1

¿Estaban Facebook o Burger King en lo correcto sobre la privacidad de los usuarios?

La aplicación Whopper Sacrifice ofrece a los usuarios un cupón por un Whopper gratis a cambio de eliminar a 10 amigos, y logró que 82.000 usuarios borraran más de 230.000 relaciones en Facebook.

Pocas aplicaciones de Facebook han podido obtener el nivel de adopción viral y de cobertura de prensa establecida como lo ha recibido la aplicación de Burger King, Whopper Sacrifice (Sacrificio Whopper). Al ofrecer a los usuarios un cupón por un Whopper gratis a cambio de eliminar a 10 amigos, la aplicación logró que 82.000 usuarios borraran más de 230.000 relaciones en el sitio de redes sociales, de acuerdo a Inside Facebook.

Sin embargo, como dice Nick O’Neil en AllFacebook, la remoción temporal de la aplicación por parte de Facebook hasta que el anuncio de “deshacerse de amigos” fuese eliminado, fue otro desastre de relaciones públicas de Facebook. De acuerdo a Facebook, publicar la eliminación de amigos por parte de la aplicación de Burger King fue una violación de la privacidad de los usuarios, dado que Facebook prohíbe esa clase de alertas.

No obstante, lo que es irónico es que Facebook obliga a los usuarios a sortear obstáculos confusos para prevenir que algo de su propia información de relaciones sea transmitida. Remover a una persona de una relación establecida (como “Casado con” o “En una relación con”) podría ser tan sencillo como pedir que la información de las relaciones no apareciera en su perfil, y entonces remover a la persona, ¿no?

Sin embargo, el usuario primero tiene que encontrar la configuración de preferencias para pedir que el estatus de las relaciones no sea publicado en los muros o en las notificaciones, entonces esconder el estatus de la relación, y luego remover al individuo. El simplemente pedirle a Facebook que no muestre ningún estatus de relación en el perfil da como resultado un mensaje predeterminado que dice que el usuario “ya no está casado con” o que “ya no está en una relación con”, aun cuando las relaciones todavía existan en el sitio, como muchos usuarios han descubierto, cuando una publicación salió en línea diciendo que habían terminado sus relaciones.

O’Neil está en lo correcto al decir que la confianza de Facebook en la conformidad voluntaria con sus términos es casi imposible de monitorear cuando se refiere a desarrolladores de aplicaciones. Sin embargo, una causa más de preocupación es el aparente estándar doble que Facebook tiene con respecto a la privacidad de los usuarios. Para una empresa que aún corre Beacon, las preocupaciones sobre la privacidad parecen estar afianzadas en bases inconsistentes.

Por Cyndy Aleo-Carreira

The Industry Standard

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *