1

Los peligros del soporte técnico amateur

Muchos usuarios de PC se las arreglan como pueden con enfermedades misteriosas de Windows, mensajes inexplicables de error y programas de poca funcionalidad.

Son gajes del oficio. La gente me pide constantemente que les arregle sus computadoras. La madrina de mis niños, mis compañeros de Scrabble, mi vecino, hasta mi esposa: todos parecen tener algún problema. La cosa se complica realmente cuando es tu suegro en el teléfono, preguntando por qué todos sus documentos han desaparecido misteriosamente—este es un hombre que, por muchas veces que se lo explique, todavía no entiende la diferencia entre la Internet y AOL.

[<img border="0" src="/pcwla2.nsf/0/4AF40775FB93B2508525778D00744A9D/$File/4libroag10.gif">]

Comúnmente, los problemas que me piden que resuelva son bastante comunes y están relacionados con algún error de software. El sonido no se oye en algún vídeo de YouTube, aparece un mensaje de error raro, o la máquina “simplemente dejó de trabajar”.

Por suerte para mí (y para mis “clientes”), yo conozco alguna que otra cosa y he tenido experiencias con más de un problema de la PC. Además, no me asusto con facilidad.

Desorden total

Pero esto es lo que más me asombra. Según mis observaciones, casi todas las computadoras de Windows son un desorden total. Un verdadero lío. Una hecatombe.

Los iconos parpadean, demandando atención; las carpetas y los accesos directos están regados por todo el escritorio; la barra de herramientas ha desaparecido; y los archivos parecen haber sido organizados por un invidente. Y eso es sólo la primera impresión.

Para empeorar las cosas, los sistemas están repletos de virus y programas de espionaje, no hay ninguna protección (el programa antivirus, si alguna vez existió, está vencido) y el navegador está atrasado dos generaciones.

Pero yo trabajo con gente que sabe de tecnología y regularmente tengo intercambios con lectores de PCWorld, así que estoy acostumbrado a la higiene básica de la PC y a un nivel de experiencia de computación bastante sofisticado.

Así que la primera vez que vi el sistema de escritorio desordenado de un amigo supuse que se trataba de una excepción—de un alma negligente que se había olvidado de hacer sus deberes digitales. La segunda vez…bueno, ya me empezaron a entrar las dudas. (Y no para crear fricciones con mi esposa cuyo escritorio es una zona de desastre, aunque en todo lo demás es una persona extremadamente minuciosa).

Ahora, después de múltiples misiones de rescate, he llegado a la conclusión ineludible de que tener y usar una PC de Windows es una experiencia complicada y sucia para casi todo el mundo. A veces trabaja; a veces no.

Parece que los usuarios típicos de PC esperan el mínimo de funcionalidad de sus máquinas. Mientras que se abra Word, quizás Excel y un navegador cuando lo pulsen, están conformes. Más allá de eso, muchos creen que no podrán hacer mucho más por cambiar su suerte. Como me dijo recientemente mi esposa después que le ayudara a conectar su portátil, aparentemente bloqueada a nuestra red de Wi-Fi por enésima vez, “¿qué hace la gente que no está casada con un editor de PCWorld?”

Autoayuda para usuarios de Tecnología

Bien, algunos de ellos leen PCWorld, incluyendo (me imagino yo) cualquiera que esté leyendo actualmente estas palabras. Así que para comenzar, puede darse una palmadita en la espalda. Usted ha expresado el deseo de aumentar sus conocimientos técnicos y esa es una meta loable.

En cuanto a consejos específicos para solucionar los problemas de una PC, es posible que el número que tiene en sus manos no conteste todas sus preguntas, pero contiene los prácticos “Súper secretos de software” de Patrick Miller (página 66), que pudieran ayudarle a establecer sus propios credenciales como experto de Windows, Office, iTunes, navegadores importantes y más.

Miller, un editor auxiliar que está a cargo de nuestra sección Here’s How, reconoce una buena sugerencia de software cuando la ve. Su desafío al crear “Súper secretos de software” era lograr un equilibrio razonable entre los atajos comunes (los que ya conocen los profesionales de la PC) y el material menos divulgado pero supremamente útil.

Independientemente de su nivel de experiencia, es casi seguro que encontrará algunos consejos que seguramente le harán la vida más fácil. Claro que, si al menos pudiera lograr que mi suegro o mi esposa leyeran este número…

-Steve Fox es el director editorial de PCWorld.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *