1

Alta definición para espacios pequeños

Probamos siete televisores LCD de 32 pulgadas y encontramos que no es necesario un aparato monstruoso para tener una imagen de buena calidad.

A pesar de la exagerada publicidad que los rodea, esos televisores gigantescos de panel plano no son para todo el mundo. Quienes tienen salas pequeñas y presupuestos ajustados necesitan algo más acorde con sus recursos. Un televisor LCD de 32 pulgadas es una buena opción. Con tamaño y precio manejables, resulta una introducción excelente al mundo de la TV de alta definición y pantalla ancha.

Un aparato de 32 pulgadas puede ser lo adecuado en salas que no tienen la distancia visual óptima para los televisores de 42 pulgadas y más, que es por lo menos de 2,13 metros (o aproximadamente el doble de la dimensión diagonal de la pantalla). En las salas pequeñas, uno se sienta tan cerca de la pantalla que es posible ver los píxeles individuales en los aparatos más grandes, lo cual hace lucir las imágenes más granulosas.

Los televisores LCD también se pueden montar en la pared, lo que ahorra espacio si se compara con un voluminoso aparato CRT. Otro factor que se debe tener en cuenta con cualquier televisor de pantalla ancha es la altura de la pantalla, que en estos modelos de 32 pulgadas es equivalente a la de un aparato convencional de 26 pulgadas con proporción dimensional 4:3.

Los aparatos LCD también están bajando de precio rápidamente. Riddhi Patel, analista principal de la firma de investigación iSuppli, dice que el costo promedio de los LCD de 32 pulgadas bajó a cerca de US$850 en el último trimestre de 2006, con algunos modelos a la venta por tan sólo US$599. El resultado de estas rebajas es que los modelos LCD de 32 pulgadas ahora sólo cuestan un poco más que los CRT del mismo tamaño, pero todavía son mucho más baratos que sus hermanos LCD de 37 pulgadas, cuyo precio promedio en el último trimestre de 2006 fue de US$1.400.

Dell y Vizio triunfan

PC World reunió siete modelos LCD HDTV de 32 pulgadas y los sometió a una serie de pruebas entre las cuales estaban el vídeo de alta definición y de definición estándar. En general, todos los aparatos se desempeñaron respetablemente, aunque ninguno sobresalió por la calidad de sus imágenes. Las diferencias entre ellos tenían que ver con la brillantez y la calidez del color de la configuración calibrada con que los probamos, pero usted las puede ajustar a su gusto.

Aunque los que mostraron un mejor desempeño no aventajaron mucho a los otros televisores, las diferencias de precio entre los aparatos fueron pronunciadas. Por ejemplo, el Toshiba 32HL66 cuesta US$900 más que el Vizio VX32LHDTV, pero el modelo de Toshiba superó por muy poco al de Vizio en la calidad de la imagen.

Al final de las pruebas, el Dell W3207C ganó la Mejor Compra de PC World. Acumuló puntos por sus imágenes consistentemente saturadas y por sus numerosos conectores. Su cubierta lustrosa de color plata y negro con una base giratoria le da un aspecto elegante, incluso con sus altavoces laterales.

Vizio, el propulsor de la HDTV a precios módicos, le pisa los talones a Dell con su VX32LHDTV. En las pruebas de definición estándar y alta, este modelo produjo colores agradablemente saturados, imágenes definidas y detalles matizados.

El Panasonic TC-32LX60, que quedara tercero, mostró buena calidad de imagen y de color, además de características deseables como un sintonizador de HDTV incorporado y una base giratoria. Su precio de US$1.200 equivale a la media para este grupo de LCD.

El HP LC3260 (US$900) quedó último en esta prueba de calidad de la imagen, aunque estuvo a sólo seis puntos de nuestro ganador. También logró una marca ligeramente mejor que el promedio en las importantes pruebas de alta definición y de DVD. Sin embargo, su bajo precio y diseño sólido, aunque algo básico, le ayudaron a colocarse cuarto en nuestra tabla.

En quinto lugar colocamos al Westinghouse LTV-32W6, que terminó tercero en las pruebas de pantalla, y mostró imágenes nítidas con tonos naturales independientemente de la definición de la fuente (alta o estándar). Aunque tiene un precio relativamente barato de US$999, no tiene entradas RCA de audio y sólo ofrece un puerto HDMI, uno de Vídeo S y un solo juego de señales compuestas, cuando otros modelos ofrecen dos o hasta tres de cada tipo de conector. Tiene dos entradas de componentes.

Dos de los televisores que probamos quedaron fuera de la clasificación –el Sharp LC-32D50U y el Toshiba 32HL66– mayormente por sus altos precios. El LC-32D50U (US$1.700), que forma parte de la línea Aquos de Sharp, quedó cuarto en las pruebas de calidad de imagen y fue el más fuerte para mostrar películas de DVD y contenido de definición estándar. También viene con un sensor de luz que automáticamente ajusta la brillantez de la luz de fondo, una característica inusual en este tamaño y categoría de TV. Además, algunos consumidores pudieran preferir su cubierta especial de color titanio y no les importaría pagar por este elegante aparato.

El Toshiba 32HL66 (US$1.600) alcanzó la mejor marca de desempeño total en nuestras pruebas, aunque no por mucho. Mostró las imágenes de alta definición con colores sólidos y gran contraste, y la calidad de imagen se mantuvo uniforme bajo condiciones de iluminación diferentes. Sin embargo, nuestra unidad de prueba no tenía los extras –como una base giratoria y más de una entrada HDMI– que uno esperaría encontrar por este precio.

Especificaciones y características

Todos los televisores probados tienen resoluciones compatibles con la alta definición –720p y 1080i– ofrecida por los canales de HD.

Pero ninguno de ellos es capaz de manejar la resolución de 1080p –también conocida como alta definición completa– que los reproductores HD DVD y Blu-ray pueden generar. Por supuesto, todos estos dispositivos pueden convertir las fuentes de 1080p a 1080i o 720p para ver en las pantallas que probamos siempre que se use una conexión HDMI (que todos los televisores aquí examinados tienen).

¿Debe usted sentarse a esperar por un aparato de alta definición completa en este tamaño? No, Patel de iSuppli dice que no tiene mucho sentido desde el punto de vista económico para los fabricantes de televisores LCD poner la resolución 1080p de HDTV en aparatos pequeños debido a las presiones que enfrentan con relación a los precios.

La buena noticia es que los fabricantes de pantallas LCD han mejorado otras especificaciones de sus aparatos de 32 pulgadas. Por ejemplo, los tiempos de respuesta de los píxeles en este grupo oscilaron entre 6 y 8 milisegundos, más rápido que los 16 milisegundos de algunos modelos en evaluaciones anteriores. Una señal de esta mejora es que apenas notamos molestas imágenes fantasmas en las secuencias de acción rápida o en los movimientos panorámicos de la cámara. Sin embargo, los fabricantes miden esta especificación de formas diferentes, por lo cual usted no debe usarla como un factor decisivo a la hora de comprar.

Los televisores LCD que probamos tenían diseños simples, aunque algunos modelos sobresalían por características destacadas. Encontramos que los botones colocados al lado o encima de los gabinetes –como en el caso de los modelos de Vizio y HP– eran más fáciles de alcanzar que los que estaban colocados en la parte inferior del aparato, como en el caso de Toshiba.

El SpineDesign de Westinghouse pone las entradas y otros conectores en la parte superior del panel trasero, donde son fáciles de alcanzar. Y todos los mandos a distancia tenían una distribución lógica, aunque el de Westinghouse es bastante básico. Los de Dell y Panasonic imitan los controles circulares del iPod, que básicamente se reducen a botones de navegación con cuatro direcciones. Esos dos aparatos también eran los únicos que tenían bases giratorias; el Dell W3207C tenía un ángulo de giro más amplio y un movimiento uniforme, lo cual simplificó los ajustes y facilitó el acceso a la parte posterior del aparato.

Los modelos de Dell, Toshiba y Vizio ofrecen la posibilidad de imagen dentro de imagen o de imagen junto a imagen. En general, los menús en pantalla eran intuitivos. Por ejemplo, el menú principal de Dell aparece al pie de la pantalla mientras que los submenús flotan en el centro. Los pulidos menús del Vizio eran completos y fáciles de navegar. Sin embargo, con el modelo de Sharp usted emplea el mando a distancia para acceder a los menús en pantalla.

Tanto si va a cambiar ese viejo CRT que tanto espacio ocupa como si está buscando un segundo televisor para un cuarto más pequeño, un LCD de 32 pulgadas puede satisfacer sus requisitos de espacio y de presupuesto. Pero nuestras pruebas sugieren que un televisor de alto precio no garantiza necesariamente la mejor combinación de características y calidad de imagen. En el caso de Toshiba, por ejemplo, su mejor desempeño sólo fue ligeramente superior al de sus competidores, cuyos modelos ofrecen mejores combinaciones de puertos y diseños. Los modelos clasificados en nuestra tabla –entre ellos el asequible Vizio de US$700– ofrecen mucho por mucho menos dinero.

-Roy Santos

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *