1

Viva la vida bien conectada

Los dispositivos basados en la Red como el Amazon Kindle y el Dash Express son representantes de la gran nueva ola de artefactos móviles. Pero prepárese, porque la experiencia va a ser un poco accidentada.

No fui a la escuela privada con los Kennedy ni me codeé con la alta sociedad. Pero hoy en día mis conexiones son muy buenas gracias a dispositivos móviles como el lector de libros electrónicos Amazon Kindle y el GPS Dash Express.

Lo que distingue a estos dispositivos es que mantienen una conexión constante con la Internet, por lo cual no tengo que cargar un navegador, esperar por la conexión y luego cazar la información en una pantalla minúscula. Simplemente los datos están allí cuando los pido.

Creo que en unos cuantos años todos los dispositivos móviles estarán conectados contantemente. Pero espero que los fabricantes de esos dispositivos se esmeren para evitar algunas de las inconveniencias que encontré en el Dash Express y en el Kindle.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/4C0E81E7D198303E852574B60077E7DE/$File/pag12sashsep08.gif">]

Despierta el deseo

Ni siquiera los lectores más voraces necesitan una conexión constante a una librería. Así que aunque usted puede usar la conexión WhisperNet del Amazon Kindle

(www.pcwla.com/buscar/08091201) para bajar libros electrónicos, el verdadero valor del dispositivo está en su habilidad para funcionar como lector móvil de blogs y noticias. Usted puede suscribirse a casi 350 blogs y más de 30 periódicos y revistas que pueden leerse en el Kindle, sin anuncios comerciales. Pero al ritmo de US$1 a US$2 mensuales por blog y de hasta US$14 al mes por artículos selectos de publicaciones como el New York Times, la cuenta crece rápidamente.

El Kindle (US$359) también funciona como navegador móvil de Internet, aunque Amazon casi no menciona esta importante función. Usted puede invocar casi cualquier sitio de la Web (incluso los que cobran por suscripción), pero no siempre se ven bien; además, mi conexión fue irregular y lenta (aunque su experiencia pudiera ser distinta a la mía). Cuando funcionó, realmente lo hizo muy bien.

Se apaga la esperanza

Al igual que el iPhone, el dispositivo GPS Dash Express (www.pcwla.com/buscar/08091202) se conecta automáticamente cuando usted se acerca a un “punto caliente” de Wi-Fi, pero usa una conexión celular mientras eso no ocurre. Entre otras cosas, esta conexión bidireccional transforma su automóvil en un instrumento de medición del tránsito en tiempo real. Si usted encuentra un embotellamiento, la unidad transmite la información a los servidores de Dash, que rápidamente calculan el tiempo que usted demorará en llegar a su destino si sigue por ese camino.

En teoría, ese diseño proporciona información del tránsito más precisa en tiempo real que el contenido de MSN Direct o de ClearChannel, que depende de sensores en la carretera y de datos históricos del tránsito. Pero la calidad de la información dependerá del número de conductores equipados con el Dash que circulen en esa carretera.

La otra función del Dash centrada en la Red es la búsqueda en vivo. La mayoría de las unidades GPS dependen de una base de datos estática (y frecuentemente anticuada) de “puntos de interés” para ofrecer información de tiendas y restaurantes locales. El Dash aumenta ese contenido con la Yahoo Local Search, de manera que usted podrá buscar cosas como “sushi” o “lentes de contacto”. Los resultados, sin embargo, fallan esporádicamente. Por ejemplo, una búsqueda de “libros” encontró 16 librerías pero no dio con una de Barnes & Nobles a 5 kilómetros de mi casa. En la Web, Yahoo Local encontró 38 tiendas, incluso la cercana de Barnes & Nobles.

Es demasiado pronto para saber si el Dash es mejor que un dispositivo GPS regular. Averiguarlo le costará US$399 más US$10 o US$13 mensuales.

Como la mayoría de los productos que están en la vanguardia de la tecnología, el Dash y el Kindle son muy prometedores, pero no funcionan de forma uniforme y sus precios son altos. No obstante, conducen hacia un futuro en que todos estaremos bien conectados, independientemente de nuestra alcurnia.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *