1
blue adapter

Nuevo adaptador aspira a mejorar el rendimiento de los equipos eléctricos

Un nuevo tipo de adaptador de corriente con un tamaño apenas más grande que un enchufe normal y corriente.


Una inicitiva denominada FINsix desarrolló unos adaptadores de alimentación para portátiles un 75 por ciento más pequeños que los convencionales. La tecnología empleada también se podría utilizar para mejorar la eficiencia de una amplia variedad de dispositivos y aparatos, entre ellos lavadoras y aires acondicionados.

El primer producto de FINsix, que la compañía dará a conocer el próximo mes en el Consumer Electronics Show (CES) de Las Vegas (EEUU), sustituye al ladrillo de carga convencional por un dispositivo sólo un poco más grande que un enchufe ordinario. Los 65 vatios de alimentación del adaptador, que ofrece más potencia de la que muchos portátiles utilizan, pueden cargar múltiples dispositivos a la vez. Estará disponible a mediados del próximo año.

El adaptador de corriente es la primera aplicación comercial de un novedoso diseño de circuito desarrollado por el profesor de ingeniería eléctrica y ciencias de la computación en del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, en Estados Unidos) David Perreault.

El adaptador de corriente de FINsix es un cargador para el mercado secundario capaz de funcionar con varios tipos de ordenadores portátiles y otros dispositivos. La compañía también está trabajando con un fabricante de portátiles para producir un cargador exclusivo. El adaptador de corriente tiene el potencial de ser mucho más barato que los convencionales, porque es más pequeño, más fácil de fabricar y utiliza mucho menos material.

Además de reducir el tamaño de los adaptadores de corriente, el nuevo diseño de circuito podría reducir el tamaño y el coste de varios dispositivos conocidos comúnmente como electrónica de potencia. Estos dispositivos manipulan la electricidad, cambiando propiedades como la tensión y convirtiendo la alimentación entre CA (corriente alterna) y CC (corriente continua), pudiendo controlar con precisión la potencia que se aplica a los motores eléctricos y los compresores. Las mejoras en la electrónica de potencia pueden a su vez mejorar la eficiencia de, por ejemplo, los aparatos de aire acondicionado de uso doméstico, pero por lo general no se utilizan en tales aplicaciones debido a su alto coste.

La tecnología de FINsix reduce el tamaño de la electrónica de potencia mediante el aumento de la frecuencia a la que funcionan estos dispositivos. Cuanto mayor sea la frecuencia, más pequeño podrá ser el dispositivo. Pero normalmente, las frecuencias más altas también reducen la eficiencia.

Los investigadores del MIT y FINsix han desarrollado una forma de reciclar gran parte de la energía que normalmente se pierde en el interior de un adaptador de corriente, mejorando la eficiencia y haciendo que sea práctico usar frecuencias 1,000 veces superiores a las utilizadas en los adaptadores de corriente convencionales. “El resto del campo está realizando cambios incrementales y consiguiendo rendimientos decrecientes”, afirma el profesor de ingeniería en Dartmouth, Charles Sullivan, que no forma parte de la empresa. No obstante, señala que FINsix está “yendo más allá de esa barrera”.

Otros investigadores académicos y empresas están trabajando para reducir el tamaño de la electrónica de potencia, usando nuevos materiales como el nitruro de galio, que puede funcionar de manera más eficiente a altas frecuencias en comparación con los materiales semiconductores de silicio utilizados actualmente. Pero los nuevos materiales pueden ser costosos y están limitados a aplicaciones especiales. A medida que estos materiales sean más baratos y sean adoptados más ampliamente, la tecnología de FINsix podría ser usada en conjunto con ellos para hacer que la electrónica de potencia sea aún más pequeña y eficiente.

Fuente: Kevin Bullis, MIT Technology Review

MIT Technology Review Logo

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *