1

Cosas que debe hacer antes de comprar un HDTV

Aunque usted tenga intenciones de comprar en línea, es conveniente evaluar en persona los receptores de alta definición. Aquí le mostramos cómo aprovechar al máximo su visita a la tienda.

¿Piensa comprar un HDTV de pantalla plana para las Fiestas o para ver la final del fútbol? Incluso si sus planes son comprar en línea, no estaría de más echar un vistazo a lo que se ofrece en las tiendas. Sólo comprobando el tipo de contenido que usted suele ver más a menudo –películas, eventos deportivos, programas de definición estándar, o videojuegos– podrá apreciar las diferencias sutiles en la calidad de la imagen.

A continuación ofrecemos algunas sugerencias que le ayudarán a prepararse para la compra, evaluar los receptores en la tienda e, igualmente importante, recibir la mercancía.

Antes de ir

Compruebe sus fuentes de vídeo: Si no tiene ya fuentes de vídeo de alta definición –una caja de cable digital o de satélite para alta definición, un DVR [grabadora de vídeo digital], o un reproductor de Blu-ray o HD-DVD– al menos investigue de antemano para determinar el número y los tipos de entradas y cables que va a necesitar. Si compra primero sus componentes de alta definición, un instalador podrá conectarlo todo a su nuevo televisor y solucionar cualquier problema.

Si el aparato que le gusta no tiene muchas entradas, no se desespere. Las cajas de conmutación con HDMI 1.3 que venden Gefen, Iogear, Oppo y otros cuestan entre US$100 y US$200. No se apresure, sin embargo, a comprar altavoces de sonido envolvente hasta que no instale su HDTV para poder evaluar correctamente la calidad del sonido y la colocación de los altavoces con el nuevo aparato.

Escoja un salón de ventas: Vaya primero a tiendas especializadas en la venta de sistemas de cine en casa que tengan los aparatos que le gustan. Estas tiendas tienen áreas tranquilas y con luces atenuadas para simular la sala de estar de una residencia, mientras que los grandes almacenes con sus luces brillantes dificultan la comparación.

Lleve películas de prueba: Éstas deberían estar tanto en DVD como en medios de alta definición (Blu-ray o HD DVD); alquílelas si es necesario. La película Casino Royale del año pasado tiene mucha acción y escenas nocturnas para comparar la fluidez del movimiento y la calidad del color negro.

En la tienda

Examine dos fuentes: Pida ver fuentes de definición estándar y de alta definición (incluso transmisiones de TV en vivo) en los aparatos que le gustan. Si es posible, vea la misma entrada simultáneamente en dos modelos que esté considerando a fin de hacer comparaciones directas. Asegúrese de que el vendedor use el mismo reproductor de DVD estándar en todas sus pruebas para eliminar las diferencias de calidad entre los reproductores, no los receptores de TV.

Ajuste la configuración: Pida al vendedor que ajuste cada televisor a una temperatura de color similar (el nivel óptimo es de 6.500 grados Kelvin), de brillantez y otros valores, o juegue con ellos usted mismo. Las pantallas que hay en las tiendas frecuentemente tienen la brillantez y el enfoque ajustados a su valor máximo. Use los valores predeterminados de las películas, los deportes y los juegos, si estuvieran disponibles, como puntos de inicio para esos tipos de contenido.

Verifique la calidad de la imagen: Observe desde varias distancias para buscar variaciones en:

• La calidad de la imagen a ángulos extremos (los LCD pueden verse con pérdida de color)

• La fluidez del movimiento en los videojuegos y en las escenas de acción (los LCD con tiempos de respuesta cortos e índices de regeneración de 120 Hz deben competir en fluidez con los plasmas, que suelen ser mejores)

• La brillantez y el contraste (los LCD generalmente son mejores)

• Exactitud y saturación del color

• El color negro oscuro en las escenas nocturnas (generalmente es mejor en los plasmas)

• El detalle y la nitidez (mejor en los LCD)

• La calidad del vídeo redimensionado. ¿Muestra bien el televisor las imágenes de definición estándar? ¿Ajusta adecuadamente el aparato las fuentes de proporción 4:3 para adaptarlas a la pantalla de 16:9 que tiene la mayoría de los televisores de alta definición?

• La uniformidad de la imagen de borde a borde. ¿Tiene variaciones en la brillantez, especialmente en los bordes?

• La reflectividad de la pantalla (el revestimiento de vidrio de los plasmas y las salas iluminadas no hacen buena combinación)

Considere otras características: Cerciórese de que ha elegido el tamaño de pantalla que le conviene (le recomendamos una medida diagonal que sea unos 2/3 de la distancia típica de visualización). ¿Es bueno el control remoto? ¿Hay entrada en el frente del televisor para videojuegos o cámaras? ¿Tiene ranura para tarjetas de medios? Si no tiene altavoces separados, compruebe la calidad del audio.

Trate de conseguir el mejor precio: Pida a los vendedores de la tienda que igualen los precios que se anuncian en línea. Siempre es preferible la entrega local, pues los televisores grandes pueden dañarse fácilmente durante el traslado y conseguir una unidad de reemplazo en la mayoría de las tiendas de descuentos es un problema. Pregunte si pueden darle algunas ventajas adicionales en su compra, como cables gratuitos, piezas de montaje o instalación profesional.

Observe también la política de devolución (por ejemplo, si debe pagar una cuota por reponer la mercancía). No caiga en la trampa de las garantías extendidas (y recuerde que algunas tarjetas de crédito duplican el ya generoso período de garantía del fabricante).

Recepción de la mercancía

Considere un servicio de instalación: Vale la pena cuando se trata de pantallas grandes. El personal de entrega no solamente llevará el pesado aparato a su casa, sino que se ocupará de deshacerse del empaque, de conectarlo todo adecuadamente, calibrar la imagen y llevarse una pantalla que no funcione (si usted mismo se va a encargar de la calibración, pruebe el disco Digital Video Essentials de Joe Kane, disponible en DVD o HD DVD, en www.videoessentials.com).

Abra la caja inmediatamente: Antes de comprar, averigüe cuál es la política de entrega y devolución. ¿Le dará el personal de entrega suficiente tiempo para inspeccionar el aparato y rehusar la entrega si está visiblemente dañado o no funciona? Rehusar la entrega es más barato y más fácil que lidiar con los costos de devolución y reposición de la mercancía. Algunos minoristas le fuerzan a reparar el aparato bajo garantía en vez de aceptar la devolución de una pantalla grande.

Compre en línea los cables que necesita antes de que llegue el aparato. No le conviene tener que salir corriendo a última hora a comprar un cable costoso para poder disfrutar de su nuevo juguete.

¿LCD o plasma? ¿Necesito ranuras CableCard o HDMI 1.3? Si necesita ayuda para seleccionar un aparato o para descifrar las especificaciones, lea nuestra reciente evaluación de televisores de alta definición de 40 y 42 pulgadas en find.pcworld.com/59183.

-Por Becky Waring

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *