1

Más opciones con los teléfonos móviles del futuro

Si no le gusta como funciona el programa de correo electrónico de su PC, puede reemplazarlo con otro que le guste más.

Y cuando necesite agregar una nueva capacidad a Firefox, simplemente puede instalar una extensión. Esta flexibilidad, empero, no es aplicable a la mayoría de los teléfonos móviles, ya que los proveedores del servicio celular restringen el uso de un dispositivo que está junto a su cara –o apretado contra ella– a veces durante varias horas al día.

Todo esto está a punto de cambiar. En el próximo año los teléfonos móviles comenzarán a abrirse, y así permitirán a los usuarios personalizar las interfaces, ejecutar programas y, lo más importante, obtener acceso al hardware subyacente para buscar direcciones, hacer llamadas por Wi-Fi y tomar fotos.

Y con el tiempo, según los expertos, usted verá dispositivos como cámaras, videocámaras y otros artefactos lograr acceso a las redes de datos celulares, si bien nunca se usarán para hacer llamadas telefónicas.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/2D25175CEC2A7DCC852573F70012328E/$File/pag6telefonomarzo08.gif">]

Google como líder del cambio

En la vanguardia de la apertura del teléfono móvil está Google, con toda la fuerza de su musculatura multimillonaria. El motivo ulterior de Google, cosa que no debe sorprender, parece ser poner más publicidad ante la vista de más usuarios. En un mundo celular cerrado, los proveedores del servicio telefónico inalámbrico pueden controlar lo que ven sus suscriptores. Pero si el sistema se abre, Google y otros pueden comenzar a competir por la atención de usted.

Hacia mediados de 2007, Google y otros gigantes de la Internet convencieron a la Comisión Federal de Comunicaciones de que requiriera a las compañías que ganaran una subasta nacional de licencias de células inalámbricas realizada en enero permitir a los consumidores el uso de cualquier dispositivo y aplicación legítima en las redes de esas compañías. Y a finales del año, junto con tres docenas de socios, Google reveló planes para construir una plataforma de teléfonos celulares de código abierto conocida como Android.

Al menos inicialmente, es probable que Android sea lo más comentado cuando surja el tema de la apertura de los teléfonos móviles. Como Android es de código abierto y como la Open Handset Alliance que lo respalda ha permitido el acceso al SO, cualquier dispositivo basado en Android pudiera ser notablemente distinto a otro.

Las aplicaciones más simples de Android, así como una interfaz estándar, serán elementos comunes entre ellos. Pero los desarrolladores de Android pueden producir formas singulares para navegar por menús y opciones, o darle a escoger a usted entre interfaces gráficas del usuario que son muy diferentes.

El enfoque va mucho más allá de “las pieles” que se utilizan frecuentemente para cubrir un pedazo de software con una capa delgada como interfaz. En vez de esto, la experiencia será como si uno pudiera iniciar Windows Vista y reemplazar la interfaz Aero con la del iPhone sin dejar de tener acceso a los mismos programas y datos.

Android también permitirá a los programadores de aplicaciones acceder a todo el hardware que se pueda instalar en un teléfono, incluso los chips de GPS, Bluetooth, Wi-Fi y radios celulares, cámaras y otras opciones menos comunes.

Abierto al mundo exterior

Otra ventaja de una plataforma de teléfono abierto es que permite una interacción más fácil con servicios remotos que almacenan o proveen información. Considere un teléfono con un chip de GPS, una cámara y una conexión persistente celular o de Wi-Fi con Internet. Flickr, por ejemplo, podría presentar un programa sencillo que marcaría las fotos con coordenadas geográficas almacenadas en los metadatos de la foto y automáticamente subiría las fotos al sitio según se toman. Ciertas cámaras tienen esa funcionalidad hoy, pero ningún teléfono móvil viene de fábrica con esta combinación.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/2D25175CEC2A7DCC852573F70012328E/$File/pag7androidmarzo08.gif">]

Ese tipo de aplicación, sin embargo, no vendrá primero. La ola inicial de nuevos programas probablemente unirá componentes básicos, como contactos, calendarios, notas, listas de tareas pendientes, alarmas, tonos y otros medios. El conjunto de desarrollo de software (SDK) de Android, por ejemplo, incluye formatos estándares accesibles para funciones básicas de contactos, calendarios y medios. Contraste esto con muchos de los teléfonos actuales, donde los datos residen en bases de datos separadas y frecuentemente incompatibles o en formatos exclusivos.

¿Odia los programas que venían con su modelo de Android? Entonces probablemente tendrá la posibilidad de instalar otros nuevos sin hacer cambios en los datos.

El SDK del iPhone puede permitir este tipo de acceso, dado que el iPhone utiliza una versión del sistema operativo OS X basado en Unix de Apple, que permite a los programadores trabajar con tipos similares de información del usuario, bases de datos y almacenamiento de archivos.

Como observa Charles Golvin, un analista de tecnología inalámbrica de Forrester Research, integrar tareas con los teléfonos de hoy es prácticamente imposible. “Usted está escuchando lo que dice su correo de voz, [y] le gustaría usar la aplicación de tomar notas de su teléfono para escribirse un recordatorio, todo en un flujo de trabajo normal como si estuviera sentado en su escritorio”, dice él. “Pero nadie ha hecho una implementación de ese flujo de trabajo que una persona promedio pueda entender y usar”.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *