de privacidad'. Seleccione la casilla que dice Requerir el correo electrónico o el apellido para agregarme como amigo bajo Mi configuración de mi privacidad para impedir que los que no le conocen intenten agregarle como un amigo y seleccione Solamente mis amigos bajo 'Quién puede ver mi perfil'. Pulse otra vez el botón Cambiar configuración para activar los cambios.

Los visitantes de su página en MySpace sólo podrán ver su foto, su nombre de pantalla y su ubicación. Reemplace estos valores con versiones que no revelen su identidad y podrá mantener el anonimato excepto para la gente que usted acepta como amigos en MySpace.

Para impedir que otros ni siquiera sepan que tiene una cuenta en MySpace, asegúrese de que su nombre real no aparezca en los campos de búsqueda de Nombre y Apellido bajo la sección Nombre de su perfil, ni en su Nombre de usuario/URL de MySpace (por ejemplo, 'www.myspace.com/scottspanbauer'). La opción Nombre de usuario/URL no puede cambiarse una vez creada, así que la única alternativa en esa situación es cancelar la cuenta (una posibilidad bajo Configuración de cuenta) y crear otra nueva.

Haga que sus perfiles en línea sean privados

Normalmente, los únicos que pueden ver su perfil en Facebook son los miembros de su universidad, región, o red empresarial (en Friendster hay configuraciones similares). Al igual que con MySpace, usted puede controlar quién puede acceder a su página de Facebook.

Para ver un resumen de quién tiene acceso a su información, entre en su cuenta de Facebook y pulse Mi privacidad. Escoja Editar configuración bajo un perfil para indicar el contenido al que los miembros de la red pueden acceder. Usted puede impedir que alguien –incluso aquellos que ya aceptó como amigos– vea su perfil; solamente podrán ver su nombre y una foto. Alternativamente, puede permitir que los amigos de sus amigos lo vean, o abrirlo a cualquier miembro de la red. Otras opciones le permiten controlar quién ve su dirección postal y de correo electrónico, sus números de teléfono, sus grupos de interés, cursos, comentarios de visitantes y otros elementos individuales de su perfil.

Escriba la dirección postal, los números de teléfono y otra información confidencial solamente cuando sea necesario. Mientras más puedan encontrar en línea los ladrones de identidad, los cazadores y otros criminales, más fácil les será ubicarle. Por eso, evite incluir su verdadera ciudad, edad y otros datos vitales.

Enseñe a sus niños a no compartir

Mantener la información personal privada es especialmente importante para los adolescentes. Utilizando las referencias personales dispersas en la página de MySpace de un adolescente, sería fácil para un depredador sexual invitarle a reunirse en persona. Por suerte, los muchachos en MySpace son muy creativos a la hora de ocultar su información particular. MySpace no solicita ni separa espacio para la dirección y los números de teléfono de los miembros; nadie, no importa qué edad tenga, puede publicar esa información en un blog ni en una red social. MySpace sí pide a sus miembros su ubicación y su edad, pero casi ninguno de los amigos de mi hijo da su verdadera posición, e inventan ciudades como “Hippietown, Uzbekistan”, “Antarctica, Zimbabwe”, y otros lugares inexistentes. Esto no interfiere con la interacción social que andan buscando.

Oficialmente, MySpace prohíbe a los menores de 14 años abrir una cuenta y que los mayores de 18 vean los perfiles de los usuarios que no pasan de 17. Además, MySpace ahora tiene una opción que permite a los muchachos de 14 y 15 años bloquear a otros miembros de sus sitios. Pero no hay manera de confirmar la edad en línea: mi hijo y sus amigos tienen casi todos 12 o 13 años, pero frecuentemente informan que tienen 100 años. Y no hay nada que impida a un hombre de 40 crear una cuenta haciéndose pasar por un muchacho de 14 años. Así que entrar como un usuario de 14, 40, u 84 no quiere decir nada.

Más supervisión de los padres, por favor

Dada la naturaleza completamente abierta del medio, ¿qué deben hacer los padres para proteger y guiar a sus hijos en MySpace? Comience por establecer una buena comunicación. En la columna Consejos de Internet de octubre pasado (http://www.pcwla.com/buscar/06107601), ofrecí consejos generales sobre cómo tratar con los niños el tema de la seguridad en línea. Explíquele los valores de su familia y lo que usted espera con respecto a la sexualidad y la violencia en línea. Si puede hablar con sus niños sobre temas tan difíciles como el sexo –especialmente si ellos se sienten cómodos hablando de estos temas con usted– le será más fácil ofrecer directivas para sus actividades en línea.

Si acaba peleando con su niño por lo que hace en MySpace, olvídese… tiene la batalla perdida. Usted puede rechazarlo, prohibirlo y todo lo que quiera, pero si tiene un adolescente que está empeñado en usar MySpace, lo usará aunque no tenga una computadora en la casa.

Si su niño usa una computadora en la casa, le recomiendo que la mantenga en un lugar abierto. También pudiera instalar algunas de las herramientas de vigilancia y filtrado que describí el pasado mes de octubre. Es usted quien debe decidir el nivel de autonomía que dejará tener a su hijo en línea. En el extremo más tolerante, usted pudiera cruzar sus dedos y esperar que todo salga bien. En el extremo de la alta vigilancia, pudiera crear su propia cuenta en MySpace y usarla para mantenerse al tanto de lo que hay en la página de su hijo y sus amigos (aunque no verá el correo electrónico que ellos envían y reciben). El servicio MyspaceWatch (www.myspacewatch.com) de Razorcom, patrocinado por anuncios publicitarios, vigila el perfil que usted le indique en MySpace; este servicio visita dos veces al día el perfil vigilado y le envía un informe por correo electrónico de todas las sesiones, cambios y hasta 25 amigos. Por US$6 al mes, MyspaceWatch Pro vigila hasta cinco perfiles y 100 amigos cuatro veces al día.

En mi opinión, este nivel de vigilancia sólo se justifica si ya probó todo lo demás y está convencido de que su hijo tiene un problema serio con el uso de MySpace. En nuestra familia, tuvimos suerte, pues nuestro hijo nos preguntó primero si podía tener una cuenta en MySpace. Se lo consentimos, siempre y cuando nos permitiera vigilarle ocasionalmente (incluso con un vistazo a sus mensajes de correo electrónico). El resultado de este acuerdo es que sabemos con quién habla y los tipos de conversaciones que tiene. Como vivimos en una ciudad pequeña y estamos interesados en sus actividades diarias, ya conocemos en persona a la mayoría de sus amigos de MySpace. Este sistema de confiar, pero verificando, nos da la tranquilidad de que nuestro hijo usa MySpace responsablemente; y como resultado, con el tiempo estaremos dispuestos a relajar nuestra vigilancia y darle un poco más de privacidad.

Como mínimo, pídale a su hijo que use las características de privacidad de MySpace para bloquear las solicitudes de extraños y para impedir a los que no son amigos que vean su perfil de MySpace. Padres e hijos deberían leer el excelente sitio “Don´t Believe the Type” credo por la asociación National Center for Missing & Exploited Children (http://www.pcwla.com/buscar/06107602) para más sugerencias e información sobre cómo evitar los depredadores sexuales en línea. La publicación del FBI “A Parent´s Guide to Internet Security” (http://www.pcwla.com/buscar/06107603), que según la agencia está basada en la información recibida de víctimas infantiles y de operativos diseñados para atrapar a los depredadores, es otro buen recurso.

Navegue como antes

¿Recuerda cuando la Web era joven? A medida que la Internet se va convirtiendo en el lugar donde se realizan tareas tan mundanas como las transacciones bancarias, el correo electrónico y las relaciones sociales, los nuevos descubrimientos en línea ocurren con menos frecuencia. A veces, hasta da la impresión de haber perdido el encanto de antes. Pues bien, la barra de herramientas StumbleUpon para Firefox e IE le devuelve la fascinación por lo nuevo con sitios interesantes de la Web que no podría haber encontrado de otra manera. Después de especificar sus campos de interés, cada vez que necesite ser estimulado sólo tiene que pulsar el botón Stumble para irse por una nueva tangente de la Internet. Usted puede recomendar a la comunidad de StumbleUpon los sitios que encuentre interesantes pulsando el botón 'I like it!' de la barra de herramientas. Navegue hasta http://www.pcwla.com/buscar/06107400 para obtener la barra de herramientas para Firefox y hasta find.pcworld.com/54632 para la versión de IE.

-Scott Spanbauer

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *