1

¿Linuxsaurio?

Las preocupaciones de Linus Torvald sobre el ritmo al que aumenta la cantidad de código que se incorpora al kernel de Linux, hacen temer un sistema operativo lento y poco estable en un futuro no tan lejano. Algunas cifras indican que se ha perdido más del 12% de eficiencia en las últimas 10 actualizaciones del Kernel.

La nostalgia de Linus Torvalds por la época en que Linux estaba “totalmente” bajo su control es cada vez más evidente. Desde la conferencia Linuxcon, realizada en Portland, EUA, Torvald asegura que el sistema se ha vuelto “hinchado y gigante” y no se vislumbra ningún plan para reducirlo de tamaño en el corto plazo. “A veces es un poco triste no seguir siendo ese pequeño y muy eficiente sistema operativo que imaginé hace 15 años…El kernel es enorme y esta hinchado…Y cada vez que agregamos una nueva función todo esto empeora” señala Torvalds.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/07103833AAB4DA7185257661000238F5/$File/15cueronov09.gif">]

El desarrollo de Linux se lleva a adelante por un grupo de expertos a nivel internacional que conforman una comunidad bajo el esquema de software libre, donde cualquiera puede tomar el código y modificarlo para su uso, a la par que si el cambio es beneficioso puede publicarlo para que otros lo usen y enviarlo a un comité para que decida acerca de si se implementa en futuras versiones del sistema.

Durante una rueda de prensa en el evento, un reconocido ingeniero de Novell, James Bottomley, citó estadísticas que revelan que en las ultimas diez actualizaciones del sistema han habido perdidas de eficiencia, que acumuladas suponen una perdida de alrededor de un 12%.

Y es que de acuerdo a estadísticas publicadas por la Linux Foundation, cada día se eliminan 5.547 líneas del código fuente de Linux, pero también cada día se agregan unas 10.923, por lo que el kernel crece a razón de 5.000 líneas de código cada día, incorporando nuevas funcionalidades, pero también aumentando la complejidad. Pese a esto, Torvalds no luce pesimista en cuanto al efecto sobre los usuarios y afirma que "el kernel es bastante estable y vamos eliminando los problemas al mismo ritmo que van surgiendo, a pesar de la continua incorporación de código nuevo".

En contraste con lo que ocurre con Linux en este momento, la corriente generalizada de la industria es reducir el tamaño de los sistemas operativos, como lo demuestran Microsoft y Apple con sus nuevas versiones de sistemas, Windows 7 y Mac OS X Snow Leopard. Ambos sistemas han reducido su huella de código y ofrecen mejor rendimiento con sistemas menos pesados.

Pero no todos piensan igual. El CEO de Red Hat, Jim Whitehurst, afirmó que Linux crece pero no está saturado. Para Whitehurst, la saturación ocurre cuando se agregan funcionalidades que nadie quiere. “Linux está creciendo, pero es señal de que se le están sumando funcionalidades que la gente quiere. Y siendo su factor diferenciador el que lo hace de forma modular, se trata de algo muy bueno”.

-Alcides León

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *