1

Prepárese para medidas enérgicas en la banda ancha

Los conductos de banda ancha de Estados Unidos están quedando inundados por consumidores armados con una enorme variedad de servicios que incluyen la descarga de películas, los videojuegos, las copias de seguridad en línea y la transferencia continua de audio y vídeo.

Esto podría costarles caro a esos consumidores.

Los defensores de los consumidores dicen que sólo es cuestión de tiempo antes de que los proveedores del servicio comiencen a castigar a los usuarios que realicen estas actividades que consumen tanto ancho de banda.

Craig Aaron, portavoz de SavetheInternet.com, se preocupa porque los usuarios de Internet pronto tendrán que pagar extra para usar lo que sus ISP consideran un exceso de ancho de banda o les estará prohibido usar algunas aplicaciones que utilizan mucho ancho de banda.

Las demandas de ancho de banda en Estados Unidos llevan algún tiempo duplicándose cada año, según Tom Donnelly, cofundador de Sandvine, una firma de administración de redes. A medida que aumenta la presión sobre los ISP y que ciertas aplicaciones como los programas para compartir archivos y enviar multimedios en transferencia continua se hacen más populares, dice Donnelly, los ISP tienen cada vez más incentivos para limitar a aquellos que hacen uso intenso del ancho de banda.

Los ISP más importantes se defienden de las críticas de que sus redes no pueden manejar la demanda creciente de ancho de banda. “Hemos ofrecido exitosamente servicios de banda ancha a nuestros clientes durante diez años y esto no va a cambiar”, dice Mitch Bowling del grupo de Internet de alta velocidad de Comcast. Otros ISP, entre ellos Charter Communications, Time Warner y Cox Communications, se hacen eco de este sentir. “Nuestra red es extremadamente robusta y los problemas [del ancho de banda] no lo son para nosotros”, dice Jim Mailla, portavoz de Optimum Online, una compañía de Charter.

Los proveedores del servicio no están muy dispuestos a admitir que existe un problema, dice Stan Schatt, vicepresidente de ABI Research, porque “a ningún inversionista le gusta oír la frase ‘próximos gastos de capital’”.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/D22B3EBD6F9B704A8525743200099889/$File/pag6semaforomayo08.gif">]

“Los ISP no quieren gastar dinero para mejorar sus redes, así que tienen que limitar la cantidad de ancho de banda que un cliente puede usar”, dice Mike McGuire, un analista que trabaja para la firma de investigación Gartner.

Aplicando los frenos

Algunos proveedores del servicio ya están poniendo coto a los usuarios que más utilizan el ancho de banda. Otros están experimentando con planes de pago (como los niveles de precio) que pasan el costo del uso del ancho de banda a los consumidores individuales.

Por ejemplo, Comcast ha venido experimentando con la manera en que el software para compartir archivos trabaja en su red, frenando la velocidad de transferencia de datos de aplicaciones como BitTorrent. Además, Comcast ha expulsado a los clientes que más intensamente utilizan la Internet y explica para ello que ciertos individuos usan tanto ancho de banda como algunos de los clientes comerciales del servicio.

El portavoz de Comcast, Charlie Douglas, explica que los clientes individuales que usan desproporcionadamente más ancho de banda que sus vecinos pueden frenar la Internet para todos los demás en la cuadra. Comcast ha causado un revuelo entre los usuarios por manipular la forma en que funcionan los programas de compartir archivos y por introducir límites en el ancho de banda de cuentas individuales sin identificar cuáles son los límites.

Pago por gigabyte

Time Warner Cable está experimentando con administrar el ancho de banda mediante la facturación a sus clientes no con un plan fijo mensual sino sobre la base de cuánto ancho de banda consume el cliente. La compañía de cable tiene planes de probar una versión de un sistema de facturación por consumo en Texas durante este año. “Tenemos más que suficiente ancho de banda, pero estamos mirando hacia el futuro”, dice Alex Dudley, portavoz de Time Warner Cable.

Bajo el nuevo plan de facturación del servicio, los clientes que excedan su asignación mensual de ancho de banda corren el riesgo de incurrir en una cuota por exceso. Un portavoz dice que el plan de facturación no está listo todavía, así que la compañía no tiene cifras disponibles con respecto a estas cuotas.

Cox Communications dice que ahora impone “límites de consumo mensual” a sus clientes y que se reserva el derecho de “suspender” a los usuarios que usen más de su ancho de banda asignado. La política de la compañía con respecto a esta situación aparece en su sitio de la Web.

Si los usuarios de Cox exceden constantemente sus límites de ancho de banda, Cox les enviará un correo electrónico o les llamará para pedirles que reduzcan el consumo o que mejoren el servicio a un nivel más alto, dice el portavoz de Cox, David Deliman. Cox no dijo si la compañía alguna vez había expulsado a clientes.

El CEO de AT&T, Randall Stephenson, ha dicho públicamente que ha considerado bloquear de la red de AT&T el contenido pirateado. Big Champagne, una firma de estudios de mercado que se concentra en los sitios para compartir archivos, estima que ese tráfico representa más de la mitad de todo el tráfico de Internet.

Medidas polémicas

Los problemas del ancho de banda cobrarán protagonismo en los próximos meses cuando el Congreso considere un nuevo proyecto de ley de neutralidad de Internet presentado por el representante demócrata por Massachusetts, Ed Markey (“la neutralidad de Internet” se refiere al principio de que todo el tráfico de Internet reciba el mismo tratamiento). Mientras tanto, la Comisión Federal de Comunicaciones ha aumentado su investigación sobre las quejas de que Comcast ha tomado medidas en secreto para demorar el proceso de compartir archivos por sus clientes.

El debate sobre la neutralidad de Internet –entre aquellos que creen en el acceso libre a la Internet y los ISP que administran el acceso a la Internet– se está recrudeciendo rápidamente. Los ISP dicen que es hora de que la FCC estudie su vieja política en la que prohíbe a los ISP “bloquear” aplicaciones específicas. La FCC permite la “administración razonable de una red”, una frase que los ISP interpretan de una manera y los defensores de la neutralidad de Internet de otra.

“Sin algún tipo de administración de la Internet por parte de los ISP, la Internet llegaría a ser inestable”, dice Jay Rolls, vicepresidente de tecnología para Cox Communications. Como casi todos los ISP que consultamos para esta historia, Cox reconoce que practica diversas formas de administración de tráfico de Internet (no el bloqueo) conocidas en la industria como “formación de tráfico” y “ priorización de tráfico”.

Por ejemplo, según Rolls, Cox da prioridad en su red a las aplicaciones como el protocolo de voz sobre Internet (VoIP), que requiere una conexión de Internet confiable y uniforme, subordinando aplicaciones como el correo electrónico que no la necesitan.

Los proponentes de la neutralidad de Internet coinciden en que esa administración de la red es necesaria. Pero administrar una red con demasiadas restricciones está peligrosamente cerca de violar los principios subyacentes de la neutralidad de Internet, dicen ellos.

Los defensores de la privacidad se preocupan porque, para poder identificar el tráfico de Internet, un ISP debe mirarlo para determinar si los datos son contenido examinable de la Web, una transferencia de archivos, o comunicaciones de VoIP. Esa “mirada” equivale a fisgonear, según ellos, porque no sólo hay que ver el tipo de contenido transmitido en general, sino también observar exactamente cuál es el contenido. Si un ISP planea identificar que los paquetes de datos pertenecen a un correo electrónico, a un archivo de música que se baje, o VoIP, dicen los defensores de la privacidad, qué les impide fisgonear el contenido, leer el correo electrónico, identificar la canción que se baja, o escuchar quién dice qué durante una llamada de VoIP. Es como si un cartero abriera todas las cartas y estudiara el contenido para ver si la comunicación es una propaganda postal, una factura, una carta de amor u otra cosa.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *