1

Reviva los artefactos muertos

 

Mi iPod Mini había fallecido. Se había ahorcado con su cordón y ahora formaba parte de un coro celestial.

Bueno, la pantalla todavía funcionaba. Pero la batería no mantenía la carga. Y cuando conectaba los auriculares, producía un chirrido parecido a un solo de guitarra de Ted Nugent.

Una vez más tenía la duda de si valía la pena arreglarlo. En esta ocasión, en vez de afear el paisaje con otro dispositivo muerto, opté por el camino de la resurrección.

¿Reanimación cardiopulmonar?

Primero probé con FixYa.com, una comunidad de asistencia en línea. Podría haber publicado mi problema gratuitamente, pero decidí pagar US$10 para obtener una respuesta instantánea de la “élite de expertos” del sitio. En cuestión de minutos, recibí instrucciones por correo electrónico para abrir la cubierta y soldar las conexiones sueltas que pudiera encontrar.

El consejo probablemente era bueno, pero me pareció demasiado técnico para mí, así que cambié al Plan B. Embarqué el Mini a Rapid Repair (www.rapidrepair.com) junto con un cheque por US$10 para cubrir el flete de regreso. La compañía me prometió una cotización dentro de 48 horas de recibir mi artefacto. Dos días más tarde, un técnico llamado Mike me dio la mala noticia. La batería del Mini se había hinchado y destruido los conectores en la tarjeta principal; la unidad de disco duro de 4GB también tenía 25 sectores malos. El costo total de la reparación ascendía a US$140.

Eso es un poco más de lo que me valía mi iPod. Según Buymytronics.com, que compra dispositivos rotos y recicla o vende las piezas, un Mini en este lamentable estado me produciría exactamente US$8,04 (un modelo nuevo de paquete sólo cuesta US$36,40). Por otra parte, me podría comprar un nuevo iPod Nano, con la capacidad para reproducir vídeos además de canciones, por US$150. La decisión me pareció muy fácil.

[<img border=”0″ src=”/pcwla2.nsf/0/C62E1E6D5D058008852573DD007294BF/$File/pag15enfrentabafeb08.gif”>]

Le pregunté a Mike si no tenía más sentido desechar el Mini y comprar un Nano. Él respondió que sí, a regañadientes, mientras veía cómo se le iban US$140 de las manos. Entonces se ofreció a reciclar mi Mini por mí y reembolsar mis US$10, una oferta que acepté.

Sorprendentemente, el arreglo merece la pena en sólo un 5 por ciento de los artefactos que la compañía recibe, dice Aaron Vronko, cofundador de Rapid Repair, que maneja 500 iPods rotos a la semana, además de Microsoft Zunes y consolas de juego. Casi todos los problemas son relativamente fáciles y baratos, como un reemplazo de pantalla o de baterías dañadas. La regla práctica de Vronko es que si la reparación cuesta menos del 60 por ciento del costo de un equipo nuevo, tiene más sentido el arreglo.

“Usted le sacará otro año de funcionamiento y para entonces habrá dispositivos nuevos que ofrezcan más almacenamiento y más funciones por menos dinero de lo que habría pagado hoy”, dice Vronko.

Costos fijos

La tecnología está tan arraigada en nuestros hogares que técnicos de reparación como los de Rapid Repair pronto pudieran formar parte regular de nuestras vidas, dice Stephen Baker, vicepresidente de análisis de la industria para el NPD Group.

En estos momentos, la reparación y la asistencia para la mayoría de los artefactos sale cara, dice Baker. Pero como cada vez son más los aparatos que se conectan a la Internet, los técnicos podrán diagnosticar los problemas y corregirlos a distancia, lo que hará las reparaciones más baratas. Esta innovación inspirará a compañías mayores a entrar en el mercado multimillonario de reparación en el hogar que ahora sirven compañías como Geek Squad de Best Buy y Firedog de Circuit City para tratar de dominarlo.

“En los próximos años, probablemente veremos un fabricante de PC, un fabricante de electrónica, una compañía de cable, o una compañía de teléfono importantes combinarlo todo y, por ejemplo, ‘por X dólares al año, nos ocuparemos de que todo funcione’”, pronostica Baker. “Del mismo modo que usted paga por que le arreglen su fregadero si tiene un salidero, tendrá que pagarle a alguien para que le ayude a reparar sus equipos electrónicos”.

-Por Dan Tynan

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *