1

CartFly es apto para los minoristas pequeños en la Web

Cartfly es un servicio de la Web que le permite crear entradas virtuales a su tienda en línea en una amplia variedad de sitios.

La mayoría de los negocios de comercio electrónico comienzan por establecer un escaparate en un sitio de la Web y luego desarrollan una estrategia para llevar visitantes al sitio. Pero hay un nuevo servicio en línea llamado Cartfly que alienta a los negocios a crear entradas virtuales a su tienda en lugares donde los visitantes ya se congregan, y lo hacen agregando código a los blogs o bitácoras y a redes sociales populares como MySpace y Blogger. Así que si usted tiene un número grande de “amigos” en estos sitios, Cartfly (www.cartfly.com) puede ayudarle a utilizar el poder adquisitivo de ellos.

Además, instalar Cartfly no cuesta nada –la única inversión es un poco de su tiempo– y debe representar una alternativa interesante frente a eBay para los pequeños comerciantes de Internet.

Instalación simple

Establecer una tienda en Cartfly es bastante fácil, aunque podría serlo aun más. A la mitad de la inscripción, el servicio pide un logotipo de 400 píxeles para la tienda y no le permite continuar si usted no tiene uno. Un mejor proceso de inscripción le permitiría completarla y agregar un logotipo más tarde.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/58A2315C97F5853D85257432000FEDF5/$File/pag30compumayo08.gif">]

Una vez que usted tenga su tienda instalada, añadirá la mercancía manualmente, lo cual hace a Cartfly más apropiado para las tiendas que no vendan más de una docena de artículos diferentes. Pero usted puede asociar opciones con los artículos que vende (por ejemplo, opciones para camisetas en diferentes tamaños).

También puede cambiar hasta cierto punto el aspecto basado en plantillas de su tienda (por ejemplo, modificando los colores).

Pero lo que distingue a Cartfly de la mayoría de los servicios de carritos de compra de nivel básico es la facilidad con que usted puede poner una versión en miniatura de su escaparate en otros sitios populares con sólo copiar y pegar unas líneas de código. Cartfly dice que ha probado exitosamente el código en sitios de redes sociales y de creación de blogs como Blogger, Friendster, Hi5, MySpace, PerfSpot, Piczo, Tagworld, TypePad y Xanga.

Los costos de Cartfly

Cartfly proporciona una introducción al comercio electrónico relativamente fácil de usar. En vez de imponer una cuota inicial elevada por preparar el portal, el servicio cobra comisiones del 3 por ciento por cada venta hecha en un almacén que use Cartfly. Cartfly también recomienda que los comerciantes acepten el pago a través de PayPal, servicio que carga sus costos habituales. Los costos combinados de Cartfly y PayPal probablemente no parecerán excesivos para las tiendas pequeñas con ventas mensuales de aproximadamente US$1.000. Sin embargo, si sus ventas aumentan a más de US$20.000 mensuales, sería mejor usar un servicio de carrito de compras más tradicional y una cuenta comercial de tarjeta de crédito, ya que juntas requieren un porcentaje menor de cada venta.

Las posibilidades de Cartfly para emitir informes son limitadas: no hace seguimiento de su inventario, ni se integra con aplicaciones de contabilidad para empresas pequeñas como QuickBooks. Y aunque la seguridad que ofrece para las funciones administrativas de una tienda es eficaz, Cartfly abre un navegador de la Web que no es seguro cuando usted comprueba si hay pedidos en línea, lo que significa que cualquiera que utilice un “olfateador” de la Web podría leer la información desprotegida de ese pedido.

Cartfly ayudará más a los negocios que ya han acumulado un número considerable de conexiones en línea, es decir, amigos o fanáticos que están dispuestos a agregar el código del widget de la tienda a sus blogs, perfiles de MySpace, o sitios de la Web. Y como las comisiones por operación son un porcentaje de las ventas, usted no arriesga perder una inversión considerable en el software para el carrito de compras si sus ventas en línea no son tan buenas como sus proyecciones optimistas.

-Por Richard Morochove

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *