1

¿Debe mover su negocio a la nube?

¿Llegó el momento de despedirse del software de escritorio? Aquí explicamos lo que cualquier empresa mediana o pequeña debería saber sobre la computación en nube.

El término “computación en nube” se refiere a los servicios gratuitos o por suscripción ofrecidos en tiempo real en la Internet. Pudiera tratarse de programas de servicio, como Salesforce.com; de almacenaje de archivos, sincronización, copia de seguridad, u otra herramienta de computación, como Dropbox; o un servicio de infraestructura, como Elastic Compute Cloud de Amazon.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/26F53D5472CA5D1B852576FC00835D21/$File/50nubeabr10.gif">]

Nosotros encuestamos docenas de empresas pequeñas sobre los servicios en la nube que utilizan regularmente y recibimos múltiples recomendaciones para Basecamp, Box.net, Google Apps, Google Docs, Highrise, QuickBooks Online y Skype (vea find.pcworld.com/69423).

Pros y contras de la nube

Los servicios basados en la nube pueden reducir dramáticamente los costos de computación de una empresa pequeña. Por ejemplo, Microsoft Office 2010 Home and Business cuesta US$199 por una versión descargada y US$279 por la versión de caja; pero Google Docs, que ofrece herramientas de productividad de oficina en la nube, es gratuito.

Otros beneficios incluyen el almacenaje y copia de seguridad de archivos de manera segura y confiable; facilidad de uso; liberarse de los costos de mantenimiento; y una colaboración más fácil entre colegas en sitios distantes.

La duda más grande que tiene la mayoría de los negocios es la seguridad de la nube, según dos encuestas recientes.

En una cuenta de Forrester Research, realizada en diciembre de 2009, el 51 por ciento de los participantes de SMB citaron la privacidad y la seguridad como las razones principales para no usar los servicios de la nube.

Por supuesto, no es difícil encontrar ejemplos de fallos en la seguridad de la computación en nube. Pero usted no puede eliminar enteramente el riesgo de ningún entorno de computación. Estas son otras inquietudes citadas generalmente para la computación en nube:

La privacidad: ¿Cuántos datos sobre su persona recopilan las compañías de nube como Google y cómo usan esa información?

La disponibilidad: ¿Fallará de pronto su servicio de nube, dejándolo sin acceso a los registros de clientes, correo electrónico, u otra información crítica durante horas o incluso días?

La pérdida de datos: ¿Qué haría usted si (como ha sucedido varias veces) su sitio de almacenaje en línea cierra las puertas abruptamente, dándole quizás 24 horas de aviso para recuperar sus datos?

La movilidad y propiedad de los datos: ¿Podrá compartir datos entre diferentes servicios de nube? Si decide abandonar un servicio de nube, ¿podrá recuperar todos sus datos? ¿En qué formato están? ¿Cómo sabría usted si el servicio de nube destruirá todos sus datos después de romper sus relaciones?

La robustez de las herramientas: ¿Existen herramientas basadas en la nube suficientemente potentes para satisfacer las necesidades de su negocio, dado que estas herramientas tienden a ser menos robustas que las aplicaciones de escritorio normales?

SUGERENCIAS PARA MOVERSE A LA NUBE

Después de sopesar los pros y contras, usted estará listo para dar sus primeros pasos en la computación de nube. Aquí van algunas sugerencias de empresas pequeñas que ya han hecho la transición.

Comience despacio. La computación en nube es un modo de trabajar diferente a lo que la mayoría de la gente conoce, y toma tiempo crear familiaridad y confianza, dice Trevor Doerksen, fundador y CEO de MoboVivo, una compañía de software/portal de contenido que emplea 12 personas. Así que considere dejar que dos o más empleados comiencen con una tarea simple como colaborar en un archivo de Google Docs. Una vez que los miembros del equipo tengan confianza en el nuevo entorno de trabajo, puede agregar más servicios de nube.

Piense a lo grande. ¿Puede ampliar el servicio para satisfacer sus requisitos a medida que su negocio crece? De lo contrario, siga buscando.

Revise los formatos disponibles para exportar datos. Usted debería tener la opción de exportar en formatos estándar usando sus aplicaciones de negocio (como Word y Excel), así podrá hacer una copia de seguridad y contar con acceso a los datos localmente, o moverlos fácilmente a otro servicio.

Lea el acuerdo con cuidado. Para usar un servicio de nube, probablemente tendrá que aceptar un interminable acuerdo de servicio u otro contrato. Léalo cuidadosamente para saber lo que está comprando, la política de privacidad del proveedor, si hay penalidades por terminación prematura y demás.

Sea creativo. Busque maneras de adoptar herramientas de nube de bajo costo o gratuitas en vez de servicios más caros. Por ejemplo, usted podría usar la hoja de cálculo Google Docs, en vez de un servicio comercial CRM de nubla, como un sistema básico de CRM.

Evalúe más de un servicio antes de decidirse. La mayoría de los servicios ofrecen un período de prueba gratuito y no debería tomarle demasiado deducir si la interfaz de usuario del servicio es simple o difícil de dominar.

Considere servicio de nube de código abierto. Los servicios de código abierto instan a los desarrolladores a construir complementos que mejoran el servicio y les permiten crear herramientas para usar el servicio que son exclusivas para su negocio.

No tenga miedo. Cualquier cambio grande en la manera en que usted conduce su negocio requiere cuidado y esto claramente aplica a la nube. Pero el mundo de los negocios ya está haciendo la transición a la computación en nube y —dado el pésimo estado de la economía— ahora es un gran momento para hacerlo.

“No se me ocurre ninguna compañía que no debería probarlo”, dice Doerksen. “Si no lo hace, se perderá una oportunidad de preparar su negocio para el futuro”.

ANALICE LOS PROBLEMAS DE RED CON WIRESHARK

Wireshark capta la actividad en su red para que la pueda examinar más tarde.

Las redes de Ethernet pueden trabajar sin problemas por mucho tiempo. Pero puede ocurrir un desastre sin previo aviso que debilitará a una red mal equipada.

Uno de los peligros sería un torbellino de emisiones, mediante el cual un dispositivo defectuoso o mal configurado bloquea su red inundándola con tráfico. Otra amenaza común es una computadora infectada con un programa malicioso, capaz de enviar un torrente de correo electrónico o que intente duplicar computadoras en su LAN o a través de la Internet. Esta computadora demoraría el tráfico de Internet y le puede poner en apuros con su ISP. Y por último, que un solo usuario consuma tanta anchura de banda—transmitiendo audio o vídeo, por ejemplo—que afecte adversamente a otros usuarios de la red.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *