1

Evernote organiza todos sus dispositivos

Hace muchos años que ando buscando una forma óptima de llevar notas electrónicas conmigo. Usted tal vez piense que debe haber bastantes, pero lo cierto es que todas las que he probado carecen de algo importante, casi siempre su simplicidad y facilidad de uso.

Lo que quiero es poder escribir una nota en mi PC de escritorio, portátil o teléfono y mantenerla sincronizada automáticamente con mis otras computadoras y dispositivos portátiles.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/712BEBC7C0B5A1BF852575AD000AD921/$File/62evernotemay09.gif">]

Evernote (evernote.com) es apto para todo eso, pues permite que usted capture la información escribiendo una nota, tomando el texto de un correo electrónico, guardando un recorte de una página de la Web (completo o en parte) o tomando una foto con la cámara de un teléfono. Cada nota o imagen pasa entonces a través de un motor de reconocimiento de texto que permite buscar el texto que aparece dentro de una foto, en la tarjeta de presentación de alguien, en una etiqueta o incluso en la pizarra blanca de una sala de conferencias.

Evernote almacena la información que maneja en libretas de notas, que pueden ser públicas o privadas. Usted puede también agregar información enviando un correo electrónico a una libreta de notas.

Con una cuenta gratuita usted puede subir hasta 40MB por mes y usar ilimitadamente el software. Hay clientes de Evernote disponibles para Windows XP y Vista, Mac OS X, iPhone, Windows Mobile, y unidades flash San–Disk U3. Usted puede acceder también a su información desde cualquier navegador de Internet.

La anterior es la versión gratuita, pero si usted paga US$5 al mes o US$45 al año puede almacenar cualquier tipo de archivo en Evernote, lo que lo hace apto para todas las plataformas compatibles, y subir hasta 500MB mensuales.

La miniaplicación Evernote, que reside en la barra de tareas, simplifica la tarea de pegar los datos en Evernote, ya que toma un recorte o busca dentro de la libreta de notas sin tener que abrir el navegador.

-David Coursey

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *