1

Wi-Fi Draft 2 asegura la compatibilidad

La interoperabilidad ya no es un problema, pero el precio y el desempeño todavía varían.

Más de un año después de que salieran los primeros productos basados en un borrador inicial de la norma superrápida de Wi-Fi, la 802.11n, un segundo borrador –respaldado por la certificación de la Wi-Fi Alliance– parece haber resuelto los problemas de interoperabilidad y de estabilidad que vimos en la primera ronda (vea find.pcworld.com/58227). Pero nuestras pruebas informales de los primeros productos certificados también sugieren que el precio y el desempeño varían mucho como resultado de problemas que no tienen nada que ver con la norma.

Probamos el Belkin N (F5D8233-4) de US$90, el Buffalo AirStation Nfiniti (WZR2-G300N) de US$99, el D-Link Xtreme N Gigabit (DIR-655) de US$180 y el Netgear RangeMax Next (WNR834BV2) de US$130, primero con sus propias PC Cards y luego con PC Cards hechas por cada uno de los otros tres fabricantes. Las herramientas de conexión mostraron que en nuestras pruebas a una distancia media de 6 metros (20 pies), todos se conectaron a velocidades teóricas draft-n para un solo canal de hasta 130 megabits por segundo (mbps). El Buffalo y el D-Link fueron los más rápidos (vea la tabla de abajo) y el precio por debajo de US$100 del producto de Buffalo lo convierte en una buena compra.

Pero el rendimiento real para las distintas combinaciones de enrutador y PC Card varió mucho, desde 6 mbps a 35 mbps. ¿Por qué? La culpa es, en parte, de los diferentes conjuntos de chips; además, los enrutadores y las PC Cards tenían dos o tres antenas de transmisión y recepción. Por lo general, mientras más antenas tenían, más alta era la velocidad de conexión (y el precio) de los equipos.

VERIFIQUE LOS NÚMEROS DE MODELO

Algunos vendedores ofrecen varios productos para draft-n con diferencias en las opciones y en el número de antenas, como el ethernet de gigabits de D-Link (que suele agregar US$50 al precio). Las diferencias no siempre son obvias por los nombres de los productos, así que los compradores deben prestar atención a los números de los modelos.

La certificación Wi-Fi Draft 2.0 también asegura la compatibilidad con 802.11b/g y, cuando se especifica, con equipos 802.11a y con las especificaciones WPA2 (Wi-Fi Protected Access) y WMM (Wi-Fi Multimedia) de la Alliance para la seguridad y la transfrencia continua de multimedios, respectivamente. Como 802.11n está optimizado para el fuerte cifrado AES de la norma WPA2, AES mejora el desempeño comparado con la seguridad más antigua (y más débil) basada en software que ofrecía la WEP y la WPA.

Las redes Wi-Fi cercanas que usan la banda de 2,4 GHz (todas las redes 802.11b/g califican, al igual que las redes 802.11n de 2,4 GHz) pueden demorar el funcionamiento. La política de “buen vecino” de la norma Draft 2 (pero no la certificación de la Wi-Fi Alliance) requiere la reducción a canales de 20 GHz de una sola banda (el modo de 40 GHz de banda dual permite las velocidades más rápidas) cuando se detecta una red de 2,4 GHz que puede estar llegando a su límite. Esto sucedió con tanta frecuencia que decidimos probar en modo de un solo canal.

La conclusión para los compradores es que no se deben preocupar por la interoperabilidad, pero deben saber que el desempeño variará mucho según los equipos y según factores como las redes cercanas, que están fuera de su control. Independientemente de lo que compre, la cobertura y la velocidad serán mejores que con sus equipos 802.11a/b/g más antiguos, pero fíjese en algo más que el logotipo de la Wi-Fi Alliance para escoger las características que usted necesita.

–Becky Waring

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *