1

¿Morirá la privacidad con la computación en nube?

Su información privada debería permanecer privada no importa donde esté. Pero usted no puede suponer que sea así.

A medida que la computación en nube crece en popularidad, la protección de la privacidad muchas veces se queda atrás.

Definida en términos generales, la computación en nube involucra programas o servicios que ejecutan en servidores de Internet. A pesar del entusiasmo que la rodea, la idea no es nueva—fíjese en el correo de la Web. Pero los grandes beneficios, como poder acceder sus datos desde cualquier parte y no tener que preocuparse por las copias de seguridad, ha hecho que más gente acuda a la Internet para hacerlo todo, desde escribir documentos y ver películas hasta administrar nuestros negocios. Desafortunadamente, nuestra privacidad todavía está relegada a la casa.

DETRÁS DE LOS TIEMPOS

Parte del problema son las leyes arcaicas que se concentran en el lugar donde usted tiene su información, en vez de eso. Pero también es evidente la preocupante falta de respeto por la privacidad entre las compañías más importantes de la industria que deberían actuar mejor.

Considere los comentarios que hizo el CEO de Google Eric Schmidt durante una entrevista reciente de CNBC. Con respecto a la pregunta, “la gente trata a Google como un amigo de confianza. ¿Deberían tenerla?” Schmidt respondió, “Si usted hace algo y no quiere que nadie se entere, quizá no debería estarlo haciendo en primer lugar”. El segmento de entrevista grabado está disponible en find.pcworld.com/64269.

Este modo de pensar que “sólo el culpable tiene algo que esconder” es fatal para la privacidad y se basa completamente en la noción falsa de que la gente sólo quiere la privacidad cuando han hecho algo malo. No hay nada nocivo en que yo me dé una ducha o que busque información sobre una condición médica. Pero esa información todavía debería ser privada.

Es posible que Schmidt haya hablado sin pensarlo—Google se mantiene en silencio y no ha dado ninguna explicación. Mientras tanto, la privacidad también es objeto de críticas en otras áreas.

Este verano, un juez de la corte de distrito de EE.UU. en Oregon falló que las agencias policiales del gobierno no tienen que enseñarle una orden de registro para leer todo su correo electrónico almacenado en un servidor de Internet—donde la mayoría de nosotros lo mantenemos. Según el juez Michael Mosman, es suficiente notificar a su proveedor de servicio de Internet. Usted puede leer su fallo y su opinión judicial sobre el caso (en formato PDF) en find.pcworld.com/64270.

En su opinión, Mossman señaló la cuarta enmienda que ofrece “una fuerte protección de la privacidad para los hogares y los artículos dentro de ellos en el mundo físico”. No obstante, dijo él, “cuando una persona usa la Internet, las acciones del usuario ya no están dentro de su casa física; de hecho el usuario no está actuando verdaderamente dentro de un espacio privado”.

LA NUBE DE DESCONOCIMIENTO

Este enfoque en la ubicación física de datos ignora cómo la gente usa la Internet. La Internet y la computación de nube dan paso a una enorme gama de actividades. Y hay una gran diferencia entre los datos que yo pongo en Facebook y los datos que almaceno en un Google Doc. Dondequiera que estén, si esos datos son personales yo no los comparto explícitamente, son privados.

Si vamos a crear una base sólida para confiar en la computación en nube, con su atracción de almacenarlo y ejecutarlo todo en la Internet, las leyes y las actitudes tienen que modernizarse. Hasta entonces, no espere una privacidad real en línea.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *