1

El doloroso costo de presumir por ser primero

Como resultado del rápido –e importante– recorte de precio que Apple realizó en el iPhone, los compradores que se apresuran en adquirir productos tendrán que conformarse con períodos más breves de felicidad.

Cuando Apple anunció una rebaja enorme en el iPhone sólo dos meses después de su introducción, la compañía no sólo disgustó a sus leales partidarios. Es muy posible que esa decisión también haya señalado un cambio decisivo en el aspecto económico de la compra adelantada. Ser de los primeros en adoptar el último juguete de tecnología se está convirtiendo en una experiencia efímera que podría o no mantener su atractivo en el futuro.

Pregúntele a Eunice Woo, que esperó 3 horas en cola en una tienda de AT&T en Daly City, California, para ser la primera en su grupo de amigos en tener un iPhone. Woo todavía se enfurece al recordar cuando Steve Jobs anunció que el modelo de 4GB que ella compró por US$499 quedaba como animal atropellado en el camino al progreso. Apple ahora sólo ofrece el teléfono de 8GB por US$399, una rebaja de US$200 en su precio de lanzamiento.

“Realmente estaba enojada con Apple y todavía lo estoy; podría haber comprado un teléfono de 8GB por sólo US$400”, dice Woo. “Cuando alguien te dice que lo que le acabas de comprar realmente no valía el precio que pagaste y ni siquiera lo van a ofrecer más, te sientes engañada”.

Una rebaja inusitadamente prematura

Muchas de las personas que se adelantan a comprar un producto comprenden que para ser primeros hay que pagar un precio más alto, pero a cambio esperan que esto les dará el derecho a presumir durante más de dos meses. Aunque Woo acepta con agrado el crédito de US$100 que Apple ofrece para comprar en cualquier tienda o almacén en línea de esa compañía, ella hubiera preferido una oferta de intercambio que le permitiera obtener el modelo de 8GB sin perder mucho en la unidad de 4GB.

Roger Kay, presidente de estudios de mercado en la firma Endpoint Technologies, está de acuerdo con que la rebaja de precio del iPhone fue extraordinariamente prematura y grande. “Normalmente, los primeros compradores deben pasar unos seis meses con un dispositivo antes de que el fabricante baje el precio”, indica.

Kay cree que Apple necesitaba incrementar las ventas del iPhone para recuperar algo más de su inversión en la tecnología de pantalla táctil que ahora también está disponible en la iPod Touch.

“La estrategia era correcta; pero no la táctica”, dice Kay de las rebajas. “Es una cuestión de tiempo. Apple podría haber esperado un poco para sacar la próxima ronda de productos”.

Chris Crotty, un analista de mercado de electrónica del consumidor en iSuppli, dice que los consumidores inteligentes deben esperar que lo que Apple hizo con el iPhone –aunque con recortes de precio menos severos– se convierta en la norma.

“El tiempo necesario para desarrollar productos se está reduciendo y eso va a presionar a las compañías a pensar de una manera diferente cómo manejan los precios”, explica él. Pero esta tendencia puede ser una buena noticia para los consumidores.

“Por ejemplo, durante los últimos años la competencia de precios y productos era tan intensa en el mercado de las cámaras digitales que algunas compañías perdieron dinero por primera vez. Los consumidores salieron beneficiados por la [creciente] calidad de las cámaras digitales y por la aparición de la réflex digital”, dice Crotty.

Los teléfonos parecen especialmente propensos a grandes recortes de precio. El teléfono móvil Razr V3 de Motorola debutó a finales de 2004 con un precio de US$500, pero a los pocos meses Motorola comenzó a rebajar el precio debido a presiones competitivas. Una nueva versión del Razr salió en agosto, y AT&T vende la versión antigua por US$50 después de reembolsos y con un contrato de dos años.

“Esta tendencia va a continuar, la mayoría de los consumidores no se da cuenta de que casi todas estas rebajas son el resultado de los rápidos avances que se han logrado en los semiconductores”, explica Crotty. A medida que los semiconductores se hacen más potentes y se normaliza su uso –por ejemplo, más de 20 reproductores de MP3 que hay en el mercado emplean actualmente el mismo chip básico– es más fácil para los fabricantes de electrónica agregar características deseables.

Cómo ganar sin ser el primero

No obstante, a medida que los ciclos de los productos se reducen, también se encoge el espacio de tiempo disponible para estar entre los primeros con una tecnología nueva.

Ivan Tam, de Milpitas, California, un gerente de cuentas que trabaja para un revendedor de computadoras, es un veterano comprador que ahora estudia minuciosamente sus compras potenciales, pues ya le han engañado demasiadas veces.

Por ejemplo: Ha comprado ya tres DVR. Compró uno de los primeros dispositivos de ReplayTV; cuando ReplayTV dejó de fabricar hardware, compró un TiVo. Ahora usa un DVR de su proveedor de TV por satélite. La lección aquí es que el que compra primero frecuentemente termina comprando una y otra vez.

Tam todavía compra nuevos artefactos –compró un Wii a los pocos días de su debut– pero dice que “le gusta adelantarse en lo que respecta a la investigación, pero no en la compra misma. Por lo general, espero a que la tecnología madure un poco”.

Tam está esperando antes de comprar un iPhone hasta que aparezca un modelo que funcione en las redes celulares de 3G (las unidades actuales de AT&T sólo funcionan con EDGE, que transfiere datos a velocidades semejantes a las de la línea telefónica comparada con el servicio HSDPA/UMTS de AT&T que trabaja a velocidades de DSL).

Los analistas dicen que pudieran anunciarse otros modelos de iPhone para la temporada festiva o para el Macworld del próximo enero. Pero aquellos con los que hablamos creen que esta vez Apple tratará de evitar la ira de su leal base de usuarios. Una manera de mantener felices a los primeros compradores, como indica Kay de Endpoint, es dándoles más tiempo para disfrutar su compra.

Pero por muy breves que lleguen a ser los ciclos de los productos, siempre habrá personas que pagarán más con tal de ser los primeros.

“Todo el mundo quiere usar los productos más modernos y atractivos. Es simplemente la naturaleza humana”, concluye Crotty de iSuppli.

Los precios elevados no son la única desventaja que tiene ser de los primeros. En find.pcworld.com/58901 un redactor se queja de que adelantarse a comprar lo hace sentir a veces como que paga por probar un producto en fase beta.

-Josh Krist

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *