1

Tecnología innovadora

Estas innovaciones – conexiones de datos súper rápidas, vídeo de alta definición sin cables, información que se despliega justo en el lugar y momento que la necesite—cambiarán su modo de trabajo y entretenimiento por muchos años.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/1401C3226EFB76B9852576BF00011C2A/$File/49feb2010.gif">]

“REALIDAD AUMENTADA” EN DISPOSITIVOS MÓVILES

Hulk VI, la última secuela de la película del antihéroe de color verde, ha llegado y tiene que verla, pero no sabe cómo encontrar la dirección de un cine donde la exhiban. En los viejos tiempos, probablemente usted iba a MapQuest para imprimir las instrucciones; pero hoy en día no hay que hacer algo tan primitivo. En vez, ponga su teléfono inteligente en la pizarra de su automóvil, e instantáneamente proyectará en el parabrisas del vehículo las instrucciones de manejo para llegar al cine. Cuando se acerca a su destino, verá un grupo de edificios altos. En su parabrisas, uno de los edificios tendrá etiquetas que identifican el nombre del edificio, el nombre del cine, la película Hulk VI y una cuenta regresiva para el comienzo de la película. “Gire a la izquierda en 100 yardas”, dice el navegador a través de su estéreo mientras aparece una flecha grande para orientarlo al estacionamiento.

En el libro de Neal Stephenson titulado Snow Crash, las “gárgolas” son recolectores de inteligencia independientes que se han alambrado para ver (a través de gafas protectoras que anotan todas sus experiencias) una capa de datos superpuesta permanentemente sobre el mundo físico. En una manera menos envolvente, todos podemos convertirnos en gárgolas a medida que la “realidad aumentada” se convierte en una experiencia corriente.

La realidad aumentada es un término genérico para sobreponer lo que nosotros vemos con datos contextuales generados por computadora o con sustituciones visuales. El objetivo es mejorar nuestra capacidad para relacionarnos con nuestro entorno dándonos de inmediato información pertinente a las cosas que nos rodean.

En el trabajo, usted podría caminar por la oficina y ver el nombre y el departamento de cada persona que ve por el camino pintado sobre ella—junto con un indicador gráfico que muestra las tareas que usted les debe o las que ellos le deben a usted. Muchos escenarios involucran pantallas “head up” (o de visualización sintética) proyectadas sobre el parabrisas o en las gafas, pero la realidad aumentada que tenemos hoy existe primariamente en pantallas de teléfonos inteligentes donde hay que “bajar” la cabeza.

Varias compañías han sacado ya programas que superponen datos de posición y contexto en una cámara de vídeo de alimentación continua. Los datos llegan a través de diversos radios y sensores integrados en los teléfono inteligentes modernos, incluyendo radios de GPS (para identificar la posición usando datos de satélite), acelerómetros (para calcular los cambios de velocidad y orientación) y magnetómetros (para medir la posición relativa al norte magnético).

En una aplicación llamada Nearest Places (lugares más cercanos), los nombres y ubicaciones de las estaciones de metro, parques municipales, museos, restaurantes y otros puntos de interés se muestran encima de una fuente de vídeo en el iPhone. A medida que usted camina o gira, la información cambia para adaptarse a su entorno.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/1401C3226EFB76B9852576BF00011C2A/$File/51toshibafeb10.gif">]

“Los teléfonos inteligentes y las aplicaciones relacionadas están a la vanguardia de la realidad aumentada”, dice Babak Parviz, un profesor de la Universidad de Washington que se especializa en la nanotecnología. “En un plazo corto a mediano, creo que dominarán el mercado”.

Las otras aplicaciones prototipo toman la información colocada en coordenadas particulares y las muestran como modelos tridimensionales donde el usuario puede caminar, o como animaciones cuyos detalles se actualizan en 3D relativas a la posición del usuario. Pero la tecnología para esas aplicaciones aún no ha madurado: las PC de mano requieren un mecanismo de localización más preciso para manejar ese tipo de inserción de datos. Por suerte, cada generación de teléfonos inteligentes parece incluir más y mejores sensores que la anterior.

En otros ambientes, la realidad aumentada puede servir para proveer no sólo más información, sino mejor visión. Algún día, las cámaras infrarrojas montadas en frente de un automóvil iluminarán los objetos lejanos, representados como imágenes brillantes en una pantalla en el parabrisas. Los receptores inalámbricos detectarán las señales de radar y las utilizarán para mostrar imágenes de automóviles que están fuera del campo visual; un pedazo de cristal mostrará la información de GPS y de tráfico.

Pensando más allá de las pantallas, Parviz y su equipo trabajan en maneras de poner la pantalla directamente en el globo ocular. Específicamente, están tratando de desarrollar una tecnología para empotrar los circuitos de vídeo en lentes de contacto. Mientras lleve puestas estas lentes de contacto, usted verá datos continuos basados en el contexto y superpuestos sobre su campo visual.

Antes que las lentes de Parviz se conviertan en una realidad, la realidad aumentada probablemente será una asistencia de interacción y navegación en los dispositivos móviles. Además, los desarrolladores de juegos pudieran usar la tecnología para superponer entornos de juego digitales sobre la realidad que los jugadores ven a su alrededor.

Babak Parviz, un profesor de la Universidad de Washington especializando en la nanotecnología, está trabajando en una lente de contacto biónica que pinta imágenes e información directamente sobre el ojo para aumentar la realidad.

TV DE 3D

Usted disfrutó viendo Hulk VI en la pantalla grande, pero ahora quiere ver cómo luce esa película en su TV de 3D en la casa. Desconecte de su cargador sus gafas de 3D de obturador activo, póngaselas, siéntese en su butaca cómoda, dígale a los niños que es hora de ver la película y ponga a cocer las palomitas de maíz. Los niños se ponen sus propias gafas de 3D y se sientan a ver cómo el Hulk pone al Depredador de un puñetazo prácticamente en sus regazos.

Cuando los fabricantes de televisores introdujeron HDTV, era inevitable que idearan el modo de dejar la tecnología obsoleta poco antes de que todo el mundo comprara un televisor nuevo. Y lo han logrado. La próxima ola es la televisión de 3D—una imagen de 2D que incluye cierta profundidad estereoscópica.

A medida que mejora la tecnología de cinematografía y proyección de 3D, Hollywood ha comenzado a producir una biblioteca (todavía pequeña) de películas realzadas con profundidad. El potencial de sintetizar películas de 2D en 3D pudiera aumentar la demanda, al igual que cuando la tecnología de coloración aumentó el interés en las películas de blanco y negro en la década de los ochenta. Para las películas basadas en animaciones creadas por computadoras—como Toy Story 3D, una versión nueva de las dos primeras películas en la serie—el proceso ya está en camino.

La promesa de 3D es una experiencia más envolvente, más real y bastante diferente a cualquier cosa que haya visto antes. En los cines comerciales, la proyección de 3D típicamente involucra la superposición de imágenes polarizadas o de colores distintos en cada cuadro y entonces los espectadores, que tienen puestas gafas “pasivas”, pueden ver imágenes diferentes en cada ojo. El cerebro sintetiza las dos imágenes para crear una noción de profundidad bastante convincente.

En cambio, el 3D en la casa seguramente alternará entre las vistas de izquierda y derecha en cuadros consecutivos. Los HDTV que operan a 120Hz (es decir, 120 ciclos por segundo) están disponibles ampliamente, así que ya existe la capacidad para alternar entre imágenes izquierda y derecha antes de que el ojo humano se adapte. Las normas fundamentales de la industria ya permiten esta grabación, dice Alfred Poor, un analista con GigaOm y autor del sitio de la Web HDTV Almanac.

Para ver las pantallas de TV de 3D harán falta gafas “activas” que emplean obturadores para alternar rápidamente la vista de cada ojo. Las gafas activas son caras hoy, pero su precio bajará a medida que 3D gane popularidad. Mientras tanto, los diseñadores están en la fase de desarrollo de aparatos de 3D que no requieren gafas.

Sony y Panasonic han anunciado planes para producir pantallas capaces de 3D, y recientemente Panasonic demostró una versión de pantalla grande que la compañía espera tener disponible para 2010. Como sucedió cuando los HDTV salieron al mercado, los TV de 3D más costosos aparecerán primero, seguidos por modelos progresivamente más económicos.

Crear y distribuir suficiente contenido de 3D para alimentar el interés de los consumidores pudiera ser un desafío más grande. Poor indicó que los cineastas actualmente sólo están creando o adaptando para 3D un puñado de películas cada año. Pero las técnicas para crear versiones “sintéticas de 3D” de las películas existentes (usando varias pistas de tracking, enfoque y patrones para dividir las imágenes) pudieran cubrir la necesidad.

Las redes existentes de IPTV y de cable terrestre deberían ser capaces de distribuir el contenido de 3D. La anchura de banda que usan estas redes para transmitir HD bastará para el vídeo de 3D una vez que las cadenas mejoren a las técnicas más nuevas de compresión de vídeo. Quizás le resulte más difícil al satélite, pues estos sistemas ya usan el mejor nivel de compresión.

Para la reproducción física de medios, Blu-ray puede almacenar los datos necesarios y ya se están diseñando reproductores de Blu-ray de 3D. No se necesitará ningún cambio fundamental en Blu-ray, por eso el grupo comercial que creó la norma se está concentrando en la compatibilidad—como para asegurar que un televisor de 2D pueda reproducir un disco de 3D.

El asunto de las normas quizás no resulte tan complicado, siempre que los TV de 3D sean lo suficientemente flexibles. Un grupo de la industria está trabajando para crear algunos parámetros generales, lo mismo que cuando la TV digital se dividió en formato de 480, 720 y 1080, junto con versiones progresivas y entrelazadas. Un TV de 3D pudiera tener que reconocer múltiples formatos, pero todos involucrarán imágenes alternas y un par de gafas con obturadores.

Poor espera que la TV de 3D sea una pequeña mejora de los aparatos de HDTV existentes. Los aparatos mejorados necesitarán un controlador de pantalla modificado que alterne imágenes 60 veces por segundo para cada ojo, así como un transmisor infrarrojo o inalámbrico para enviar la información de sincronización a las gafas de 3D.

Toshiba y otros fabricantes de TV de alta definición está evaluando la tecnología de 3D simulada para proveer la profundidad estereoscópica—y para crear otra razón que conmine a los consumidores a comprar un aparato nuevo.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *