1
LG_G_Flex_Review_01.jpg

LG G Flex: La primera gran curva para el mercado de los smartphones

El LG G Flex tiene un procesador tope de gama y es agradable al tacto, pero su pantalla de baja densidad y su gran tamaño podrían jugar en su contra.

LG y Samsung han promocionado lo que pueden hacer con las pantallas flexibles desde hace años. En las ferias comerciales, hemos visto pantallas y dispositivos totalmente flexibles con pantallas que se curvaba alrededor de su muñeca o enrollado como papel de envolturas. Todas esas exposiciones se sentían como una tomadura de pelo ya que nos mostraban una tecnología que nunca llegaría al mercado, así que fue una grata sorpresa cuando LG anunció el G Flex.

Sin embargo, no se siente que este es el momento adecuado para un teléfono con pantalla curva como el G Flex. Es la pantalla tiene una curvatura diseñada para ayudar a verla mejor, hacer que el teléfono sea más agradable al tacto, y hacer más fácil para la persona en el otro extremo de la línea lo escuche, pero el dispositivo tiene algunos detalles en los que LG debería trabajar antes de que pueda convencer a los consumidores que vale la pena comprarlo.

Nada más que curvas

LG_G_Flex_Review_02.jpg
El G Flex es terminal Android más grande de LG que hemos revisado hasta ahora. A 160.5 x 81.6 x 8. mm, domina en tamaño sobre su predecesor, el G2 LG, y es casi tan grande como el gigante Lumia 1520 de Nokia.

La curva de su cuerpo en realidad hace que sea más fácil de mantener, especialmente para manos pequeñas, y es relativamente delgado en comparación con otros teléfonos tipo “phablet” en el mercado. La curva en su chasis también ayuda a distraer del hecho de que su carcasa de plástico es algo débil.

De todos modos, nos gusta la curva en el G Flex. Esto hace que el teléfono se sienta más “premium” de lo que realmente es. La curva ayuda a que el teléfono se sienta más cómodo al momento de escribir con las dos manos. Apostaría a que los teléfonos curvos podrían ayudar a compensar lo incómodo que es en realidad sostener un teléfono gigante.

LG continúa su tendencia de los botones de encendido y de control de volumen en la parte trasera. Era incómodo en el G2 y es aún más difícil en el G Flex debido a su tamaño más grande. También hay tiene la parte trasera con “auto-curación”, que LG dice está diseñado para que sea más resistente al desgaste diario o menores desgastes y rasguños pequeños. Las temperaturas más cálidas y el tiempo se supone para ayudar con el proceso de curación, pero no tuvimos la oportunidad de ponerlo realmente a prueba.

Pantalla más grande, menos píxeles

LG_G_Flex_Review_05.jpg
LG es conocida por sus pantallas estelares. El Optimus G y Optimus G Pro eran impresionantes en su momento, y la pantalla del G2 lleva ese legado. Pero pantalla P-OLED del G-Flex de 6 pulgadas está lejos de igualar la de sus predecesores.

La “P” en P-OLED significa “polímero”, que se refiere a la construcción de plástico de la pantalla así es como LG logró hacer la curva. Esta pantalla de plástico compromete la densidad de píxeles, sin embargo, y en 245 píxeles por pulgada (ppi), pantalla de 720p de el G Flex tiene una de las cuentas más bajas de píxeles para un teléfono de pantalla grande.

Esta pantalla tiene una virtud redentora: la curva en la pantalla ayuda a reducir la reflectancia de la luz ambiental. Es más fácil ver el teléfono a plena luz del día y, en teoría, ya que no estará subiendo el brillo de la pantalla ahorrará un pequeño porcentaje de la batería con el tiempo. Sin embargo, debido a que la pantalla se curva hacia adentro, es posible que tenga dificultades para ver un video con un amigo.

Un dispositivo rápido que te dure todo un día
El G Flex es esencialmente una versión ampliada de su hermano, el G2. Cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 800 a 2.2 GHz Snapdragon y 2GB de RAM. Es tan rápido como los últimos dispositivos que revisamos con el mismo procesador, incluyendo el Nexus 5 y Samsung Galaxy Note 3. Y es que vas a necesitar el impulso extra cuando te toque tratar con la pesada INterfaz de Usuario Optimus de LG, esta máscara se superpone al Android 4.2.2 Jelly Bean.

La duración de la batería del G Flex es particularmente impresionante. Incorpora una batería de 3500mAh que duró 10 horas y 20 minutos en nuestras pruebas de rendimiento de la batería, en las que pusimos un video en ciclo hasta que el teléfono se apague. También duró tres días con una sola carga en modo de espera. El G Flex superó a su predecesor, el G2, pero no al Galaxy Note 3.

A pesar del tamaño enorme, usted no querrá utilizar el G Flex como un equipo de sonido. Subimos el volumen al máximo con un poco de música, y sonaba plana – tal vez porque sólo hay un agujero para el altavoz. Será suficiente para hablar en modo speaker y video llamadas, pero para la música sugerimos conectarlo a un altavoz externo si quieres bailar.

No se olvide de su punto y disparar

LG_G_Flex_Review_03.jpg
Hubo momentos en que el dispositivo tomó una foto digna de compartir rápidamente con nuestros amigos, y otros en los que tendría que volver a hacer porque era muy borrosa. Fue especialmente impredecible en situaciones de poca luz, a pesar de que le fue bien en tomas exteriores.

Interfaz en necesidad de una reforma

LG_G_Flex_Review_04.jpg
Al igual que el G2, el LG G Flex ofrece una versión muy retocada de Android 4.2.2 Jelly Bean. Son realmente dos versiones de software detrás del Android y está repleto de iconos y cosas por todas partes. Aunque Optimus UI no es tan llamativa como TouchWiz de Samsung, elementos como las notificaciones y los paneles de Preferencias son poco intuitivo.

La interfaz es incosistente entre las aplicaciones fundamentales de la Optimus UI. Aunque hay algunas ventajas, como la capacidad del doble toque en la pantalla para despertarlo y el “pop-up” aplicaciones deslizantes Q. Sin embargo, nosotros cambiaríamos esas características por una interfaz más plana y mucho más simple.

Es demasiado pronto para decir
El G Flex tiene algo completamente nuevo para ofrecer a los consumidores, pero con su baja densidad de píxeles y el tamaño extremadamente grande, que podría tener un problema para popularizarse entre los consumidores. LG tampoco no tiene el empuje de marketing en los Estados Unidos y el resto de Latinaomérica que tiene otras compañías como Samsung, o incluso Nokia, es por ello que es posible ver muchos verán el Galaxy Note 3 antes de notar el teléfono curvado más grande del mercado.

LG_G_Flex_Review_05.jpg

El factor de rendimiento y la forma cómoda del G Flex compensan el hecho de que sea un dispositivo experimental de LG, pero tendrás que superar su baja densidad de píxeles y su cámara mediocre. Los smartphones curvados no no son un truco, ya que existe razones de peso para considerar adquirir uno. Dado que este modelo es uno de los primeros del comienzo de esta tendencia, vamos a esperar por varios modelos hasta que encontremos algo que realmente valga la pena.

-Florence Ion, TechHive

También puedes ver más fotos y videos, siguiéndonos en nuestros perfiles sociales de Twitter, Facebook, Instagram y Google+

 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *