1

Cómo sobrevivir a los peores desastres de su PC

¿No puede lograr que su máquina arranque? ¿Se le olvidó su contraseña para entrar a Windows? ¿O simplemente le envió un correo electrónico comprometedor a su jefe? Vea a continuación cómo recuperarse de éstas y de otras nueve catástrofes potenciales, además de consejos para evitar los problemas que las pueden causar.

Cuando se trata de computadoras, a veces las cosas no van bien… y otras veces van peor. Si su computadora no arranca o sus datos se pierden, el pánico surge de inmediato y usted puede hacer que las cosas empeoren en su prisa por corregir el problema.

Para estar preparado para el día en que inevitablemente le ocurra, mejor conserve este artículo y, la próxima vez que un componente de hardware o software decida tomarse unas vacaciones inesperadas, consulte esta práctica guía para saber cómo lidiar con algunas de las peores debacles que le pueden ocurrir en una PC.

Por supuesto, aquí no resolveremos todos los problemas técnicos con los que se va a enfrentar, pero sí se incluyen algunos trucos en los que quizás nunca haya pensado, como congelar un disco duro defectuoso para hacerlo arrancar una última vez a fin de recuperar sus datos, calentar ligeramente en un horno un dispositivo móvil que está húmedo para devolverle su funcionalidad o colocar un tiempo de demora en su correo electrónico saliente para que así pueda reconsiderar lo escrito en un momento de furia.

Problema: Su computadora no arranca

Causa probable: Puede tratarse de cualquier cosa. Determinar si se trata de un problema de software o hardware es parte de la solución.

La solución: Usted debe emular a Sherlock Holmes para deducir lo que está mal. Tómelo con calma y vaya paso a paso.

• Primer paso: Compruebe todos los cables (incluso el de alimentación eléctrica, que debe estar enchufado en el tomacorriente) y asegúrese de que todo está bien conectado.

• A continuación, cerciórese de que la fuente de alimentación enciende. Escuche con atención si se activa el ventilador de la fuente o si escucha girar su disco duro. Si no logra escuchar nada probablemente deba reemplazar su fuente de alimentación. Para estar seguro del diagnóstico, considere medir el voltaje de salida con una herramienta para ese fin como la ATX de “PC Power and Cooling” (US$10) (http://www.pcwla.com/07076401). Por supuesto, antes de realizar cualquier cirugía mayor a su PC es recomendable revisar primero los interruptores de corriente de su hogar y probar que el tomacorriente funcione con algún otro aparato.

• Si la fuente de alimentación funciona pero no ve ninguna imagen en la pantalla pruebe con otro monitor (pídalo prestado de ser necesario) para asegurarse de que su monitor no está muerto. Si el monitor está bien, pruebe el cable de vídeo. ¿Todavía no se ve nada en pantalla? Si su disco está funcionando normalmente entonces debe tratarse de la tarjeta de vídeo. Para reemplazarla vea nuestra guía en http://www.pcwla.com/07076402, o use la salida de vídeo integrada de su tarjeta madre, si es que cuenta con una. Con su computadora abierta verifique si todos los ventiladores funcionan al prenderla; podría tratarse de un problema de sobrecalentamiento.

• Si su monitor funciona pero no detecta ninguna actividad en el disco duro y no tiene salida de vídeo (o ve algo, pero la computadora no supera la fase de arranque) reinicie la memoria CMOS. Para eso apague la PC, desenchúfela de la corriente, y retire la batería de la tarjeta madre (ver foto). Espere 5 minutos y consulte el manual del fabricante o navegue al sitio web para obtener instrucciones sobre cómo reinstalar los puentes del CMOS. Reinicie la máquina y vea si el problema desapareció.

• Si su computadora sigue sin funcionar, una memoria RAM defectuosa puede ser la causa. Extraiga los módulos de memoria uno a la vez (o sustitúyalos por uno que esté seguro funciona) y reinicie después de cada cambio. Alternativamente puede crear un disco de arranque en otra computadora usando el programa MemTest86 (www.memtest86.com) y pruebe a usarlo en su computadora para diagnosticar la memoria.

• Si nada de esto ha funcionado, probablemente su tarjeta madre o CPU estén dañados y necesite reemplazarlos (costo: entre US$80 y US$300). Sin embargo, sus datos debe estar intactos y pueden recuperarse instalando el disco duro en otra computadora. Considere ir a un taller de reparaciones y pedir un presupuesto del arreglo, ya que puede ser más conveniente reemplazar la computadora. Además, el taller de reparaciones será su mejor opción (sino la única) si su computadora es una portátil.

Por último, si su PC se enciende y efectúa todas las rutinas del BIOS pero no arranca, puede ser que el disco duro esté dañado.

A pesar de lo terrible que se ven estos fallos de hardware, es más probable que ocurran problemas relacionados con el software cómo que Windows se rehúse a comenzar o se congele mientras está cargándose. Aquí se muestra cómo recuperarse y mantenerse funcionando si el problema está en el sistema operativo.

• Comenzar en “Modo a prueba de fallos”: cuando Windows esté arrancando oprima la tecla que le dirigirá al menú de arranque. Seleccione “Modo a prueba de fallos”. A menudo Windows se recupera si arranca primero en modo a prueba de fallos y posteriormente se reinicia en modo normal. Con Windows Vista usted puede probar con la opción “Reparar su PC” seleccionándola al inicio de la carga del sistema (si no tiene esta opción allí puede encontrarla en su DVD de Windows Vista). Allí tendrá varias opciones y vale la pena intentar la que dice ”Reparación al iniciar”.

• ¿Aún sin resultados? Pruebe la opción “Última configuración que funcionó” al cargar el sistema, la cual es verdaderamente útil si realizó algún cambio de hardware o software con anterioridad al fallo. Si esto funciona, extraiga el hardware que colocó y quite los manejadores desde el administrador de dispositivos. Para esto haga clic con el botón derecho sobre “Mi PC” (“Equipo” en Vista), seleccione Hardware (en XP) y escoja Administrador de dispositivos.

• Si la computadora funciona en el modo a prueba de fallos pero no normalmente, intente restaurar el sistema en XP (Programas/Accesorios/Herramientas del sistema); en Vista haga clic en Iniciar, teclee la palabra sistema y escoja la opción “Restaurar sistema”. Con esto podrá regresar la computadora al momento en que aún funcionaba. Además, es bueno ejecutar las aplicaciones de antivirus y antispyware estando en el modo seguro.

• Si aún no ha podido arrancar su PC, probablemente tenga problemas serios con Windows. Intente arrancar su máquina desde un CD de emergencia como, por ejemplo, el disco de Knoppix (http://www.pcwla.com/07076403) o Active boot disk (http://www.pcwla.com/07076404) que pueden ayudarle a arrancar su PC y recuperar archivos importantes desde su disco.

• Si su PC continua inestable, reinstalar Windows quizás sea la mejor opción. Para indicaciones sobre cómo reinstalar XP, navegue a http://www.pcwla.com/07076405; para Vista diríjase a http://www.pcwla.com/07076406.

Cómo evitar que le vuelva a suceder: Las computadoras por lo general se mueren de manera inesperada, por lo cual enfóquese en recuperarlas y volver a trabajar lo antes posible: tenga activada la opción de “Restaurar sistema”, mantenga sus CD de recuperación a mano, así como las aplicaciones más importantes, a fin de reinstalarlas cuando sea necesario, haga copias de sus datos a menudo, y tenga un disco duro y una fuente de alimentación de reserva. Usar un programa para crear una imagen de los discos, como el Acronis True Image US$50 (www.acronis.com) o el Norton Ghost 10 de US$70(find.pcworld.com/57279)puede hacer más fácil la tarea de recuperar su PC y sus datos. Si puede, tenga además una segunda PC para usar en caso de que por emergencia su sistema principal deba ser reparado.

Problema: Acaba de reprender al presidente de la compañía en un correo electrónico y se arrepiente de haberlo hecho.

Causa probable: Usted no se dio cuenta de que esos recortes que él realizó a su presupuesto son convenientes para la organización.

La solución: Usted se sentirá tentado de hacer uso de la función “recuperar” que tienen algunos clientes de correo electrónico. Pero no lo haga a menos que esté completamente seguro de que funciona y que su jefe no ha leído aún el correo. Nada empeora más la situación que el recuerdo del mensaje estúpido que escribió y los intentos fallidos por recuperarlo.

Si la función de recuperación no es una opción, camine hasta la oficina del presidente y prepárese para reconocer su error. Resístase a la urgencia de disculparse vía correo electrónico ya que puede sonar poco sincero. Si no puede explicarse en persona, una segunda opción, no tan eficaz, es el teléfono. También funcionan una disculpa escrita a mano, y un pequeño regalo como unas flores o boletos para un evento deportivo.

Cómo evitar que le vuelva a suceder: El autocontrol es su mejor aliado. Revise sus emociones cuando use el correo electrónico y recuerde lo fácil que es dar inicio a una guerra de mensajes, dada la naturaleza impersonal de los mismos. Asimismo, hágase al hábito de revisar dos veces los destinatarios antes de enviar su correo para evitar despotricar contra la persona inapropiada.

También existen algunas soluciones de tipo técnico. Por ejemplo configurar su cliente de correos para que los mensajes enviados no salgan de inmediato. En Outlook haga clic en Herramientas/Opciones/Configuración de correo y deseleccione la opción “enviar de inmediato al estar conectado” y después haga clic en “Enviar/Recibir….”. En esta pantalla cambie la opción “Programar envíos y recepción automática en….”a 10 minutos o más. Esto le debe dar tiempo suficiente para pensar sobre ese correo escrito de manera impulsiva.

Problema: No se ven las computadoras en la red

Causa probable: La falla probablemente es Windows, aunque a veces puede tratarse de problemas de hardware. Una forma fácil de comprobar de qué se trata es verificar el acceso a la Internet. Si usted puede conectarse es poco probable de que sea un problema de hardware o de los manejadores.

La solución: Si el problema no es el hardware hay que revisar las distintas opciones de Windows a ver cuál está mal configurada.

• Si no se ha conectado nunca con las demás computadoras, revise que todas formen parte del mismo grupo de trabajo en red (Windows Vista cambia el grupo de trabajo de manera predeterminada). Seleccione “Inicio/Ejecutar”, escriba “sysdm.cpl” y oprima <Intro>. Haga clic en la pestaña “Nombre de la computadora”, oprima el botón “cambiar” y revise el valor del campo “Grupo de trabajo”.

• Busque direcciones IP duplicadas, un problema muy común. Windows usualmente hará surgir una ventana de diálogo en la que le alerta cuando su PC tiene asignada una dirección que está siendo usada por otra computadora en la red. Frecuentemente, el reinicio de un enrutador o de la máquina solucionan este problema, pero hay que revisar que no existan equipos con direcciones IP asignadas manualmente en la misma área que un enrutador con direcciones dinámicas (compruebe cada computadora por separado seleccionando “Inicio/Ejecutar” y escribiendo “cmd /k ipconfig” y oprimiendo <Intro>).

Ejecutar las “Actualizaciones de Windows” en todos los sistemas puede ayudar a resolver este problema, especialmente en computadoras con Windows XP. Como siempre, compruebe los cables y las preferencias de red inalámbrica (¡verifique también que la computadora a la que quiere conectarse esté encendida! ).

• Finalmente, asegúrese de que las impresoras o carpetas de archivos a las que usted quiere acceder estén compartidas y tengan los permisos correspondientes bien asignados; usted necesitará conectarse como administrador del sistema para poder modificar estas opciones (para las carpetas, vaya al explorador de Windows, haga clic con el botón derecho sobre la carpeta que desea compartir y escoja la opción compartir. Para las impresoras, vaya a “Inicio/Impresoras y faxes” (“Impresoras” en Vista) haga clic con el botón derecho en la impresora deseada y escoja Compartir). Recuerde que compartir recursos en Vista difiere de cómo se hace en XP: asegúrese de que las opciones “Detección de redes” y Uso compartido de archivos o impresoras estén activadas en el Centro de redes y recursos compartidos.

Cómo evitar que le vuelva a suceder: Una vez que ha sido resuelto el problema no debería ocurrir de nuevo. Pero, si sucediera de nuevo, unos pocos reinicios deben bastar para solucionarlo

Desastres en las PC: Historias de los lectores

Un compañero de trabajo requirió mi ayuda con un disco dañado que tenía almacenadas fotos y archivos irremplazables de la familia.

Intenté numerosos métodos para revivirlo sin éxito. Entonces intenté un método diferente: congelar el disco duro. Había oído hablar de eso pero nunca supe de alguien que lo hubiera aplicado y recuperado alguna información. Pero como el disco estaba realmente dañado no había nada que perder. Luego de 18 horas en el congelador, el disco pudo arrancar. Aunque trabajo sólo 20 minutos antes de recalentarse de nuevo, fui capaz de recuperar la mayoría de los datos

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *