1

Linux con sabor latino

 

Una compañía latinoamericana vende más de 380.000 licencias de Linux al año sólo en la Argentina. Además, distribuye su producto en Perú, Chile y Uruguay y está ensayando los mercados de México, Brasil y Venezuela. Se trata de Pixart.

El desarrollo local de software en América Latina es generalmente dirigido a producir aplicaciones muy particulares que satisfagan necesidades que suelen ser locales. Sin embargo, en el área de software libre hay una notable excepción a esta regla: Pixart. Una premisa de la compañía era lograr un desarrollo local importante, con documentación en español, usando programadores latinoamericanos, algo que ha conseguido pese a la fuerte presencia de otras versiones de Linux como Suse y Linspire

En el mercado argentino, el mercado natural de esta empresa con origen sureño, las ventas de licencias de Rxart, la distribución Linux de Pixart, alcanzan más de 380.000 unidades al año, la mayoría a a través del plan de PC populares conocido como MiPC. En otros mercados como Chile, Uruguay y Perú, el producto es conocido e incluso forma parte del proyecto inca PC Perú.

Los nuevos mercados en que están intentando posicionar su distribución de Linux incluyen Venezuela, México y Brasil. Pero más allá de la simple colocación del producto, están interesados en formar una comunidad de desarrolladores que incrementen el potencial de la plataforma. Este singular esquema de desarrollo planteado por la compañía incluye contar con una red de desarrolladores en toda la región que generen programas compatibles, que pueden ser adquiridos en línea por los usuarios, y que de alguna forma llenan el vacío que a veces siente un usuario comercial de Linux. Entre los principales desarrollos están programas para pagos de impuestos, controles de inventario, manejo de documentos legales y otros. La red Pixart no cobra comisión a los programadores que ofrecen sus productos, sólo busca fortalecer la distribución.

Según Gabriel Ortiz, presidente de la compañía, la idea es aprovechar toda la mano de obra calificada que existe en la región y generar software latinoamericano, usado por latinoamericanos. Esta iniciativa, según señala, puede que no sea lucrativa para empresas extranjeras que sólo se basan en buscar mercado, pero sí es atractivo para empresas medianas que pagan sueldos a sus empleados en moneda local. El derecho de autor y sus posibles ganancias son parte importante de este concepto.

La distribución está basada en Debian, incluye versiones de escritorio y servidor, pero incorpora una interfaz gráfica desarrollada localmente, que permite ejecutar funciones que hacen su uso más amigable al usuario. Por ejemplo, al pasar el ratón por encima de los documentos se realiza una previsualización en tiempo real del contenido. El ambiente también determina de manera autónoma si el sistema tiene algunos fallos de seguridad, como tener el cortafuegos (firewall) apagado, y alerta al usuario o monta de manera automática dispositivos USB como discos flash, e incluso incorpora un antivirus propio que revisa no sólo el sistema de archivos de Linux, sino que incluso discos conectados en red funcionando sobre Windows, ya que toma información de organismos públicos acerca de los nuevos virus y con base en esto aísla archivos sospechosos. Partes de este desarrollo están cerradas, –como, por ejemplo, los algoritmos de cifrado– y otras están abiertas, en un esquema mixto pensado por los desarrolladores, que defienden el derecho a que los programadores obtengan beneficios directos de su trabajo.

Algunas otras consideraciones de seguridad implementadas, especialmente para clientes corporativos y militares, incluyen una bitácora acerca de las copias de archivos, cifrado de datos en el disco duro en caso de que la máquina sea sustraída y el ladrón intente entrar y haga fallar la contraseña demasiadas veces y hasta el envío de mensajes SMS al celular para advertir intentos fallidos de conectarse a la máquina.

En sus versiones de escritorio y servidor esta alternativa latinoamericana de Linux es una herramienta útil para empresas y particulares deseosos de ensayar alternativas a Windows.

Alcides León

aleon@pcworld.com.ve

Experiencia de peso

La empresa desarrolladora tiene experiencia de peso, ya que con anterioridad trabajaron desarrollando las versiones locales de Corel Linux y Xandrox, de donde heredaron el conocimiento suficiente para su actual producto, que se presenta como alternativa seria a Windows en los proyectos de PC populares de la región.

Razón de asistencia

Una ventaja al ser local es que la asistencia que se brinda a los consumidores puede ser más cercana, no sólo en su mismo idioma, sino que adaptada a sus necesidades. Entre las formas de asistencia de Pixart para su Linux Rxart están:

• Vía telefónica: para todos los productos OEM en Latinoamérica,

• Vía correo electrónico: a través de la dirección soporte@pixartargentina.com.ar.

• Vía web, a través de un foro de consultas en http://www.pixartargentina.com.ar/

• Vía voz sobre IP: sólo disponible para grandes armadores o para entrenamiento corporativo.

• Vía videoconferencia: sólo disponible para grandes armadores o para entrenamiento corporativo.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *