1

Un solo botón para su hogar

No era la primera vez que mi esposa me amenazaba con el divorcio, pero esta vez parecía que hablaba en serio.

“Si te hubieras gastado US$5.000 en esta cosa, ibas a necesitar un buen abogado”, me advirtió ella, con una mirada que decía ‘No trates de engatusarme que de ésta no te escapas’.

“Esta cosa” era un sistema de automatización para el hogar Control4 que se suponía simplificara nuestras vidas. Después de que conectamos el HC-300 Home Controller a nuestros equipos de audio y vídeo y a un punto de acceso inalámbrico, pudimos atenuar las luces, encender el proyector y cargar un DVD con sólo oprimir un botón en el control remoto. Los otros botones nos permiten ver televisión, escuchar música digital por toda la casa, controlar el termostato, ver una cámara de seguridad y cortar la corriente a la computadora de mi hijo cuando se niega a salir del juego Rune-Scape.

Los sistemas de automatización como éste fueron una vez artículos de lujo, pero recientemente tienen precios mucho más asequibles. Entre en un almacén de electrónica y los encontrará a la venta junto a los televisores de panel plano y los estéreos de sonido envolvente.

“Llamamos a este plan ‘que ningún televisor se quede atrás’”, dice Will West, presidente de Control4. “Todo el que compra un televisor digital es un cliente para estos sistemas”.

Obviamente, este señor no conoce a mi esposa.

Control y caos

Aunque nuestro sistema Control4 hizo lo que se suponía que debía hacer, las cosas simples –como encender la luz con la mano en vez de usar el control remoto– pueden confundirlo. Notamos un retraso perceptible entre el momento en que se oprime el botón y la respuesta enviada por la red Wi-Fi de Control4; además, algunas tareas requirieron seis o siete pasos, no uno. “¿Cómo rayos hago funcionar a este @#@$#! aparato?”, fue una frase que se repitió con frecuencia.

Tengo que reconocer que nuestro sistema de cine en casa fue diseñado por el doctor Frankenstein (el proyector, el receptor y los reproductores de medios fueron comprados en diferentes momentos y unidos por cables de A/V). El instalador de nuestro Control4 sustituyó el receptor y el reproductor de DVD por modelos más recientes y entonces comenzó a conectar los dispositivos y a escribir guiones. Ocho horas más tarde, había terminado. Una hora después, comencé a maldecirlo.

Una instalación de Control4 como la nuestra –el controlador para el hogar, un punto de acceso, dos paneles táctiles, dos zonas de audio, controles de iluminación, una base para la iPod, un termostato programable y una cámara de seguridad– costaría alrededor de US$5.000 al detalle, más otros US$1.000 por la instalación y la programación, dice el funcionario de tecnología de Control4, Eric Smith, quien instaló personalmente mi sistema sin cobrarme nada.

El mayor problema es que a menos que usted sea un experto en A/V, tendrá que llamar a un programador cada vez que necesite arreglar o agregar equipos.

Precios que dan miedo

No obstante, la automatización del hogar está casi lista para alcanzar la popularidad, dice Patrick Hurley, director de investigación en la firma de análisis de telecomunicaciones TeleChoice y coautor de Smart Homes for Dummies. Pero para que el comprador típico la adopte, los precios tienen que bajar más, el software tiene que ser más fácil de programar y los protocolos de comunicaciones rivales como Insteon, Zwave y Zygbee tienen que establecerse en el mercado.

Incluso entonces la mayoría de los consumidores adoptará la automatización del hogar para ahorrar energía, es decir, por la capacidad de apagar luces y bajar la calefacción automáticamente cuando no se necesitan, dice Hurley.

Personalmente, me gustó la manera en que el Control4 me permitió apagar todos los dispositivos de la sala de mi casa con un solo botón. Pero también extrañé la gracia y la simplicidad del control remoto de mi TiVo. Quizá algún día podré tener las dos cosas… sin que me cueste el divorcio.

-Por Dan Tynan

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *