1

Llegó USB 3.0

Le damos aquí todos los pormenores del USB 3.0: sus beneficios verdaderos, dónde conseguirlo y cómo evitar las estafas cuando compre estos productos de próxima generación.

Cuando usted está frente a su PC, esperando a que termine un traslado a medios extraíbles, los segundos pueden parecerle minutos y los minutos horas. Y las copias de seguridad a USB 2.0 parecen avanzar con la velocidad de un caracol, tanto así que los usuarios frecuentemente tratan de evitar esa tarea esencial.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/1DC14B24D747923D852577160011D63D/$File/12usbmay10.gif">]

Estos son los escenarios de transferencia de datos donde la nueva norma SuperSpeed USB 3.0 y su teórica velocidad de 5 gigabits por segundo –como promete el USB Implementers Forum (USB -IF)– cambiará su vida. Y si nuestras pruebas con cuatros unidades de disco duro nuevas para USB 3.0 de Buffalo Technology, Iomega, Seagate y Western Digital sirven como indicación, el cambio seguramente será impresionante.

Impresionante es también la velocidad del USB 3.0 y su razón de ser, pero parte de su atracción es su compatibilidad retroactiva con USB 2.0. Usted necesitará un nuevo cable y un nuevo adaptador anfitrión (o una de las nuevas tarjetas madres construidas con USB 3.0) para lograr el desempeño de USB 3.0. Pero todavía podrá usar un dispositivo USB 3.0 en un puerto USB 2.0 y lograr el desempeño típico del USB 2.0. También puede usar dispositivos USB 2.0 en un puerto USB 3.0, aunque sin el aumento de velocidad.

La tecnología detrás del USB 3.0 se parece más a PCI Express que a USB 2.0. La compatibilidad retroactiva se obtiene con el diseño inteligente del conector y un bus dual. Los diseñadores agregaron cuatro líneas de datos y un alambre de tierra para las nuevas señales de USB 3.0 y retuvieron el par existente de líneas de datos para usar dispositivos USB 2.0. Las dos tecnologías comparten las líneas de cables existentes de corriente y de tierra, pero por lo demás están completamente separadas.

Como tal, el conector de USB 3.0 tiene cambios de diseño para acomodar las líneas extras de datos. Si usted mira dentro de un puerto USB 3.0 tipo A con su familiar forma rectangular, verá que comparte el mismo tamaño que un puerto USB 2.0, además de los cuatro contactos originales del USB 1.1/2.0.

Sin embargo, el puerto también tiene unos cinco contactos adicionales más pequeños para las líneas nuevas del USB 3.0. Cuando usted enchufa un conector de 2.0, usa los cuatro contactos originales; cuando enchufa un conector USB 3.0, puede aprovechar los otros cinco. Como las tarjetas madres y las PC vendrán con puertos USB 2.0 y USB 3.0, sus plásticos aislantes, de acuerdo con la especificación (para distinguirlos) deben ser de color azul brillante en los puertos USB 3.0, y negros en los puertos USB 2.0. Trucos similares se han utilizado para los conectores tipo B y minis.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/1DC14B24D747923D852577160011D63D/$File/12cablemay10.gif">]

Otro beneficio potencial de USB 3.0 es que la especificación exige una tercera parte del consumo de energía que el USB 2.0. Los creadores lo lograron reduciendo algunos de los requisitos de mantenimiento en segundo plano del USB; a diferencia de la tecnología anterior, con USB 3.0 la interfaz sólo transmite datos al vínculo y al dispositivo que necesitan esa información, lo que permite a otros dispositivos conectados pasar a un modo de suspensión cuando no se usan. El cambio sólo se aplica al bus USB, no a la energía que requieren o que usan los periféricos USB para su propio funcionamiento, aunque al hacer las cosas más rápido también se usa menos energía.

La revolución del USB 3.0 está llegando, muchos productos certificados para SuperSpeed USB 3.0 están disponibles a la venta ahora, incluso controladores anfitriones, tarjetas adaptadoras, tarjetas madres (de Asus, Gigabyte, Intel y otros) y unidades de disco duro. Pero no será un cambio inmediato: según In-Stat Research, no será hasta 2013 cuando más de una cuarta parte de los productos USB tendrán SuperSpeed USB 3.0.

Esa transición lenta no es particularmente sorprendente, considerando que hasta ahora no se ha anunciado ningún dispositivo de electrónica para el consumidor ni periférico compatible. Algunos dispositivos, como los teclados y ratones, no se beneficiarán del aumento de velocidad de SuperSpeed USB. Otros productos, como las cámaras digitales y las videocámaras sí lo adoptarán; esperamos ver USB 3.0 en esta clase de dispositivos para el 2011.

ALTO RENDIMIENTO

La mejora teórica en velocidad que USB 3.0 ofrece es claramente dramática: un salto a 5 gbps que multiplica por diez la velocidad de la especificación USB 2.0 existente, que en teoría tiene un límite de 480 mbps.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/1DC14B24D747923D852577160011D63D/$File/14bufalomay10.gif">]

¿Pero cómo funciona USB 3.0 en el mundo real? Bastante bien, por cierto.

Para determinar la veracidad de las alegaciones de la USB-IF, pusimos a prueba cuatro unidades de disco SuperSpeed USB 3.0, incluyendo las operaciones por lote en un conjunto grande de archivos pequeños, traslados de archivos muy grandes y una prueba de revisión de virus que enfatiza la velocidad de búsqueda de una unidad de disco duro. Tres modelos eran unidades externas de 3,5 pulgadas para escritorios: la Buffalo DriveStation USB 3.0 HD-HUX3 (US$200), la Iomega eGo Desktop USB 3.0 (US$240) y la Western Digital My Book 3.0 (US$200). La cuarta unidad de disco era una de 2,5 pulgadas para portátiles, la Seagate BlackArmor PS 110 (US$180).

Tres unidades de disco venían formateadas usando el sistema de archivos NTFS, que es más eficiente que el sistema FAT32 que utilizó la unidad de disco de Buffalo (el único beneficio de FAT32 es que las Mac y las PC pueden leer y escribir en la unidad). Por suerte, la Buffalo incluye una opción para reformatear la unidad como NTFS; nosotros la usamos y todos nuestros resultados reflejan este formato.

En las pruebas realizadas por PCWorld Labs, las unidades de disco evaluadas usando USB 3.0 demostraron ser consistentemente más rápidas que cuando se usó FireWire 800 (hasta un tercio más). Y encontramos que las unidades USB 3.0 son comparables en velocidad a las unidades eSATA (en una interfaz SATA-300); las unidades de disco eSATA por lo general superan a las USB 3.0 en un par de medidas de desempeño.

En comparación, USB 2.0 parecía un podenco en el Kentucky Derby. Dependiendo de la prueba, USB 3.0 resultó ser hasta 3,5 veces tan rápido y siempre más del doble de la velocidad del USB 2.0.

De los tres modelos tamaño de escritorio (cada uno de ellos con una unidad de disco duro de 3,5 pulgadas adentro), la Western Digital My Book 3.0 fue la más rápida en general, con las unidades de Buffalo e Iomega muy cerca detrás. Las unidades de disco estuvieron separadas por pocos segundos en casi todas nuestras pruebas de lectura y escritura; vimos la mayor separación en nuestra detección de programas maliciosos, con un trecho de 24 segundos separando la más rápida (Western Digital) de la más lenta (Buffalo).

Las unidades de disco portátiles siempre son más lentas que sus compañeras de escritorio en el desempeño, simplemente porque giran a velocidades más bajas (rotaciones por minuto). Como tal, no sorprende que la Seagate BlackArmor PS 110 portátil no fuera tan rápida como las unidades de escritorio evaluadas aquí. Sin embargo, entre las unidades de disco portátiles que hemos probado, este modelo saltó al segundo lugar; sólo la WiebeTech ToughTech XE Mini 500GB, probada en eSATA, fue mejor que la Seagate USB 3.0 portátil.

En las pruebas de consumo de energía de PCWorld Labs, encontramos que el consumo promedio en un momento determinado para las unidades de disco USB 3.0 fue ligeramente mayor que el de las unidades USB 2.0 cuando transfieren datos. Sin embargo, como USB 3.0 hace las cosas mucho más rápido, si se multiplica el consumo promedio por el tiempo que dura la transferencia se ve que el bus hace aproximadamente el doble de trabajo por vatio consumido.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/1DC14B24D747923D852577160011D63D/$File/15wdmay10.gif">]

Más allá de las medidas de desempeño, USB 3.0 es inmensamente más conveniente que eSATA. A diferencia de eSATA, USB 3.0 fue diseñado pensando en el almacenamiento extraíble. Se puede cambiar en vivo: usted simplemente enchufa un dispositivo y su sistema operativo rápidamente lo agrega a la lista de dispositivos disponibles. En cambio, las unidades de disco eSATA casi siempre requieren que reinicie el sistema para reconocerlas.

Además, como USB 3.0 es un puerto que suministra su propia energía, no tiene necesariamente que tener otra fuente de alimentación externa en la unidad de disco como pasa normalmente con las unidades de disco eSATA. Sin embargo, la mayoría de las unidades de 3,5 pulgadas requieren más energía de la que proporciona el bus USB y esos modelos todavía necesitan adaptadores de CA.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *