1

Mejore la velocidad por menos de US$100: cambie su CPU

Por menos de US$100, usted puede dar un segundo aire a una vieja PC actualizando su CPU.

Primero, averigüe las CPU que la tarjeta madre de su sistema acepta. Para las CPU de Intel, puede utilizar la herramienta gratuita Intel Chipset Identification Utility (http://www.pcwla.com/buscar/07097501); para los chips de Intel o AMD, trabaje con Sandra 2007 Lite de SiSoft (http://www.pcwla.com/buscar/07097502).

Encontrará que el impulso más grande se obtiene pasando de un Celeron a un Pentium, cambiando de una CPU a otra que sea por lo menos 50 por ciento más rápida que la actual, o de una arquitectura de procesador tradicional a una de doble núcleo.

Si no puede mejorar su procesador, considere la compra de una tarjeta madre nueva. Cuando este número iba a imprenta, una CPU de doble núcleo AMD Athlon 64 X2 3800+ sólo costaba US$79 en línea (http://www.pcwla.com/buscar/07097503) y una tarjeta madre Asus A8V-XE valía US$50 (http://www.pcwla.com/buscar/07097504). Busque en línea las ofertas que combinan la tarjeta madre con la CPU; muchas veces son un negocio aun mejor. La memoria vieja de su PC puede volver a usarse si su nueva tarjeta madre emplea el mismo tipo y velocidad de memoria (DDR, DDR2, o la que sea).

Lista de comprobación

CPU y disipador de calor: Revise la lista de precios semanal de Sharky Extreme (http://www.sharkyextreme.com) para tener una idea de los precios de las CPU. Para conocer más sobre los disipadores de calor para las CPU, visite los foros en línea; el ventilador que venía con mi CPU Pentium D 820 sonaba como un avión 747 hasta que lo reemplacé con un ventilador Zalman de US$50 (http://www.pcwla.com/buscar/07097505).

Grasa térmica: El fabricante de su CPU probablemente aplicó grasa térmica en la base de su nuevo disipador de calor o incluyó un tubo de grasa para que usted mismo la aplicara. Si la CPU venía sin la grasa, compre un tubo en su tienda local de computadoras; este compuesto es esencial para hacer que las CPU actuales se mantengan funcionando a la temperatura adecuada.

Cuidado y paciencia: Los componentes de la PC son sumamente delicados. Trabaje lenta y deliberadamente, y nunca empuje, tuerza o tire de algo con mucha fuerza en el chasis de la computadora.

Paso por paso

Levante la cubierta: Desenchufe la PC, conéctese a tierra tocando un objeto de metal (que no sea el chasis de su PC) o póngase una pulsera entiestática y entonces quite la cubierta.

Extraiga sus viejos CPU, disipador de calor y ventilador de enfriamiento : lea todas las instrucciones para instalar y quitar la CPU que venían con ésta. La mayoría de los disipadores de calor se puede quitar levantando una palanca (receptáculo 939, 940) o dando media vuelta a cuatro postes (receptáculo Intel LGA775). Para quitar una CPU, levante la pequeña palanca situada al costado del receptáculo de la CPU para aflojar el mecanismo que la sujeta y entonces tire suavemente de la CPU.

Inserte la CPU, el disipador de calor y el ventilador nuevos: Toque la CPU nueva por los bordes solamente. Alinee el chip con el receptáculo que forma parte de la tarjeta madre, insértelo y baje la palanca que lo sujeta. Asegure el ventilador y el disipador de calor nuevos. Cuando vuelva a encender la PC, es posible que tenga que ir al programa de configuración [setup] del BIOS de su PC (busque la opción en la pantalla antes de que Windows se ponga en marcha) y seleccione una nueva frecuencia del reloj (una vez más, acuérdese de leer las instrucciones de la CPU antes de emprender esta tarea).

-Kirk Steers

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *