1

SmartyPig: Un sitio de ahorros con condiciones

SmartyPig automatiza los depósitos que se hacen en una cuenta de ahorros para financiar un objetivo, y podría incluir un descuento cuando usted compra.

No hay que ser un experto en finanzas para saber que la manera menos incómoda de pagar por un artículo costoso –por ejemplo, un automóvil nuevo o las vacaciones soñadas– es ahorrar pequeñas cantidades hasta lograr el objetivo, semana tras semana, mes tras mes, cheque tras cheque. Pero ¿cuántos de nosotros tenemos la disciplina necesaria para hacerlo?

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/84220523DB294918852574950016BC64/$File/pag71carritoago08.gif">]

SmartyPig no sólo promete ayudarle a ahorrar para lograr su objetivo, sino también facilitar las contribuciones de sus amigos y sus familiares (y, en muchos casos, el servicio hasta podría ayudarle a conseguir un descuento en su compra).

Pero el servicio tiene algunas restricciones notables

Básicamente, SmartyPig le brinda una cuenta de ahorros con un interés anual competitivo (el banco asociado al sitio es el West Bank de Des Moines y a principios de junio el interés anual era del 3,9 por ciento), y usted tiene que hacer transferencias mensuales regulares a ella desde una cuenta de banco existente (SmartyPig tiene intenciones de ofrecer pagos no automatizados a fin de que los usuarios puedan usar el servicio para regalos de boda y cosas por el estilo).

Cada cuenta debe tener como meta una cantidad de dólares que usted puede cambiar en cualquier momento. Si hace público ese objetivo, otras personas pueden contribuir a él visitando SmartyPig, pero a menos que los visitantes utilicen sus propias cuentas de ahorro de SmartyPig, el sitio les cobrará una cuota del 2,9 por ciento por cada donación con tarjetas de crédito (la primera restricción, yo preferiría enviar un cheque). Usted puede animar a que le hagan donaciones poniendo un widget de SmartyPig en su blog o en sitios comunitarios como Facebook.

Los adultos pueden establecer cuentas para menores en SmartyPig designando a los niños como copropietarios; éstos pueden ver entonces sus ahorros destinados, por ejemplo, a la soñada Wii o Xbox.

Otras restricciones: las cuentas de SmartyPig son gratuitas, pero cuando usted alcanza su meta (o necesita el dinero), SmartyPig prefiere ayudarle a comprar algo en vez de enviarle el efectivo.

Si alguno de los detallistas asociados con SmartyPig (entre los que se encuentran compañías como Amazon.com, Apple Tours, Best Buy, Gap, Home Depot y Lowe’s) tiene a la venta por un precio aceptable para usted el artículo para el cual estaba ahorrando, usted puede convertir sus ahorros en una tarjeta de regalo para comprar en ese minorista. También ahorrará un poco, ya que todos estos minoristas agregan un par de puntos de porcentaje –hasta el 5 por ciento– al valor nominal de la tarjeta de regalo. Pero las tarjetas de regalo frecuentemente tienen sus propios inconvenientes (por ejemplo, tienen fechas de caducidad). Esos detalles los tiene que investigar usted en el sitio del minorista.

Usted también puede convertir sus ahorros y el interés en una tarjeta de débito MasterCard de SmartyPig, que podrá usar para hacer compras o para sacar dinero de cajeros automáticos donde se acepten las tarjetas MasterCard. Sin embargo, la mayoría de los cajeros automáticos no permite extraer más de unos cientos de dólares en un día determinado y es posible que tenga que pagar una tarifa por uso del cajero automático (a menos que utilice un cajero automático perteneciente a la red Shazam, que tiene cajeros en 27 estados; busque dónde se encuentran en www.shazam.net).

Cheque por correo postal

Si prefiere el efectivo, SmartyPig le enviará un cheque, pero tendrá que esperar una semana o más para que le llegue por correo postal (SmartyPig dice que pronto ofrecerá transferencias electrónicas).

Usted puede hacer por su cuenta lo mismo que SmartyPig sin sacrificar la capacidad de retirar su efectivo cuando quiera. Pero si SmartyPig le ayuda a resistir la tentación de pagar por los artículos costosos con tarjetas de crédito, podría valer la pena.

-Por Yardena Arar

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *