1

Almacenaje conectado a la red para cualquier negocio

El sistema NAS correcto puede simplificar las necesidades de administración de datos de su negocio. Aquí le indicamos lo que debe buscar.

El almacenaje conectado a la red puede simplificar sus procesos empresariales y hacerlos más eficientes de muchas maneras. Aquí le exponemos las diferentes variantes de aplicaciones NAS para negocios de diversos tamaños.

Oficina pequeña o negocios unipersonales

Una instalación para una oficina pequeña o doméstica que consiste en unas pocas PCs, una o dos impresoras multifunciones y quizás una red inalámbrica de compañero a compañero no es lo más ideal para el intercambio y acceso de archivos. La información está diseminada y su acceso a la red local desde afuera requiere de una VPN o del control remoto.

Una caja NAS puede localizar los datos importantes en un lugar accesible en el cual se pueden crear las copias de seguridad. De este modo, usted puede hacer una copia de seguridad de cualquier proyecto que este realizando fuera de la oficina con solo entrar a su red y cargar los archivos en la caja NAS. La mayoría de las cajas NAS tienen herramientas de copia de seguridad a bordo y puertos de USB para conectar unidades de disco.

Si sus prioridades son la habilidad de compartir archivos y el acceso, considere entonces adquirir un dispositivo híbrido como el pogoplug biz que usa el almacenaje local de su USB actual y le provee un portal en línea.

Grupo de trabajo de área ancha

Si usted colabora con sus compañeros de trabajo de remoto, la simplicidad de conectarse a una red de área ancha que le ofrece una caja NAS puede consolidar y centralizar sus esfuerzos. Como cualquier otro recurso de almacenamiento administrado en la red, su NAS sólo permitirá a los usuarios el acceso que usted apruebe. Le permite crear carpetas privadas y compartidas, y (en la mayoría de los casos) asignar espacio y carpetas a los usuarios como usted desee.

Para manejar los trabajos en colaboración, simplemente cree carpetas para cada proyecto, dando a cada persona acceso a las carpetas necesarias y otorgándose a sí mismo el acceso a todas las carpetas.

¿No tiene una dirección IP estática ni un dominio? Use un servicio como DynDNS.org para crear un dominio de proxy que deberá direccionar a su caja NAS.

Usar su servidor principal para almacenar las bases de datos compartidas es una exageración, con altos costos altos iniciales y de operación. Una caja NAS puede administrar la base de datos para que el servidor principal se concentre en el manejo de DHCP, mantener el dominio y los usuarios, almacenar aplicaciones y controlar otras tareas relacionadas con la empresa pequeña.

Una caja NAS es autónoma, redundante y específica a la tarea. Pero algunos programas insisten en que su base de datos radique en una PC local, mientras otros requieren que usted instale un programa que dirija el tráfico para múltiples usuarios. Para estos programas, le será útil una caja NAS que use Windows Home Server, como el HP MediaSmart EX495.

Oficina grande

En una oficina grande, la caja NAS funciona bien como dispositivo de copia de seguridad y de almacenaje para grupos de trabajo. NAS es también ideal para compartir impresoras por medio de los puertos de USB. Algunas cajas integran periféricos adicionales que se pueden compartir a través de la Internet por medio de la interfaz Internet Small Computer System Interface (iSCSI), un protocolo basado en IP para transferir datos.

Servir programas desde una caja NAS no es nada simple. Para ejecutar una aplicación de Windows, necesitará una caja de Windows Home Server. Para una aplicación de Linux, use una caja basada en Linux que permita el acceso de bajo nivel.

Consejos de compra

Cuando compre el hardware de NAS, concéntrese en la redundancia, la capacidad y la velocidad. No compre una caja NAS de un solo disco: necesitará como mínimo una caja de dos discos para reflejar una de unidad de disco en la otra (RAID 1) así no perderá el acceso si le falla una unidad de disco.

La capacidad de NAS es el número de unidades de disco a bordo (normalmente entre dos y cinco) multiplicado por el tamaño de las unidades de disco, dividido por el modo de RAID que esté usando. La capacidad de una sola unidad tiene un máximo de 2TB, así que una unidad SOHO de alto nivel ofrece hasta 10TB de almacenaje.

La velocidad depende del número de unidades de disco, de la velocidad del CPU y de la conexión de Ethernet (comúnmente Ethernet de gigabit).

Las cajas mejores tienen múltiples conexiones de Ethernet. En algunos casos, se ofrecen como redundancia —la opción para permitir que una conexión secundaria siga funcionando si la primario falla— por medio de Multiple Path I/O (E/S multiruta), o MPIO.

Las cajas más avanzadas aumentan su velocidad por medio de múltiples conexiones por sesión, que usa ambas conexiones para transferir datos. La velocidad y el tráfico de su red local pueden ser factores limitantes, así que no compre más hardware que el necesario.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *