1

Un año complejo

Al final del año se precipitaron muchos eventos que sin duda marcarán la evolución de la industria de las TIC en los próximos meses y años. En el año que recién comienza: ¿saldrá Linux fortalecido de todos estos movimientos?

En el año que acaba de finalizar han ocurrido muchos eventos capaces, por sí solos, de cambiar el rumbo de Linux y el de la industria. Hace tan sólo unos meses hubiera sido impensable escuchar a Linus Torvalds quejándose del tamaño del código de Linux. O apenas un año atrás, la pelea de Linux contra un agonizante Windows XP, lucía ampliamente favorable para el sistema del pingüino. Todo eso sin contar con los efectos de la crisis económica devastadora, en medio de la cual los responsables de TI se han visto forzados a reducir presupuestos y sacrificaron licencias por conservar puestos de trabajo.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/BF5ECF48DD0948508525769E00098D2E/$File/18sombrillaene10.gif">]

Pero este año que recién comienza tiene un nuevo panorama –para bien o para mal—y ya algunos países han anunciado que están saliendo de la crisis económica. Chrome OS –el novedoso sistema de Google—ha entrado al ruedo. Windows 7 empieza a tomar fuerza, canibalizando a Windows Vista y restándole adeptos a Windows XP. El Mac OS X ha repotenciado su imagen con la nueva versión –Snow Leopard—y Nokia ha anunciado que equipará sus terminales de gama alta –para el año 2012—con Maemo, una versión de Linux. Y hasta AMD –que no está fuera del mercado como algunos creían—ha alcanzado un lugar prominente en la lista de supercomputadoras, en un sistema que usa Linux como sistema gestor.

Por el lado de las distribuciones, ocurre que cada vez los procesos de instalación son más sencillos y las interfaces gráficas más avanzadas. Por ejemplo, Mandriva 2010 incluye un escritorio “inteligente” que facilita el manejo de aplicaciones como correo electrónico, al tiempo que simplifica el acceso a material digital multimedia como fotos, vídeos y canciones.

La virtualización –que al fin llegará a las PC de escritorio de los usuarios de una forma sencilla– ayudará a que muchos experimenten con Linux y Chrome OS desde sus PC con Windows o Mac OSX sin tener que hacer un cambio definitivo – aunque esa opción ya estaba disponible con sistema como Knoppix, las nuevas opciones de arrancar desde una memoria USB lo facilitan aún más. Las nuevas funciones de software como VmWare Fusión permiten que Mac OS X, Linux y Windows puedan ejecutarse simultáneamente en un Mac. Otros tipos de software permiten virtualizar sistemas sobre PC o máquinas Linux, con igual facilidad.

Por otro lado hay decisiones que a Linux lo favorecen poco, como la que tomó Sony de no facilitar la instalación de Linux en los nuevos modelos de sus consolas de juego PS3, algo que había permitido a muchas instancias científicas y académicas montar sistemas de cómputo en paralelo a bajo costo.

Ante todo esto, el panorama luce interesante pero poco claro. Habrá que esperar a ver si Windows 7 le permite a Microsoft recuperar el terreno que Vista cedió. O si el Chrome OS, con prácticamente el 100% de su poder descansando en las nubes, puede tomar un pedazo del mercado importante. O esperar las próximas mejoras de Apple a sus sistemas –especialmente lo que pueda hacer con el OS X del iPhone. También esperaremos para ver si Torvalds se distancia o se acerca más a su sistema operativo; sentiremos el efecto de decisiones como la de Nokia de cambiar su sistema propietario para teléfonos inteligentes y pasar a software libre con Linux, y observar el efecto de Android en el mercado de teléfonos.

Sin duda alguna será un año interesante.

-Alcides León

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *