1

¿Va a instalar Windows XP SP3? Lea esto primero

Consejos para instalar con éxito el XP Service Pack 3, más algunas simulaciones de física extraordinarias.

Quite los dedos de ese ratón. Sé que está listo para bajar el XP SP3, pero deténgase un poco y lea mi guía rápida. Podría ahorrarle tiempo y hacer que su experiencia con el nuevo Service Pack resulte menos accidentada.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/548E95F5D0BEB4688525747700023ACF/$File/pag78xpjul08.gif">]

¡Un momento! ¿Dice usted que no está al tanto de la saga del XP SP3? Lea “Early Tests Say SP3 Speeds Windows XP” [“Las primeras pruebas indican que el SP3 hace que Windows XP funcione más rápido”] (www.pcwla.com/buscar/08077901) y "Windows XP SP3: First Impressions" [“Windows XP SP3: Primeras impresiones”] (www.pcwla.com/buscar/08077902).

Material de lectura

Comience con la guía de Microsoft "Steps to take before you install Windows XP Service Pack 3" [“Pasos a tomar antes de instalar el Windows XP Service Pack 3”] (www.pcwla.com/buscar/08077903), un conjunto práctico de instrucciones para asegurar una agradable experiencia. Trata de los problemas del “cambio rápido de usuario” (para asegurar que todos hayan cerrado sus sesiones), los derechos del administrador y los mensajes de error que usted pudiera encontrar.

Luego lea las notas “Release Notes” del Service Pack (www.pcwla.com/buscar/08077904). Entre otras cosas, descubrirá que si instaló Internet Explorer 7 (o IE 8 beta) antes de instalar SP3, no podrá quitar el IE sin antes desinstalar el SP3. Esto no es un inconveniente para la mayoría de los usuarios, pero pudiera serlo para usted. De ser así, desinstale IE7 o IE8 antes de instalar el Service Pack. Para más detalles, lea "XP SP3 Demands IE7, Microsoft Warns" [“XP SP3 exige IE7, advierte Microsoft”] (www.pcwla.com/buscar/08077905).

También pudiera visitar el Windows XP TechCenter de Microsoft.

¿Bajarlo o utilizar Windows Update?

Bajar todo el Service Pack, con sus 343MB, desde el Download Center de Microsoft demorará 30 minutos o más, lo que depende de la conexión de DSL o de módem de cable que usted tenga (¡pobre del que todavía use un módem de 33K!).

SP3 es excelente porque contiene todas las actualizaciones conocidas en el universo de XP. Y a menos que usted quiera grabar el SP3 en un CD (lo que puede hacer con un archivo ISO desde el Download Center de Microsoft), la mejor opción será hacer la actualización desde Windows Update.

Usted puede hacerlo con cualquier versión actual de IE y dirigiéndose a Windows Update. Sería hasta más fácil ir a Inicio, Ayuda y soporte técnico y seleccionar “Mantenga actualizado su equipo con Windows Update”. El instalador verificará lo que usted ya tiene en su PC, por lo que seguramente tendrá que bajar menos que si fuera el Service Pack en su totalidad, al menos en mi PC fue así.

Utilicé Windows Update y de principio a fin, es decir, bajándolo todo, haciendo copias de seguridad de los archivos y una instalación automática, demoró 40 minutos a la velocidad de mi módem de cable, que era 1,5 megabytes por segundo.

Windows XP SP3 ya está funcionando

Mi experiencia con la instalación del XP SP3 fue buena en su mayor parte. Reinicié el equipo y crucé los dedos durante la larga espera que a fin de cuentas no hizo mucho por mí. La primera pantalla que apareció me decía que a Microsoft no le gustaba mi configuración para las Actualizaciones automáticas. Microsoft prefiere que le permita hacer las actualizaciones automáticamente. Mala suerte, Bill, soy yo quien decidirá cuándo se instalan las actualizaciones.

Después que mi sistema se estabilizó, apareció la bandeja de Inicio rápido y la bandeja del sistema quedó totalmente poblada, comencé a probar las aplicaciones. KeyTweak, una herramienta para reasignar el teclado, fue el único programa que se negó a funcionar.

SP3 acelera mi PC

Cuando abrí y probé las aplicaciones, noté que todos los programas se cargaban con más velocidad. Mi grupo habitual de programas –Eudora, Explorer Plus, Maxthon, Ad Muncher, Kaspersky, WinPatrol y otros– aparecieron más pronto en la pantalla, listos para trabajar. Las aplicaciones de Office 2003 –Word, Excel y Outlook– fueron especialmente ágiles. Claro que pudiera tratarse de un problema de percepción (les juro que no he cambiado de medicina para la hipertensión), pero no lo creo.

-Por Steve Bass

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *