1

El Chrome OS de Google: ¿Un fracaso que revolucionará el mercado?

El Chrome OS bien pudiera redefinir el sistema operativo de escritorio—pero fracasar estrepitosamente en el intento. Aquí le explicamos las razones—y por qué a Google no le importaría. ¿Deben estar preocupados los usuarios de la PC?

Google dice estar trabajando en un sistema operativo diseñado para las netbook que arranca en segundos, es impenetrable a los virus y está diseñado para ejecutar aplicaciones basadas en la Web realmente bien. ¿Qué tiene esto de malo? Bastante—si usted es Microsoft, el fabricante de software número uno. Espere una confrontación seria.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/BF8334EDB0CB633F85257621000E0381/$File/6caminandosep09.gif">]

Sólo por esto, Google enfrenta serios obstáculos para distribuir su sistema operativo, llamado Chrome OS. La ironía es que a Google no le importa si Chrome OS triunfa o fracasa.

Increíblemente, a pesar de lo poco que sabemos realmente de Chrome OS (vea la página XX), su anuncio ha puesto patas arriba a la industria del software y las computadoras. Estas industrias—y los consumidores—quieren adorarlo. Google dice que los fabricantes de chips Qualcomm y Texas Instruments, los fabricantes de PC como Acer y Hewlett-Packard y los desarrolladores de software como Adobe están colaborando para diseñar y construir dispositivos basados en el Chrome OS.

La gran apuesta de Google para el Chrome OS es que pueda generar un nuevo mercado para el software, como Google Docs, capaz de ejecutar enteramente dentro de un navegador de la Web. La compañía espera que utilicemos estos servicios de la Web para almacenar y manejar archivos de trabajo, fotos personales y música en una Internet que siempre está conectada. ¿Quiere acceder sus fotos o sus hojas de cálculo? Es muy sencillo—simplemente encienda su netbook y allí estarán. Ya no hay que estar amarrado por un cable de Ethernet a una abultada PC de Windows. El futuro del Chrome OS está en los dispositivos y PC móviles, livianos, que siempre están conectados a la Web, dándole acceso instantáneo a sus datos y aplicaciones en la llamada “nube”.

CHROME APROVECHARÁ LA POPULARIDAD DE LA NETBOOK

El Chrome OS se ha montado en el carro de las netbook, un segmento de la industria de computadora que está experimentando un crecimiento acelerado. A la par que las ventas de portátiles se han nivelado, según estudios de mercado DisplaySearch, las ventas de netbook se han disparado un 260 por ciento mundialmente, sólo este año.

No se ha anunciado nada, pero el año que viene, no se sorprenda si HP, por ejemplo, venda unas netbook baratas, basadas en Chrome OS, con un plan inalámbrico de Verizon Wireless. Claro, los fabricantes de netbook y las compañías de teléfono móvil ya ofrecen promociones donde regalan netbook. Pero Google tendrá una ventaja porque su Chrome OS será gratuito y se espera que los requisitos de hardware para ejecutarlo sean mínimos, así compañías como HP podrán construir computadoras sumamente baratas.

De esta manera Google aspira a lograr para una portátil lo que Apple ha hecho con el iPhone—revolucionar la industria inalámbrica, con la creación de un dispositivo de Chrome OS conectado a una fuente de aplicaciones como la iTunes App Store. La próxima parada de Google después de la netbook, es el escritorio.

Pueden suceder muchas cosas entre ahora y finales de 2010, la fecha en que Google dice que Chrome OS estará listo para salir al mercado.

DESAFÍOS PARA EL CHROME OS

Primero, Google competirá con otro sistema operativo, Linux, que ha tratado infructuosamente de reemplazar a Windows en las PC de los consumidores. El campo de Linux intentará nuevamente con una variante del OS llamada Moblin que cuenta con el respaldo de Intel y que pronto aparecerá en las netbook. (No se han anunciado fechas ni socios específicos). Dell ya ha dicho que prefiere a Moblin en vez de Chrome OS.

El Chrome de Google se enfrentará también al desafío de los consumidores. ¿Quieren los consumidores netbook básicas que estén equipadas únicamente con aplicaciones de la Web? ¿Qué pasa cuando usted viaja en un avión o si no puede recibir una señal inalámbrica en la oficina del dentista?

Los problemas de privacidad también afectarán a Google. ¿Cuánto queremos que la compañía sepa de nuestros hábitos de computación en línea?

También está Microsoft, el archienemigo de Google. Espere que el gigante de Redmond lance granadas propagandísticas contra el Chrome OS de Google más tarde este año, quizás con una campaña que elogie las virtudes del software de escritorio. Esto sucederá al mismo tiempo que distribuya Windows 7—y ese sistema operativo, sigue diciendo Microsoft, saldrá en las netbook además de los equipos de escritorio.

La compañía tampoco va a parar ahí para proteger el imperio de software de Windows. Utilizará su enorme influencia entre bastidores para forzar a los desarrolladores de software y a los fabricantes de hardware a que reconsideren el apoyo al Chrome OS.

Por último, Microsoft tendrá su propia marca de servicios en la Web. En julio, anunció que sacaría versiones en línea de su popular software de Office que los consumidores podrá utilizar gratuitamente (vea la página XX). Microsoft sigue callada en todo lo relacionado a este conjunto basado en la Web, afirmando sólo que Office 2010 estará disponible meses antes de que Google Chrome OS salga al mercado.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *