1

Empresas realmente verdes

Son muchas las empresas que se proclaman a sí mismas –o a sus productos—como verdes, para ganar la simpatía del consumidor. Sin embargo, para que una empresa sea realmente verde debe asumir un compromiso que vaya más allá de los enunciados e incluya involucrarse con la comunidad donde se inserta y respetar siempre el medio ambiente. PC World conversó con algunas de las empresas de TI más importantes y conoció sobre estos proyectos –y actitudes—que los hacen ser realmente verdes.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/7ACEDBCDD1D6C3C5852575C7006FF2C2/$File/verdesjunio09.gif">]

Tecnología para ayudar al ambiente

Claudio Vergara, miembro del grupo de innovación de IBM, es uno de los cuatro responsables por parte de IBM para buscar proyectos de alto impacto social en América Latina, en los que la empresa pueda suministrar ayuda, principalmente con sus sistemas informáticos. Las iniciativas que IBM apoya son numerosas y gran parte de estas tienen que ver con el ambiente. Mejoras en el suministro y aprovechamiento del agua, resolución de problemas de transporte y mejoras en la distribución eléctrica son algunos de los temas que mayor impacto causan sobre la sociedad y el medio ambiente.

La iniciativa SmartPlanet de IBM, busca aprovechar los avances en la tecnología para optimizar todos los procesos posibles en el planeta y disminuir el impacto sobre el medio ambiente, al usar menos recursos y ser más eficiente en el aprovechamiento de los recursos actuales.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/7ACEDBCDD1D6C3C5852575C7006FF2C2/$File/24edificiojun09.gif">]

Líquido vital

Vergara señala que “llegó el momento en que con ayuda de la informática empecemos a administrar mejor [los recursos] y propongamos medidas que nos permitan ahorrar recursos.” Un caso particular es el del agua. Se calcula que en promedio las redes de distribución de agua potable pierden entre un 20% y un 40% del flujo y además existen malas costumbres de uso que producen grandes pérdidas –por ejemplo, la irrigación por inundación puede causar hasta un 60% de desperdicio de agua. “No se cuenta con una verdadera administración en lo que al agua se refiere” señala Vergara, “por lo que IBM está colaborando con diversos proyectos para paliar la situación, incluyendo la producción de una novedosa membrana que permite filtrar agua para potabilizarla, usando menos energía en el proceso.”

IBM realiza desde el año 2002 reuniones de alto nivel con expertos para que opinen sobre un tema particular. Estas reuniones –llamadas GIO o Global Innovation Outlook—generan como salida los aspectos más relevantes de cada problema. En el año 2008 el tema fue el agua y anteriormente han abordado otros temas de gran impacto para el ambiente como es el caso del transporte. Posteriormente a los GIO ocurren los llamados GTO –Global Technology Outlook—que permiten establecer el curso tecnológico de las soluciones propuestas a los problemas, ya que se trata de una serie de líneas de acción, definidas desde el punto de vista tecnológico.

La tarea del grupo de innovación de IBM –del que Vergara forma parte—es acercarse a las diferentes instancias nacionales –universidades, gobierno, empresas privadas y fundaciones—para tratar de llevar los descubrimientos obtenidos en los laboratorios de IBM hacia estas entidades. Pero el flujo es en ambos sentidos y en cierta medida el conocimiento de estas instituciones también es asimilado por IBM, junto a las inquietudes y necesidades.

Vergara destaca que el compromiso de IBM es de larga data. La primera declaración formal al respecto la realizó la empresa en 1971, y en la misma Thomas Watson Jr. llamaba a estar conscientes, no sólo acerca de los desperdicios generados, sino también de las consecuencias sobre el ambiente de los procesos en que se incurrían dentro de IBM.

Desde entonces ha sido una constante en la organización. El investigador dice que la cultura interna al momento de fabricar dispositivos puede resumirse como “de la cuna a la cuna” en lugar de la más tradicional “de la cuna a la tumba” lo que implica que para cada dispositivo fabricado debe ser posible su reutilización o reciclado totalmente, no generando grandes cementerios de material desincorporado.

Entre los principales problemas de la región según Vergara, están el tráfico –que en Ciudad de México y Sao Paulo son críticos, por ejemplo—la escasez de agua potable en zonas como parte de Perú o en la Amazonía, y las pérdidas en la distribución eléctrica en todo el continente –aquí las pérdidas por robo o fallas de distribución alcanzan hasta un 20%.

IBM cuenta con varios proyectos en desarrollo en estas áreas: dos en distribución eléctrica –en Venezuela y Chile—y dos en optimización de cadenas de suministro de alimentos. Aunque aún no existe ningún proyecto de optimización de tráfico, al parecer hay conversaciones avanzadas con la ciudad de Sao Paulo.

Aunque IBM no desglosa las cifras invertidas en proyectos ecológicos, cabe destacar que la compañía destina al año más de seis mil millones de dólares para investigación y desarrollo, y cuenta con más de tres mil investigadores en sus diferentes laboratorios.

Sostenibilidad al estilo SAP

SAP la compañía alemana de software, ha centrado su atención en lograr que las compañías se den cuenta del gran valor que significa contar con una estrategia de TI verde dentro de sus organizaciones, en términos no sólo de ahorro, sino también de responsabilidad con el ambiente. Una de las iniciativas principales ha sido la celebración de la semana de la virtualización y la constitución de una comunidad verde con socios y clientes para lograr reducir el impacto ambiental.

La semana de la virtualización –según Steven Birdsall, COO de SAP Latinoamérica—tiene como fin despertar la conciencia de los asistentes al reunirlos para que hablen de sus experiencias y proyectos. SAP juntó a clientes y socios comerciales para discutir cómo se está usando actualmente esta iniciativa dentro del panorama de los sistemas SAP y conocer cuáles son las tendencias en esta área. Uno de los temas centrales del evento es que las herramientas tecnológicas de virtualización son una parte cada vez más importante de una tendencia fuerte a nivel mundial en torno a la sostenibilidad y la tecnología verde.

Dada la gran preocupación por la crisis económica, muchas organizaciones de TI apuestan a la virtualización como una tecnología que les permitirá hacer más con los mismos recursos existentes e incluso con menos. Esto les permite obtener un mejor retorno de la inversión, reducir los costos de energía y de paso ser menos contaminantes al reducirla cantidad de CO2 lanzado a la atmósfera.

Para Birdsall, las empresas deben entender que aplicar tecnología verde para reducir costos tiene también beneficios sobre el ambiente y la mejor manera de ver esta iniciativa –según el ejecutivo– es a través de ejemplos. “A partir del inicio de la crisis mundial –a finales del año pasado– todas las compañías empezaron a cuestionarse para ver cómo podían reducir los costos, y SAP no fue la excepción. Y una de las cosas que notamos fue que realizábamos varias reuniones regionales para difundir nuestras directivas, en las que ejecutivos de todo el mundo se encontraban en un mismo lugar, y generalmente llegaban a las reuniones en aviones, lo cuál generaba un gran costo al tiempo que ayudaba a la generación de gases contaminantes. Entonces decidimos crear una plataforma donde cada uno pudiera trabajar en un mundo virtual con lo que logramos que miles de personas [ya no sólo los ejecutivos] en todo el mundo pudieran recibir mensajes de nuestros directivos, que así podían dirigirse a cada una de las personas de manera directa, permitiendo que los mensajes, que antes tardaban mucho más en diseminarse, llegarán a todos en sólo un día.”

Pero si bien SAP apuesta al uso de las TI para mejorar su actuación frente al ambiente, están conscientes de que existen otras áreas en las que se pueden lograr excelentes resultados, como lo es la adecuación de las oficinas y sedes de trabajo. De hecho, el edificio construido en Sao Paulo como sede de los laboratorios SAP es uno de los pocos que cuenta con certificación LEED –un estándar de construcciones verdes– nivel oro. Las principales características de un edificio de este nivel incluyen no causar contaminación en las áreas circunvecinas durante la construcción; eficiencia en el uso de agua, energía y atmósfera; uso de materiales y recursos apropiados; calidad ambiental interna; e innovación y diseño. Todas estas características son evaluadas y generan puntos en una escala que le permiten cumplir con la norma LEED y optar por la categoría Oro al reunir más de 39 unidades.

Birdsall reconoce que el principal motivador del uso de las tecnologías verdes fue en un principio el alto costo de la energía. Sin embargo, la sostenibilidad es el concepto que actualmente impulsa las tecnologías amigables con el ambiente, ya que aún en épocas de crisis, las empresas buscan obtener ganancias y el uso de estas tecnologías ayuda a responder a las necesidades del mercado de manera más eficiente y mejora la disponibilidad de los recursos. Un ejemplo ilustrativo es la optimización de la cadena de suministros, algo que permite aumentar la posible ganancia al tiempo que reduce la contaminación.

Pero la única forma de que una empresa esté segura de hacer las cosas de manera correcta es contabilizando los ahorros provenientes del uso de tecnología verde. Por ello, SAP cuenta con herramientas que facilitan la generación de informes de sostenibilidad. Entre los clientes de la región que realizan estos reportes se pueden destacar a: Embraer (Brasil); CFE, Grupo Modelo y FEMSA (México).

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *