1

Cómo implementar un servidor de virtualización

La virtualización simplifica la administración y reduce los costos. Aquí le explicamos lo más recomendable para elegir un servidor anfitrión y su software de virtualización.

Utilizar un solo servidor físico para ejecutar varios servidores virtuales, le permite disminuir los costos operativos y obtener mucho más rendimiento por su inversión. Lo mejor de todo es que puede hacerlo económica y fácilmente.

Hoy día es imposible comprar un servidor que no tenga múltiples núcleos, aunque muchas empresas pequeñas no requieren de tanta potencia. El resultado es un servidor físico, relativamente caro, que trabaja poco pero consume energía y genera calor. Por eso tiene sentido usar un servidor de múltiples núcleos, digamos uno con 4, 6, o 12 núcleos en un solo CPU, que maneje a varios servidores virtuales, independientemente del tamaño de su compañía.

Seleccionando el anfitrión

La clave del éxito de los servidores de virtualización en entornos pequeños parte del servidor anfitrión físico. Aunque posiblemente será el responsable de patrocinar a decenas de servidores virtuales, requerirá muchos menos recursos de CPU de los que imagina.

Dependiendo del software de virtualización que use (también conocido como el hipervisor), probablemente podrá controlar a un impresionante número de servidores virtuales a partir de un CPU de cuatro o seis núcleos. Esto se debe a que generalmente, la mayoría de los servidores se mantienen inactivos durante largos períodos de tiempo. Cuando se les asignar una tarea, tienden a diseminar sus recursos entre el CPU, la unidad RAM, el disco, y las conexiones de entrada y salida a la red, y apenas una fracción de los servidores virtuales consume recursos de CPU importantes. Aprovechando esta ley de promedios, usted puede consolidar múltiples servidores físicos en un servidor anfitrión único.

Sin embargo, esta norma no es estricta. Algunos servidores, como los dedicados a base de datos, tienen cargas más pesadas y más consistentes, y quizás no sean candidatos apropiados para la virtualización en una infraestructura menor. Todo depende de los recursos de hardware disponibles al servidor anfitrión, de las características del software de virtualización y de los requerimientos del servidor virtual. Por suerte, no es difícil establecer y probar estos requisitos de antemano.

Al elegir el hardware, una buena regla básica es que es preferible tener más núcleos en el servidor anfitrión que velocidades de reloj más altas; si tiene que elegir entre, por ejemplo, un CPU de 4 núcleos que funciona a 2,93GHz y un CPU de 6 o 12 núcleos que trabaja a 2,4GHz, lo mejor será comprar el segundo. La capacidad para distribuir la carga del servidor virtual entre más núcleos de CPU típicamente produce un rendimiento más rápido y más uniforme en todas las máquinas virtuales.

Los anfitriones de virtualización siempre pueden usar más RAM, así que procure comprar toda la que pueda y seleccionar el tipo más rápido disponible. Es relativamente simple reasignar los recursos de CPU, o destinar más CPUs virtuales a los servidores virtuales de lo que existe físicamente dentro del servidor anfitrión —pero es mucho más difícil de hacerlo con el RAM. Mientras más RAM tenga, más máquinas virtuales podrá tener.

En los entornos menores es posible que no tenga una red de área de almacenaje o un dispositivo de almacenaje conectado a red que contenga las imágenes de los servidores virtuales, así que el servidor anfitrión será el responsable de todas estas tareas. En ese caso, es mejor tener más discos, dentro de lo que cabe. Para propósitos generales, las unidades de disco SATA en una configuración RAID 5 o RAID 6 bastarán, aunque las unidades SAS (Serial Attached SCSI) siempre proveen mejor desempeño.

Software de virtualización

En lo que concierne al software, usted tiene algunas opciones gratuitas. El VMware Server gratuito ejecuta sobre Windows o Linux. No es un hipervisor de “nivel raso” porque necesita el OS subyacente para proveer los requisitos claves para la operación. No es tan rápido ni tan fluido como otros tipos de hipervisor, pero comúnmente es fácil de instalar y usar. Para un enfoque completamente gratuito, considere instalar Linux en el servidor y ejecutar la versión de Linux de VMware Server. De lo contrario, instale una copia licenciada de Windows Server 2003 o 2008 y ejecute la versión de Windows de VMware Server.

VMware también tiene un hipervisor gratuito, de nivel raso, VMware ESXI. Está basado en los mismos principios básicos de las ofertas de Vmware más caras y más grandes, además de que provee una virtualización estable y rápida, pero tiene algunas limitaciones con respecto al hardware donde puede ejecutar; lea sobre la compatibilidad con el hardware en find.pcworld.com/70448.

Microsoft Hyper-V puede ser una buena opción para las redes orientadas a Windows. Técnicamente no es gratuito, ya que requiere la adquisición de Windows Server 2008 R2, pero tiene una interfaz simple y se integra bien en el OS. Si los servidores virtuales que ejecutan en el anfitrión también corresponden al Windows Server 2008, quizás encuentre las licencias más atractivas. La compra de una copia de Windows Server 2008 R2 le permite ejecutar hasta cuatro servidores virtuales de Windows Server 2008 por el precio de una sola licencia.

También encontrará otras opciones, como Citrix XenServer. La versión gratuita tiene características que no encontrará en las ofertas gratuitas de VmWare, como la administración de múltiples servidores. XenServer no es tan corriente como las otras propuestas, pero puede ser transmitido e instalado de gratis y no necesita de OS subyacente, tampoco licencia de OS.

Para más información, incluyendo una discusión sobre la fuente de alimentación y las interfaces de red de su servidor, vea la versión expandida de este artículo en find.pcworld.com/70447.

Cuatro maneras en que IPv6 salvará la Internet

A medida que las direcciones de IPv4 se van acabando, el mundo tiene que adoptar IPv6.

El mundo está a punto de agotar las direcciones de IP—o, por lo menos, las direcciones de IPv4 que los administradores de TI y los usuarios conocen. Por suerte, para resolver las limitaciones del protocolo IPv4 y para agregar características que mejoren el protocolo para el futuro, la Internet Engineering Task Force (IETF) produjo IPv6 (la versión 6 del Protocolo de Internet), que expande exponencialmente las direcciones de IP disponibles a la par que provee otros beneficios. Estas son algunas de las maneras en que IPv6 saldrá al rescate y salvará a la Internet. (Para más información sobre cómo preparar su negocio para IPv6, vea la sección Centro de negocio de septiembre o visite find.pcworld.com/70407).

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *