1

Acelere el reloj de su tarjeta de gráficos (1)

Aumentar la velocidad del reloj de la GPU de su tarjeta de gráficos más allá de sus especificaciones mejorará el desempeño de la misma y evitará el gasto en una nueva tarjeta. Aquí le mostraremos cómo hacerlo de manera segura.

Muchos jugadores aguardan ansiosamente el debut de la próxima generación de tarjetas de gráficos para la PC, con la esperanza de que ese nuevo hardware impulse la velocidad de cuadros y mejore la calidad de reproducción de los juegos más modernos. Pero aunque ese tipo de actualización suele aumentar el desempeño en los juegos, mejorar la calidad de la imagen, o ambas cosas, las tarjetas de alto nivel son caras… y pudieran ser innecesarias.
Hoy, hasta las tarjetas de gráficos de nivel intermedio son, por lo general, suficientemente rápidas para producir altas velocidades de cuadros en los juegos modernos en todas las resoluciones, salvo las más altas. Si su tarjeta de gráficos actual todavía le sirve y simplemente usted quiere aligerar un poco el desempeño, la aceleración del reloj (overclocking) pudiera ser la mejor opción, y ciertamente es la más económica

¿Por qué acelerar el reloj?

Al principio, la aceleración del reloj era como una especie de magia negra reservada para los tecnomaníacos de la computación, pero hoy es muy fácil y, por lo general, segura. Sí, la aceleración del reloj de un componente puede reducir su vida útil. Pero si usted no se extrema demasiado y mantiene las temperaturas bajo control, tiene poco de qué preocuparse.
Uno de los puntos esenciales es asegurar que su sistema tenga un sistema de enfriamiento adecuado y una fuente de alimentación capaz de manejar una tarjeta acelerada. Las tarjetas de gráficos modernas tienen ventiladores controlados térmicamente que giran más rápido para disipar el calor de una tarjeta acelerada. Como resultado, la tarjeta pudiera ser algo más ruidosa, pero si la aceleración permanece estable y el disipador de calor de la tarjeta de gráficos da la talla, usted no tendrá ningún problema.

Tanto AMD como Nvidia (los dos grandes productores de tarjetas de gráficos) han incluido herramientas de aceleración del reloj en sus controladores. Las de AMD están fácilmente disponibles (en las tarjetas compatibles) en la pestaña Overdrive de AMD, enumerada en el software Catalyst Control Center de la compañía (en la sección de Performance). Las herramientas de aceleración del reloj de Nvidia no están expuestas normalmente en sus controladores para GeForce, pero si usted instala la herramienta de System Tools las tendrá disponibles. Busque e instale la herramienta de System Tools desde el sitio de la Web de Nvidia; los controles de la frecuencia serán visibles entonces en la sección de desempeño y afinamiento del controlador de GeForce.
Aparte de las optimizaciones de software/controlador, de los ajustes en el motor de juegos y de la velocidad de la interfaz del sistema, el desempeño de una tarjeta de gráficos suele determinarse en parte por la velocidad de computación y de relleno de su unidad de procesamiento de gráficos (GPU) y en parte por la cantidad de ancho de banda que su memoria intermedia para cuadros o framebuffer permite (la cantidad de memoria intermedia para cuadros en la tarjeta también puede ser decisiva cuando aumentan los tamaños de las texturas y las resoluciones, pero no tenemos espacio aquí para tratar a fondo esos factores). Aumentando las frecuencias de la GPU y la memoria intermedia para cuadros en su tarjeta de gráficos, usted logrará que procese y mueva más datos con más velocidad, aumentando así el desempeño total.

Cómo acelerar el reloj

Acelerar una tarjeta de gráficos es un proceso bastante simple. Todo lo que usted necesita es una tarjeta de gráficos que funcione y que esté correctamente configurada, y unos cuantos de sus juegos favoritos o una prueba de referencia como Futuremark 3DMark 11 para probar la estabilidad. Para la finalidad de este artículo usamos una tarjeta nueva AMD Radeon HD 7950 instalada en un sistema de prueba de alto nivel basado en Intel con Windows 7 Ultimate (64 bits).
Antes de comenzar la aceleración del reloj, instale los controladores más recientes para su tarjeta de gráficos (y la herramienta System Tools de Nvidia, si es necesario) y juegue algunos juegos para asegurarse de que el sistema está estable. Si todo marcha bien, reinicie el sistema, abra el panel de control de la tarjeta de gráficos y navegue a la sección de aceleración del reloj o de control de la frecuencia; nosotros usamos la pestaña Overdrive incluida en los controladores de AMD.
Primero, active Overdrive seleccionando la casilla necesaria y maximice el control de energía para eliminar cualquier restricción relacionada con la frecuencia. A continuación, aumente la frecuencia de la GPU moviendo el control deslizante apropiado unos pocos MHz a la vez y aplique la configuración. A continuación, juegue un juego o ejecute la prueba de referencia para probar la estabilidad.
Por ejemplo, la GPU de nuestra Radeon HD 7950 viene cronometrada de fábrica en 800MHz. Comenzamos a mover el control del reloj de la GPU en incrementos de 10MHz, hasta que nuestro sistema de prueba llegó a quedar inestable. Tan pronto encontramos alguna anomalía visual, o si un juego o el sistema se trabaron, redujimos la frecuencia de la GPU en 10MHz y probamos la estabilidad una vez más. Por último, nos quedamos con una GPU estable a la frecuencia de 1.000MHz, un aumento de 200MHz sobre la configuración de fábrica.
Una vez que determinamos nuestra frecuencia pico para la GPU usando el método descrito, regresamos a la velocidad de reloj predeterminadas y nos enfocamos en la memoria de la tarjeta de gráficos. Normalmente, la memoria de la Radeon HD 7950 está cronometrada en 1.250MHz. Usamos el mismo procedimiento de aumentar la frecuencia de memoria en incrementos de 10MHz, probando la estabilidad de la tarjeta en cada paso. Finalmente, logramos una frecuencia estable de 1.500MHz para la memoria.
Recomendamos la aceleración del reloj de la GPU y de la memoria por separado para aislar cualquier inestabilidad que los ajustes puedan introducir en ese componente particular. Una vez que usted sepa la frecuencia pico de ambos, configure la GPU y la memoria a esas velocidades simultáneamente y pruebe la estabilidad una vez más. Si todo queda bien, disfrute de su mayor aceleración en el desempeño. Si no, reduzca las frecuencias un poco en ambos y pruebe la tarjeta nuevamente. También debo indicar que algunas tarjetas de gráficos pudieran mantenerse estables mientras están aceleradas, pero ofrecen menos desempeño cuando ejecutan a frecuencias más altas debido a las restricciones térmicas o energéticas. Si su sistema permanece estable pero el desempeño se degrada mientras tiene el reloj acelerado, reduzca las frecuencias de la GPU y de la memoria hasta que el desempeño comience a subir.

Páguina siguiente

There are 1 comments

  1. Pingback: Reemplaza la fuente de alimentación de tu PC

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *