1

Jurado ordena a una mujer a pagar US$222,000 por compartir música de manera ilegal

Una mujer de Minneapolis ha sido hallada culpable por descargar y compartir música, de manera ilegal, en una red punto a punto.

Un jurado federal en Duluth, Minnesota, el jueves 3 de Octubre ordeno a una mujer de Minneápolis a pagar US$222.000 a seis compañías por descargar y compartir de manera ilegal en una red punto a punto música protegida por los derechos de autor

El jurado de 12 personas dijo que Jammie Thomas debe pagar US$9.250por cada una de las 24 canciones en las que se centro el caso. En su demanda, las seis compañías insistían en que ella ha compartido de manera ilegal un total de 1.702 canciones usando la red deKazaa, pero decidieron enfocar el caso sobre una lista representativa de 24 canciones.

El veredicto fue visto con desilusión por muchos en la blogósfera que habían seguido el caso de cerca desde hace tiempo.

Ray Beckerman, un abogado de Nueva York, al escribir en el blog llamado “La industria de la música versus el pueblo” llama al veredicto “una de las cosas más irracionales que he visto en mi vida profesional”

“¿Un veredicto de US$222.000 por infringir 24 canciones que valen US$23.76?” pregunta el. “Es un exabrupto y espero que despierte la conciencia del mundo de que necesitamos empezar a ayudar en su defensa a los que enfrentan estos cargos”

Al comentar en Gizmodo.com un lector que se identifica cómo DirtyBacon dijo encontrarse afectado por el veredicto, pero no sorprendido.”Me imagino que mis dos reproductores de mp3, que tienen miles de canciones que yo compre en CDs, son contrabando ilegal” dijo el. “Mis opciones de mudarme a un país asiático para trabajar me resultan mas atractivas. Oficialmente he perdido mi fe”

Las seis compañías que demandaron a Thomas fueron Capitol Records Inc., Sony BMG, Arista Records LLC, Interscope Records Inc., UMG Recordings Inc. y Warner Bros. Records Inc.

En su escrito de 12 páginas consignado en La corte del distrito en Duluth, las seis compañías de grabaciones reclamaron que en Febrero 21 del 2005 trabajando para preparar un juicio, cuando detectaron un individuo –posteriormente identificado como Thomas—distribuyendo 1.702 archivos de audio desde Kazaa, en una carpeta compartida en su computadora.

El reclamo alega que Thomas estaba distribuyendo estos archivos gratuitamente sobre la Internet potencialmente a los millones de usuarios de Kazaa. Las compañías además reclaman que Thomas sabía que dicha conducta estaba fuera de la ley y sabiéndolo continúo violando los derechos de autor. Ellos también dijeron que Thomas intencionalmente intento ocultar su infracción al “preparar un disco duro limpio par las investigaciones en su juicio”

“Cuando se infringen os derechos de autor se trata de una ofensa con pena estricta, y las investigaciones no necesitan demostrar que el demandado quería infringir, o que estaba consciente de la infracción, para comprobar que se trata de una infracción en los derechos de autor” expresaron las compañías en su escrito.

En su defensa, Thomas que es una madre soltera, dijo que ella no había descargado nada de la red de Kazaa o cualquier otra red para compartir archivos. Ella cuestiono el hecho de que las compañías que la estuvieran demandando fueran los verdaderos dueños de los derechos de autor de la música referida.

En su comunicado formal a la corte antes del juicio, Thomas dijo que aunque las investigaciones probaran que la dirección IP en cuestión le perteneciera no podrían probar que ella hubiera descargado material con protección intelectual. Ella alega que deben existir “teorías alternativas” aun sin mencionar.

El veredicto del jurado después de dos días de testimonios es probable que se convierta en una especie de inyección en el brazo para la Asociación Americana de Industrias de la Grabación (RIAA por sus siglas en inglés) que ha iniciado miles de juicios contra individuos cómo Thomas en los últimos años en una apuesta por disminuir lo que ellos llaman una creciente industria de piratería musical.

A principios de este año, lanzaron una campaña bajo la cual los individuos que han sido identificados como personas que han pirateado música pueden llegar a un acuerdo para resolver las demandas contra ellos a un monto reducido. En los últimos meses han enviado miles de cartas ofreciéndole a estos individuos finalizar el juicio con esta opción, lo cual pueden hacer en línea, si así lo desean.

El pasado mes, la RIAA envió 403 de estas cartas a 22 universidades en USA con instrucciones de reenviar estas cartas a los dueños de las direcciones IP comprometidas con la descarga ilegal de música. La lista de universidades incluía Universidad de Carnegie Mellon, Universidad de Cornell, MIT, Universidad de Purdue y la Universidad Estatal de Arizona.

Jaikumar Vijayan, Computerworld

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *