1

Tercer estudio importante de música que elimina la DRM

Ya van tres y falta uno: Warner Music Group se ha unido a EMI y a Universal en su decisión de eliminar la DRM (administración de derechos digitales) de los archivos MP3 que vende a través de Amazon.com.

Por ahora, Sony BMG sigue aferrado a la DRM, aunque se espera que este año se una a los participantes de Amazon.

Los ejecutivos de la industria esperan que iniciativas como iTunes Plus y Amazon MP3 –que omiten el bloqueo de la DRM colocado en los archivos de audio por una generación anterior de servicios de música– animará a los consumidores a comprar más música. Warner cree que dar a los consumidores la seguridad de que la música que compran se pueda reproducir en cualquier dispositivo habrá de fomentar las ventas. También puede alentar a los compradores a fijarse en otras marcas de reproductores de música digital, lo que acabaría con el predominio de Apple en ese segmento del mercado.

Amazon inauguró su servicio de bajar música el pasado mes de septiembre y ahora ofrece 2,9 millones de canciones sin protección contra copias de Warner, EMI y Universal (junto con 33.000 discos de disqueras independientes).

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/61AB7CBB91CAE478852573F70013656F/$File/pag12drmmarzo08.gif">]

En comparación, Apple sólo ha persuadido a EMI y a un puñado de disqueras independientes a que le permitan ofrecer sus canciones sin DRM en el formato iTunes Plus que debutó en mayo del año pasado. El resto de las canciones disponibles a través de iTunes viene con diversas limitaciones digitales.

Tres formatos –MP3 y AAC, que son formatos abiertos, y WMA, un formato exclusivo de Microsoft– dominan el mercado de la música vendida en línea, lo cual confunde a algunos consumidores que no saben a ciencia cierta qué canciones se pueden reproducir en cuál dispositivo. Ahora, con los cerrojos quitados de la música de Warner, el formato MP3 es el más beneficiado, y la música que se baja desde Internet está un paso más cerca de librarse completamente de la DRM.

-Peter Sayer

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *