1

Visa y el comercio electrónico en la región de América Latina

Según un estudio reciente realizado por la compañía Visa se demostró del creciente desarrollo que ha tenido el comercio electrónico en la región y los factores que lo han impulsado, por esa razón conversamos con José Maria Ayuso, Vicepresidente Ejecutivo de Productos de Visa Inc. América Latina y el Caribe para que nos diera puntos de vista acerca de este importante mercado. He aquí sus comentarios.

¿Qué factores han impulsado el crecimiento del comercio electrónico en la región?

Uno de los principales factores que influye en el aumento del comercio electrónico en Latinoamérica es el incremento de penetración de computadoras y de banda ancha. Según el reciente estudio sobre comercio electrónico que comisionamos a AméricaEconomía Intelligence, hacia finales del 2009 se registraron 150 millones de usuarios en América Latina y más de 181 millones de usuarios de Internet, de los cuales 40 millones tenían acceso a Internet de banda ancha. Este tipo de conexión, facilita las compras en línea por ser una forma más rápida y conveniente de comprar bienes y servicios en comercios internacionales.

Otro de los factores que ha impulsado el crecimiento de las compras en línea está relacionado con el aumento de la percepción de seguridad. Un gran número de emisores y comercios en la región han tomado medidas para hacer las transacciones más seguras y los resultados se reflejan en un 88% de los consumidores que prefieren hacer sus compras en línea con tarjetas de pago electrónico, en lugar de efectivo, cheques o transferencias bancarias.

Por su parte, los comercios de gran escala han potenciado sus negocios tomando ventaja de la oportunidad que representa el comercio electrónico, por lo que han implementado nuevos y avanzados modelos de negocio en línea para satisfacer necesidades de los consumidores, resultando en un mayor volumen de transacciones en línea a nivel local y regional. Brasil se ha beneficiado específicamente de la entrada en el negocio del comercio electrónico de grandes cadenas minoristas como Wal-Mart y Casas Bahia. Sólo en ese país se registraron más de USD13.000 millones en volumen de compras en línea en el 2009, cifra que representa un 61% del consumo total de comercio electrónico en la región.

La industria turística también ha impulsado en gran manera las compras en línea en América Latina -particularmente los hoteles y aerolíneas que ofrecen promociones competitivas disponibles únicamente en sus sitios Web- generando más ventas directas y tráfico en Internet. Muchas pequeñas y medianas empresas en la industria turística también han comenzado a implementar estrategias de comercio electrónico de las compañías más grandes, ajustándolas a sus necesidades e impulsando las ventas en línea.

Otro factor que ha contribuido al crecimiento del comercio electrónico en la región tiene que ver con una tendencia en los consumidores que, a pesar de los altos costos de envío, compran en línea productos que no encuentran en su país. Muchos inmigrantes residentes en Estados Unidos están cambiando la forma como envían remesas a sus países, haciendo compras en línea en comercios del país donde residen sus familiares, en lugar de enviarles dinero en efectivo. En México solamente, un tercio de las transacciones de comercio electrónico del país ocurren como resultado directo de las compras internacionales debido a su cercanía a Estados Unidos.

¿Cuáles han sido los resultados principales que ha reportado este estudio?

El estudio reveló que el comercio electrónico creció un 39,2% en América Latina y el Caribe, alcanzando un volumen de USD21.775 millones. Los números reflejan un crecimiento año sobre año del 51% entre el 2003 el 2009, a pesar de la crisis que enfrentaron las economías a nivel mundial.

La primera parte del estudio mostró los factores que favorecieron este crecimiento, entre los cuales se encuentran los cambios en el comportamiento de compra, percepción y demanda de los consumidores; una mayor penetración de los computadores y la conexión de banda ancha; las mejoras en la seguridad en línea; la expansión de industrias clave como el turismo, y la adición de comercios de gran escala, particularmente en Brasil.

En una segunda parte, se evaluaron una serie de variables para determinar el grado de preparación de los países de la región para adoptar el comercio electrónico como canal efectivo de ventas. Estas variables fueron medidas en 21 países de América Latina y agrupadas en cinco categorías: tamaño de mercado, infraestructura, penetración de medios de pago, adopción de tecnología y potencia de la oferta. Con base en este criterio, se determinó que la región tiene un índice de preparación para el comercio electrónico del 62% utilizando España como punto de comparación (100%).

Entre los hallazgos más valiosos que pudiéramos extraer de este estudio, puedo mencionar que las cifras, además de mostrarnos un panorama claro del desarrollo del comercio electrónico en la región en la actualidad, nos dejan ver que existe una inmensa oportunidad de crecimiento en el canal. En primer lugar porque el incremento en el volumen de compras en línea en la región no se dio de manera pareja. El índice de preparación para adoptar el comercio electrónico varía de país en país de manera considerable porque las condiciones necesarias para el desarrollo del canal no están dadas en todos los mercados. Esto nos muestra que hay espacios para el crecimiento en los mercados menos preparados.

Por otro lado, el estudio también reveló un cambio evidente en los hábitos de compra del consumidor latinoamericano que influyó con mayor fuerza que los indicadores financieros negativos que mostró la región durante el 2009, dando como resultado cifras alentadoras que nos permiten proyectar que para fines de 2010, el canal del comercio electrónico en América Latina podría alcanzar un volumen de más de USD28.000 millones.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *