1

¿Un mundo realmente conectado?

Me sorprende que aún hoy día, pueda ser tan difícil mantenerse en línea en el mundo.

Yo que viajo constantemente con mi laptop y mi celular, suelo observar ciertos problemas de conexión que no se resuelven de manera sencilla, mucho menos económica. Si bien sobran los hoteles que se jactan de ser la mejor opción para los hombres de negocios, muchos de ellos aún suelen cobrar sumas abusivas por conexión a la Internet, para luego, ni siquiera brindar una velocidad de descarga decente. Recientemente, en un afamado hotel de cinco estrellas en Orlando, Florida, tuve que pagar, lo quisiera o no, un paquete que incluía Internet, dos botellas de agua, un envío a la tintorería y una cuota de llamadas locales. Yo lo único que quería era una conexión inalámbrica decente, pero terminé pagando por todo eso y encima tuve que usar el cable de Ethernet, porque mi habitación quedaba en una esquina del edificio y la señal no llegaba bien. De verdad me sentí tentado de averiguar el teléfono de la casa del gerente del hotel para usar las 20 llamadas locales diarias, llamarlo en horas de la madrugada y así desquitar lo pagado. ¿No es más fácil que de una vez el precio de la habitación incluya el cargo de Internet? Es como que le cobren a uno por ponerle sábanas a la cama.

Pero también ocurre en las salas de pasajeros VIP de muchos aeropuertos –ni hablar de cuando uno viaja como simple mortal, donde conseguir un simple enchufe eléctrico se ha vuelto un suplicio, aunque la gente de Samsung se ha dado cuenta y está colocando “postes” de recarga en los aeropuertos. Lo último me pasó en el terminal 4 satélite del aeropuerto de Barajas, Madrid, donde la sala VIP de Iberia ofrece conexión a Internet, pero cableada y sólo había tres lugares: dos ocupados con PC de la misma sala y uno para repartir entre todos los demás usuarios. A su favor he de decir que al menos tenían cables Ethernet nuevos para prestar.

Así que por favor, no estamos en un mundo tan conectado, al menos no como quisiéramos para estar hablando de ti por donde sea.

-Por Alcides León

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *