1

Tecnología automotriz: los mismos equipos, nuevos servicios

No importa que usted maneje un automóvil deportivo nuevo con lo último en aparatos tecnológicos; a sus hijos (y nietos) les parecerá un Stanley Steamer.

En la exhibición de autos celebrada en noviembre en la ciudad de Los Angeles, ocho fabricantes de autos expusieron su visión de cómo lucirán los vehículos dentro de 50 años. Créame, estos modelos del 2057 no se parecen en nada a su viejo Chevrolet del 57.

Por ejemplo: El Nissan OneOne recogerá la ropa en la tintorería o dejará los niños en la escuela… sin necesidad de un conductor. La función ANT de GM-OnStar tendrá una computadora cuántica a bordo, utilizará las comunicaciones de automóvil a automóvil para evitar embotellamientos y se doblará como un origami cuando se estacione.

Aunque no se materialice ninguna de estas ideas visionarias, nuestros automóviles seguramente serán más inteligentes y estarán mejor conectados (ya van por ese camino). Pero los cambios más grandes en la tecnología del automóvil para el 2008 estarán bajo el capó, específicamente una mejor conectividad con la Web y acceso a más servicios de datos.

GPS y más

En vez de nuevos equipos para el automóvil, veremos más servicios en los equipos que ya tenemos, dice Eric Larsen, director de mercadeo para Mio Technology. Por ejemplo, el dispositivo Mio Digiwalker C720T GPS (US$599, mio-tech.com) ahora puede proporcionar información actualizada del tránsito en tiempo real ofrecida por Clear Channel. El sedán Ford Lincoln MKS del 2009 pronto ofrecerá Sirius Travel Link, que incluye información del tránsito, clima, precios del combustible y películas en el sistema de navegación incorporado del automóvil.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/16A7E073E2BFAFC7852573F70013EEBB/$File/pag14carritomarzo08.gif">]

Todos los dispositivos GPS que he probado han tenido el mismo defecto: sus bases de datos de los bancos, restaurantes y gasolineras locales no están al día.

Express GPS de Dash Navigation lo soluciona manteniendo una conexión permanente de Internet por una red celular o puntos de acceso Wi-Fi. Dígale al Express que encuentre la pizzería más cercana y éste realizará una búsqueda en Yahoo Local, para mostrarle la información más fresca posible. También puede buscar información del tiempo, noticias, películas y fuentes de contenido RSS personalizadas directamente en la Internet.

Lo mejor es que el Express convierte su automóvil en un sensor para recopilar datos del tránsito en tiempo real. Así que si usted encuentra el tráfico un poco lento en la I-40, por ejemplo, el Express transmite su súbita pérdida de velocidad a los servidores de Dash, que avisan a otros conductores de Dash que se preparen para la demora o que seleccionen rutas alternas. Si no hay otros usuarios de Dash en su tramo de la carretera, el dispositivo emplea los modelos históricos del tránsito para pronosticar demoras, dice Gina Bender, directora de comunicaciones de Dash (dash.net). El Dash Express debe estar disponible por US$600 más un plan de servicio mensual cuando este número se ponga a la venta.

Negocios sobre ruedas

Esto es sólo el comienzo. En los próximos años, los servicios GPS habrán evolucionado de dispositivos que simplemente proporcionan datos de ubicación a otros que son capaces de hacer recomendaciones personalizadas para eventos que ocurren en su ciudad, dice Larsen de Mio. En vez de encontrar solamente la pizzería más cercana, le avisarán cuando su banda favorita esté tocando en un local cercano y le darán la oportunidad de comprar boletos durante el trayecto.

Por supuesto, nada de esto es gratis. La información del tránsito en tiempo real y las noticias cuestan de US$5 a US$15 al mes ahora, precio que depende del proveedor del servicio y de su plan. Los servicios de conserjería probablemente costarán más. IDC estima que los servicios que se valen de la ubicación del usuario generarán más de US$3.000 millones en ingresos para el 2010 y la publicidad seguramente representará un pedazo considerable. Por ejemplo, usted podría recibir ofertas para un café gratuito cuando se acerque a un Starbucks, dice Larsen. La única pregunta es si estos servicios le guiarán a decisiones más sabias o simplemente le volverán loco.

-Por Dan Tynan

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *