1

Los ISP vuelven a la carga para limitar el ancho de banda

Los principales operadores de cable están tomando medidas enérgicas contra los usuarios que acaparan el ancho de banda reduciéndoles la velocidad o aumentándoles el precio; los proveedores de DSL pudieran hacer lo mismo.

Que se cuiden los acaparadores de ancho de banda: los operadores de cable tienen en su mirilla a los usuarios que transfieren grandes cantidades de archivos de medios (y otros).

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/3E7624CDBAEBCDD5852574B600824048/$File/pag70operadoressep08.gif">]

Comcast está probando una técnica que restringe el tráfico durante las horas pico hacia y desde los usuarios que más ancho de banda utilizan. Time Warner Cable está probando un sistema de facturación basado en el uso (o por niveles) en Beaumont, Texas; y BendBroadband de Bend, Oregon, ahora cobra a los clientes una penalidad por el uso si exceden la cuota mensual de transferencia de datos. Hasta los ISP que no usan el cable, como AT&T, el gigante del DSL, están considerando la facturación basada en el uso.

¿A qué vienen estas restricciones? “Las compañías de cable son las más afectadas por los usuarios que acaparan ancho de banda”, dice la analista de IDC, Amy Harris Lind. Y eso se debe a que todos los suscriptores de banda ancha por cable en un barrio comparten un solo conducto hacia su ISP; los usuarios de DSL, por el contrario, tiene un enlace dedicado para cada uno.

Comcast dice que menos del 1 por ciento de sus clientes de banda ancha se “excede” en el uso del ancho de banda; como ejemplos de uso excesivo incluye enviar 20.000 fotos de alta resolución, bajar 50.000 canciones, o ver 8.000 avances de películas al mes.

Bajando a baja velocidad

Inicialmente, Comcast está probando la deceleración del ancho de banda en Chamberburg, Pensilvania; Colorado Springs, Colorado; y Warrenton, Virginia. Al concentrarse en los usuarios que más utilizan el ancho de banda, Comcast ha evitado por el momento la controversia que desató a principios de año cuando recortó las velocidades de los usuarios de aplicaciones “compañero a compañero (P2P)” como BitTorrent. Los críticos acusaron a Comcast de violar el principio de neutralidad de Internet apoyado por la Comisión Federal de Comunicaciones, que prohíbe a los ISP frenar la transferencia de datos de aplicaciones específicas.

Hasta los defensores del consumidor han reaccionado favorablemente –aunque con cierto recelo– a las pruebas de Comcast. Ben Scott, director de política de Free Press, un grupo de vigilancia de los medios de prensa, se ha referido a la deceleración del ancho de banda como “legal y apropiada”.

El funcionario técnico principal de BitTorrent, Eric Klinker, también se siente optimista: “Ciertamente es un cambio positivo en relación a como pensaban antes, porque es un enfoque más neutral y permite a los usuarios decidir qué es importante para ellos, en vez de que la red tome las decisiones”.

Pague por bit

En su prueba de Beaumont, Time Warner Cable ofrece a los suscriptores cuatro niveles de servicio según la velocidad de transferencia y los límites de uso, que oscilan entre 5GB y 40GB. Por US$30 al mes, por ejemplo, Time Warner promete a los usuarios una velocidad de 768 kbps desde el servidor con un límite mensual de 5GB; por US$55 la velocidad desde el servidor aumenta a 1,5 mbps con el volumen limitado a 40GB. Los clientes que exceden el límite de uso deben pagar US$1 por cada gigabyte adicional. BendBroadband es mucho más generoso: todos los niveles –que varían entre US$37 y US$65 mensuales– tienen un límite de 100GB, que cuando se excede cuesta a los usuarios US$1,50 por gigabyte.

¿Se opondrán los clientes de EE.UU., teniendo en cuenta que la banda ancha para consumidores basada en el uso ya había desparecido en 1996, cuando AOL optó por fijar un solo precio para cualquier nivel de uso? Justin Moravetz, un suscriptor de BendBroadband en Bend, Oregon, cree que la facturación por niveles se traducirá a la larga en tarifas de Internet más altas para todos los usuarios. A los ISP “realmente les gustan esas personas que pagan el precio total y todo lo que hacen es leer noticias o revisar su correo electrónico”, dice Moravetz, quien se dedica a la animación por computadora para Sony y escribe el blog de protesta Fix Bend Broadband (fixbbb.com).

“Pero con la popularidad del contenido en vídeo y de las transferencias continuas, hasta esos individuos van a empezar a consumir mucho más ancho de banda”.

“Realmente no creo que la facturación basada en el uso funcione para la banda ancha y especialmente para Time Warner”, dice Lind de IDC, quien apunta que los residentes de Beaumont pueden obtener DSL de AT&T, con 768 kbps desde el servidor y sin límites, por US$25 al mes.

La facturación basada en el uso fuerza a los usuarios más exigentes a vigilar con cuidado su actividad mensual. Tanto Time Warner Cable como BendBroadband ofrecen herramientas para ayudar a los usuarios a vigilar el uso total de gigabytes. Y Comcast, por su parte, telefonea a los “usuarios que se exceden” para advertirles que han sobrepasado sus límites del ancho de banda.

Si usted quisiera controlar su consumo de ancho de banda pero su ISP no le ofrece ayuda, considere el DU Meter 4.0 (US$25) de Hagel Technologies (www.dumeter.com), que le permite fijar los límites de uso y le notifica si está a punto de excederlos. DU Meter no supervisa el consumo del ancho de banda que no se relacione con la PC (por ejemplo, de los equipos electrónicos y de los teléfonos), pero un Family Pack de US$50 le permite instalarlo en cinco computadoras.

Una herramienta mucho más simple es el Bandwidth Meter 1.1 gratuito de ShaPlus (www.pcwla.com/buscar/08097101). Pulse su icono en la barra de tareas y una ventana emergente le mostrará el uso total de ancho de banda mensual y diario. Intenté probar otros dos monitores gratuitos, WatchWAN y NetRegulator, pero no pude conseguir que funcionaran en mi PC de plataforma Windows Vista.

No está claro aún si la deceleración del ancho de banda y la facturación por uso representan el futuro de la banda ancha para el hogar. Después de todo, a medida que el vídeo de la Web se haga más ubicuo, todos los usuarios podrían convertirse en acaparadores de ancho de banda de acuerdo con las normas actuales. O como dice Kliner de BitTorrent: “Generar un impuesto al vídeo cobrándoles a los usuarios extremos terminará atrapando al usuario promedio”.

¿Debe alentar el gobierno un despliegue más generalizado y robusto de la banda ancha? Algunos observadores dicen que la industria privada no está haciendo lo suficiente para satisfacer la futura demanda.

-Por Jeff Bertolucci

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *