1

Los remitentes de spam se aprovechan de las actuales inquietudes económicas

Quienes se dedican a enviar correo electrónico indeseado están aprovechándose de las inestables condiciones económicas existentes, según informa la compañía de seguridad Symantec en su informe MessageLabs Intelligence Report publicado en feberero.

El correo indeseado declinó un 1,3 por ciento a la cifra de 73,3 por ciento del total de mensajes electrónicos enviados en febrero, pero se elevó hasta un 79,5 por ciento a comienzos de mes debido al crecimiento de la actividad de las botnets y a que los remitentes de “spam” sacaron partido de la crisis financiera, señala el informe.

Y por primera vez en más de un año, febrero vio la reaparición de un truco conocido como “redirección del motor de búsqueda” en el correo indeseado que se relaciona con la crisis financiera. Los mensajes del “spam de la recesión” contenían texto o encabezamientos tales como “Su dinero escasea, los tiempos son difíciles”, y “Más barato de lo que usted pudiera imaginar”.

El nuevo “spam” de los motores de búsqueda viene con una variante, según Symantec. Este correo indeseado incluye vínculos con motores de búsqueda bien conocidos. Los vínculos buscan el dominio del remitente del correo indeseado en vez de redirigir automáticamente al sitio del “spam”, en la esperanza de que el motor de búsqueda no haya todavía indexado el sitio al que se destina. Disfrazados de esta manera, los remitentes de correo indeseado pueden enviar mensajes que no son detectados por el radar antispam, como explica un vocero de Symantec.

Los remitentes de “phishing” también se sirven del clima financiero, dice el informe, y engañan a sus víctimas con una falsa correspondencia de los bancos. “En un momento como éste, cuando los consumidores se encuentran preocupados y no se sorprenderían de recibir alguna comunicación de sus bancos, los ataques de “phishing” han aumentado a uno por cada 190,4 mensajes de correo electrónico, mientras que en enero de 2009 eran de uno por cada 396,2”, agrega el informe.

-Joan Goodchild

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *