1

Ex ejecutivo sentenciado por fijar precios de LCD

Un tercer ejecutivo de AU Optronics de Taiwán es sentenciado por violar el libre mercado.

Un ex ejecutivo del fabricante taiwanés de LCD AU Optronics ha sido sentenciado por participar en una conspiración global para fijar los precios de los paneles LCD, dijo el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.
Shiu Lung Leung, un ex directivo de AU Optronics, fue encontrado culpable el martes por la corte distrital del norte de California en San Francisco. Durante un juicio de tres semanas, Leung fue acusado de participar en una conspiración global de fijación de precios de LCD del 15 de mayo de 2002 al 1 de diciembre de 2006.
AU Optronics, basado en Hsinchu, Taiwán, y su subsidiaria estadounidense, AU Optronics America, con sede en Houston, fueron encontrados culpables el 13 de marzo, luego de un juicio de 8 semanas. El ex presidente de Optronics, Hsuan Bin Chen y el ex vicepresidente Hui Hsiung también fueron encontrados culpables.
Leung recibió un nuevo juicio siguiendo una apelación de los procesos de marzo.
“La conspiración internacional de fijación de precios impactó a muchos consumidores americanos al subir los precios de monitores, notebooks y televisores con pantallas LCD”, dijo Scott Hammond, asistente en la División Antitrust DOJ, en un comunicado.
Los conspiradores fijaron los precios de los paneles LCD durante reuniones con sus competidores, que tuvieron secretamente en salones de conferencia de hoteles, bares de karaoke, y en otros lugares alrededor de Taiwán, dijo el fiscal.
Los paneles LCD fueron usados en monitores de computadoras, notebooks, televisores y otros equipos electrónicos. Al final de la conspiración, el mercado global de paneles LCD estaba valorizado en 70 mil millones de dólares anuales.
AU Optronics y su subsidiaria de Estados Unidos fueron sentenciados el 20 de setiembre a pagar 500 millones de dólares, la más alta multa impuesta contra una compañía por violar leyes de libre mercado. Chen y Hsiung fueron sentenciados a tres años de prisión y a pagar una multa de US$200.000.

–Grant Gross, IDG News Service (Washington Bureau)

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *