1

Diez cosas que debe saber antes de comprar un HDTV

La compra de un nuevo HDTV puede complicarse con los vendedores pícaros y las demostraciones engañosas de películas. Aquí le enseñamos a detectar los trucos que utilizan las tiendas y a ahorrarse dinero en el aparato más conveniente para usted.

Los televisores de alta definición han avanzado mucho en los últimos dos años. En 2008, un HDTV de 1080p todavía era un artículo de alto nivel; hoy, es bastante común (como también lo es un reproductor de Blu-ray Disc). Los aparatos iluminados por LED comenzaban a aparecer en aquel entonces y sus precios eran astronómicos. Sony, por ejemplo, pedía US$5000 por su primer Bravia de 46 pulgadas de tecnología LED. Hoy en día, estos modelos están ampliamente disponibles y sus precios han bajado dramáticamente.

Las características de TV también se han diversificado. Muchos aparatos hoy se conectan a redes y vienen con software incorporado que permite acceso fácil a sitios populares de Internet y a servicios como Netflix on Demand, Twitter y YouTube.

La capacidad para reproducir imágenes estáticas, música y vídeo ha crecido a pasos gigantescos, pero varía mucho entre vendedores y modelos. Esto es algo que usted puede ver fácilmente en línea, junto con la información sobre las opciones de conectividad (como cuántos puertos de HDMI, de vídeo de componentes y otros recibe y cuánto concuerdan en número y formato a sus fuentes de medios).

Estos y otros cambios en el panorama de alta definición han afectado definitivamente lo que podrá ver en las tiendas al momento de comprar un HDTV. Muchos de nuestros consejos anteriores para comprar inteligentemente (vea find.pcworld.com/70811) y evitar los trucos en el salón de ventas de HDTV (vea find.pcworld.com/70812) aplican todavía, pero aquí los hemos actualizado para que los recuerde cuando compare los aparatos cada vez más sofisticados de hoy en día.

1. Olvídese de las viejas nociones de la tecnología de pantalla plana. Solía ser muy fácil ver la diferencia entre los aparatos de LCD y de plasma. Los plasmas eran más grandes, con calidad de imagen cinemática producida por su capacidad para lograr negros muy oscuros y manejar el movimiento rápido; los LCD eran más pequeños y muy brillantes.

Pero esas distinciones no son tan evidentes en el rango de tamaños de 40 a 50 pulgadas, especialmente con la llegada de dispositivos LCD que emplean luces de fondo basadas en LED con atenuación local (a diferencia de las luces LED en los bordes, que son más baratas pero no tan atractivas).

La atenuación local, o sea la capacidad de oscurecer LEDs individuales o grupos de LEDs para producir tonos oscuros, permite a los televisores de LCD lograr negros muy oscuros y cada vez vemos más de estos aparatos en la categoría de 46 a 50 pulgadas, en la cual el plasma dominaba en su tiempo. Así que cuando vaya a la tienda no evalúe a los televisores sólo por su tecnología de pantalla plana. Para una discusión extendida de las distinciones actuales entre las tecnologías de HDTV, visite find.pcworld.com/70813.

2. Tenga en cuenta el costo del consumo de energía. Esta distinción de plasma versus LCD ha cobrado más importancia en años recientes. Los LCD siempre han consumido menos energía que las pantallas de plasma, pero los LCD iluminados por LED son aún más eficientes con la energía que sus parientes basados en luces fluorescentes. Si usted ve mucha televisión, quizás se incline a pagar un poco más por un aparato de alta calidad basado en LED; a la larga, le ahorrará dinero en su cuenta eléctrica.

Como mínimo, trate de estudiar el consumo de energía del televisor (nosotros probamos el consumo en los PCWorld Labs para todos los aparatos que evaluamos) y no se deje llevar sólo por las aseveraciones de Energy Star (aunque el cumplimiento de las normas actuales de Energy Star obviamente es mejor que nada).

3. Traiga su propio contenido de prueba. Muchos de los problemas que se originan durante el uso real del dispositivo no serán evidentes en los cortos de vídeo o en la programación en vivo que muestran en las tiendas. Como hemos dicho en el pasado, la aplicación ideal sería ver una película de Blue-ray Disc en un reproductor conectado a la TV por medio de un cable de HDMI.

Si no puede usar su aparato para ver el contenido de otras fuentes, traiga cualquier dispositivo que tenga en mente usar, desde unidades de disco de flash para USB (los lectores de SD Card son cada vez más escasos) hasta videocámaras, netbooks, e incluso algunos teléfonos móviles. Convenza al representante de ventas para que le deje conectarse al televisor—y cargue el contenido que ponga a prueba las debilidades del aparato. A continuación ofrecemos algunos ejemplos.

4. Busque movimiento en las imágenes. Nos referimos a los elementos que se mueven cuando deberían estar perfectamente quietos. ¿Tambalean las líneas en las paredes de ladrillo o de los edificios al panear la cámara?

¿Ve usted efectos de moiré en ciertas telas o en otras superficies decoradas? En nuestras pruebas de jurado buscamos particularmente estos problemas en ciertas escenas en las películas Mission Impossible 3 y The Dark Knight en formato Blue-ray.

5. Examine las imágenes con movimiento. En este caso, usted debe fijarse en problemas similares que produzca el aparato al manejar movimientos exagerados. ¿Nota sombras en aquellas imágenes donde la cámara hace paneo (que pueden suceder con algunos aparatos iluminados por el borde con LED)? ¿Salen borrosos los detalles? En nuestras pruebas de laboratorio de los HDTV, el desempeño en las escenas de movimiento se ha convertido en la mayor distinción entre los televisores.

Una vez más, este era el punto fuerte de los aparatos de plasma, pero ahora vemos LCDs con tasas de regeneración cada vez mayores (240Hz e incluso 480Hz en los aparatos de alto nivel, a diferencia de los 60Hz y 120Hz de hace un par de años), además de tecnologías patentadas para manejar el movimiento. Pero no se base simplemente en las cifras ni en la propaganda. Realice sus propias pruebas.

6. Haga que le pongan el aparato en el modo de hogar. Casi todos los HDTV actuales tienen asistentes que comienzan con la opción de poner el aparato en el modo de hogar o en el modo de demostración—y le apuesto que este último modo es el que está viendo en la tienda.

El modo de demostración aumenta la brillantez de la pantalla porque la gente se ve atraída a las imágenes nítidas, pero en una sala oscurecida la misma imagen luciría demasiado brillante. Pida al representante de ventas que le permita ver cómo luce el modo predeterminado de hogar (comúnmente puede ejecutar la rutina de instalación desde el menú de configuración del HDTV).

7. Observe los modos predeterminados. La mayoría de los modelos de HDTV tiene modos predeterminados de imagen que ajustan los principales controles de imagen (brillantez, contraste, matiz y demás) para optimizarlos en juegos, deportes, películas y otros. Revíselos; la mayoría de los menús le permite ver cómo los cambios afectan lo que usted ve. Asegúrese de ver cómo se pueden crear una o dos configuraciones personales, en caso de no estar de acuerdo con los gustos del vendedor.

8. Aprecie los tonos de la piel que ve. ¿Le gustan los colores que ve en el televisor? Una buena manera de contestar esta pregunta es mirar cortos con personas y ajustar los controles de imagen para que la piel aparezca realista y placentera. Después chequee si todo lo demás que aparece en la pantalla le parece bien.

Si disfruta de los colores nítidos en una escena, asegúrese de que las personas no parezcan como bronceadas por el sol, un problema que nosotros notamos cuando algunos colores quedan sobresaturados.

9. No use animaciones para sus pruebas. Hay una razón muy buena por la cual muchos vendedores seleccionan dibujos animados populares para mostrar el contenido de sus televisores —y no es que tengan predilección por los temas familiares. Las caricaturas generadas por una computadora actual lucen excelentes en casi todas las pantallas digitales.

Para su contenido de prueba, será mejor que use películas o programas de TV de acción, que no siempre están diseñados a la perfección. En cuanto a los juegos, a menos que planee jugar una gran cantidad de ellos en su aparato de HDTV, realmente no tiene que prestar atención a la demostración de juegos del vendedor.

10. Mire y escuche. Como los grandes almacenes muestran decenas de HDTV en filas estrechamente apretadas, usted no logra oír cómo suena ninguno. Por supuesto, si planea conectar su aparato al sistema de audio de su cine en casa o a otros altavoces externos, este no es un problema.

Pero si piensa usar el audio del televisor, búsquese una película de Blu-ray que pueda usar para probar las capacidades de sonido envolvente del aparato. Por suerte, el audio incluido en los HDTV está mejorando en los modelos más nuevos, con altavoces más robustos y con simulación de sonido envolvente cada vez más capaz. Algunos televisores incluso tienen sistemas de tres altavoces. Pero no se deje llevar por las especificaciones y escuche el audio usted mismo.

-Yardena Arar

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *