1

Nuevas maneras de resolver los puntos muertos de su teléfono móvil

¿Está listo para cancelar su línea terrestre, pero se lo impide la pobre recepción en interiores de su teléfono móvil? Pues bien, están surgiendo dos nuevas tecnologías –opciones que le permiten hacer llamadas por su red Wi-Fi usando su teléfono móvil y minúsculas torres celulares llamadas “femtocells”– que llenarían los espacios vacíos en su cobertura celular.

Ambos servicios hacen uso de su conexión de banda ancha para encaminar las llamadas telefónicas celulares por la Internet usando VoIP, pero le permiten hacer y recibir llamadas directamente desde su teléfono móvil, usando su número celular regular. Usted puede comenzar una llamada dentro de la casa usando la banda ancha y continuarla afuera por el celular, y viceversa. Según los que los han adoptado ya, ambos sistemas son transparentes en su uso y funcionan bien.

Su propia torre celular

El sistema Airave de Sprint pone una torre celular en miniatura, llamada una femtocell, dentro de su casa. El servicio está siendo probado en Denver, Indianápolis y Nashville, y se ampliará al resto del país en el año 2008. El Airave se conecta directamente a su enrutador de banda ancha. Cuando está al alcance del Airave, cualquier teléfono de Sprint se conectará automáticamente a él y las llamadas entonces serán enviadas por la Internet. Hasta tres teléfonos, de un grupo de hasta 50 teléfonos “registrados”, puede hacer o recibir llamadas a la vez en una sola femtocell. Las llamadas adicionales serán enviadas a la torre celular más cercana.

No pudimos probar el Airave, pero los primeros usuarios informan que la transición entre la torre y la femtocell trabaja bien y la calidad de las llamadas es excelente. Sprint cobra US$15 al mes por la línea para llamadas ilimitadas (US$30 por un plan familiar), más US$50 por el hardware de Airave.

El “hotspot” casero

El HotSpot@Home de T-Mobile, evaluado en este número junto al nuevo BlackBerry Curve 83204, salió en todo el país este verano y usa teléfonos híbridos que cambian desde una red celular a Wi-Fi cuando usted entra en el área de un hotspot. Pero Wi-Fi incorporado no es suficiente, así que los circuitos especiales deben manejar la transición entre Wi-Fi y las redes celulares. Sólo unos cuantos teléfonos trabajan con el servicio: el Nokia 6086, el Samsung t409 y el nuevo RIM BlackBerry Curve. Y aunque cualquier enrutador Wi-Fi trabajará con el servicio, T-Mobile vende modelos optimizados de D-Link y Linksys que prometen mejor calidad de voz y mayor duración de la batería de su teléfono (Wi-Fi consume mucha energía).

Probamos el servicio con el enrutador de Linksys y el teléfono de Nokia y trabajó en el acto, sin tener que hacer ninguna instalación más allá de crear una contraseña de Wi-Fi cifrada. El teléfono se conecta automáticamente cuando uno se mueve dentro del alcance del enrutador y usted solamente tiene que hacer y recibir llamadas como de costumbre. También trabaja con cualquier hotspot que no requiera una pantalla de conexión en el navegador, y el servicio ofrece acceso gratis en cualquier hotspot de T-Mobile. En nuestras pruebas, la calidad de la voz fue parecida a las de las llamadas realizadas mediante el servicio VoIP de Vonage.

Las tarifas de T-Mobile son parecidas a las de Sprint: un enrutador especial cuesta US$50 y las llamadas ilimitadas por Wi-Fi cuestan US$20 al mes por línea o US$30 por un plan familiar. Usted también puede permitir que las llamadas de Wi-Fi usen sus minutos celulares y no pagar un cargo mensual extra.

Refuerzos para la señal

Si prefiere no pagar un costo mensual por ampliar su cobertura celular, un refuerzo para la señal celular como los que venden Wi-Ex y Wilson Electronics podría ser una alternativa mejor. Por US$400 usted puede comprar un sistema de antena y amplificador de doble banda que funciona tanto con los proveedores de CDMA (por ejemplo, Sprint y Verizon) como con los de GSM (AT&T y T-Mobile). Los refuerzos celulares requieren colocar una antena en un lugar determinado (frecuentemente en exteriores) con buena recepción; el amplificador sólo puede reforzar la señal bajo techo al nivel que recibe la antena externa. Pero trabajan con cualquier teléfono normal e incluso puede dar impulso al acceso a datos por 3G.

Las tres tecnologías pueden librarle de su línea terrestre y ahorrarle dinero. Cuál será su mejor opción dependerá del proveedor de su servicio telefónico, de la cobertura y de los patrones de llamada. Espere ver más ofertas en 2008, con nuevos equipos –como enrutadores integrados femtocell/Wi-Fi– de Netgear y otros fabricantes de productos de redes. También espere una variedad de estrategias de precios, como una cuota mensual para llamadas ilimitadas dentro de una “zona local” alrededor de su casa o su oficina, o por arrendamientos del equipo. Aunque las opciones podrían ser más complejas, el resultado debe simplificar su vida.

Si utilizar el teléfono móvil en su casa es una frustración, una de estas tres crecientes tecnologías podría solucionar el problema.

-Becky Waring

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *