1

“¡Un oso se comió mi iPhone!”

Los “genios” de la Apple Store en Vermont probablemente se han encontrado con cualquier cantidad de excusas para iPhones rotos, pero simplemente no le creyeron a Kris Rowley.

Los “genios” de la Apple Store en Vermont probablemente se han encontrado con cualquier cantidad de excusas para iPhones rotos, pero simplemente no le creyeron a Kris Rowley. “Un oso se comió mi iPhone”, les dijo.

Este verano, Rowley estaba haciendo una excursión en los bosques de Vermont cuando sintió que los ojos de un depredador la seguían. Rowley se detuvo. Un oso joven emergió de detrás de un árbol de hoja perenne. Rowley, oficial en jefe de seguridad de información (CISO) del estado de Vermont, sabe de enfrentar malware – no sobre evitar ataques.

A los osos también les gustan los iPhone.

Rowley retrocedió lentamente, el oso la siguió lentamente. Entonces a Rowley se le ocurrió algo gracioso: Me pregunto cuál será su motivación. ¿Será curiosidad? Rápidamente decidió que realmente no era importante. Retrocedió un poco más rápido, el oso la siguió un poco más rápido.

Rowley revisó mentalmente su lista de maneras de prevenir ataques de osos. ¿Hacerse la muerta? Un buen último recurso. ¿Gas pimienta? No lo tenía. ¿Soltar un bolso para distraer al oso? No estaba usando ninguno. Todo lo que Rowley tenía era sui Phone.

Podría usar uno de sus comodines y llamar a un amigo. O tal vez había una aplicación anti osos entre las 80.000 aplicaciones de la App Store. Tiene Battle Bears, Bears on a Wire, Bear Beware, Chicago Bears, Go Bears!, My Teddy Bears, Ricitos de oro y los tres osos. El oso estaba a unos 10 metros. “En un semi-pánico, le lancé el teléfono al oso”, dijo Rowley.

Resultó que el oso era un fanático de Apple.

El oso olió y tocó con una pata el iPhone mientras Rowley huía rápidamente. Aparentemente, Rowley no estaba muy preocupada de que su iPhone ahora estaba en posesión de un peligroso adolescente y que era considerado un quiebre en la seguridad de los datos que contenía.

Dos días después, armada con un bate de beisbol, Rowley regresó a la escena del crimen. Quería su iPhone de vuelta—y lo encontró. Por supuesto, estaba estropeado con marcas de dientes y garras.

Rowley pensó que la buena gente de Apple entendería y la ayudarían. Qué diablos, incluso podrían aplaudir la nueva aplicación de defensa personal del iPhone. Desgraciadamente, no le creyeron. (Si Apple no le creyó a la CISO del estado de Vermont, entonces el resto de nosotros no tiene oportunidad).

“Tuve que comprar un nuevo teléfono o perder mi contrato si lo cancelaba, así que compré un nuevo teléfono por el precio completo”, dijo Rowley, aunque no parece estar muy molesta al respecto. “Aunque estaba triste por mi iPhone echado a perder, mejor el teléfono que yo”.

Por Tom Kaneshige

CIO (US)

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *